#CrímenesDeOdio2017 La justicia, una deuda pendiente para víctimas LGBT en Chile

Por Airam Fernández, desde Santiago Fotos: Archivo Presentes/Josean Rivera En Chile, el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) es la única organización que elabora un informe anual sobre la situación de derechos humanos con foco en la diversidad sexual y de género en el país. Lo hace desde 2002. El estudio que corresponde a…

29 de diciembre de 2017

Por Airam Fernández, desde Santiago
Fotos: Archivo Presentes/Josean Rivera
En Chile, el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) es la única organización que elabora un informe anual sobre la situación de derechos humanos con foco en la diversidad sexual y de género en el país. Lo hace desde 2002. El estudio que corresponde a este año será publicado en febrero de 2018. 
Un relevamiento de las noticias reportadas en la página web del Movilh desde enero de 2017 hasta lo que va de diciembre, permiten tener una visión, aunque limitada, de la situación de violencia en la comunidad LGBTI en Chile.
Se sabe que en 2017 se perpetraron por lo menos 14 ataques utilizando diversas formas de violencias hacia personas LGBT. La mayoría de esas agresiones fueron en Santiago. Hubo al menos dos asesinatos a personas LGBT.

Qué pasa con las violencias hacia las personas LGBTI

¿Qué pasó con cada una de estas violencias? ¿Obtuvieron algún tipo de justicia y/o reparación? En la mayor parte de los ataques y violencias, salvo excepciones, no se logra identificar y/o condenar a lxs agresorxs. Hasta ahora, solo se hizo justicia en dos de todos estos casos: un asesinato y una agresión física en un bar.  
Documentamos los crímenes de odio que fueron noticia en 2017, y qué pasó en cada uno de estos casos en el proceso de obtención de Justicia.

Crimen de odio en Buin

Héctor Orlando Arce Serrano tenía 44 años y fue víctima de un ataque homofóbico que conmocionó a la comuna de Buin, donde vivía, a 40 minutos de Santiago. Falleció el 5 de mayo, tras 21 días en coma por de una brutal golpiza. Rolando Jiménez, vocero del Movilh, dijo a Presentes que el primer informe de la autopsia arrojó una “infección agravada” por causa de una enfermedad crónica que la víctima padecía desde hace un año y que la familia prefirió no revelar.

La única versión que manejan quienes viven en ese poblado rural de casas antiguas, es que el viernes 14 de abril, después de que Orlando saliera a tomarse unos tragos, unos vecinos lo encontraron tendido en un canal de agua, rodeado de maleza y tierra. Inconsciente, lograron llevarlo hasta la casa de sus padres, con quienes vivía. Sospechan que un hombre que lo molestaba con frecuencia por su orientación sexual fue quien lo atacó.

CÓMO SIGUE

El caso está a cargo de la Fiscalía de San Bernardo. Hasta ahora no hay detenidos ni sospechosos.

[LEER MÁS: Sufrió un ataque homofóbico y falleció tras 21 días en coma: buscan testigos]

Asesinado a puñaladas

Según el reporte del Movilh, en octubre Álvaro estaba con amigos compartiendo en una fiesta. De regreso a casa, en el pasaje Cerro Alegre de la población Lomas de Oriente, se encontró con un vecino que siempre lo molestaba y agredía verbalmente, relataron algunos familiares a la prensa local. Tras una discusión, el hombre, a quien identificaron como César Araneda Palma, sacó un cuchillo y se lo clavó a Álvaro cerca del corazón. Murió en el acto, declaró a los medios el subjefe de la Brigada de Homicidios de Chillán, Luis Garrido.

CÓMO SIGUE

César Araneda Palma, alias “El Mequi”, fue detenido horas después del crimen. El asesino ya tenía antecedentes por violación de morada, infracción a la Ley de Drogas y amenazas en contexto de amenaza intrafamiliar. Dijo que mató a Álvaro para cobrarle una deuda de dinero. El fiscal Eduardo Planck declaró a la prensa que la Brigada de Homicidios maneja el tema de drogas como primera línea de investigación. Sin embargo, todavía no descartan que se haya tratado de un crimen homofóbico, como lo denuncia la familia de la víctima.“Una supuesta disputa por drogas, en nada significa que no exista homofobia. Por el contrario, en climas hostiles y peligrosos la homofobia se expresa con mayor violencia”, sostuvo el presidente regional del Movilh, Esteban Guzmán.

Ataque homofóbico en Recoleta

Nicolás Pérez tiene 26 años y trabaja en la Oficina de Diversidad de la Municipalidad de Conchalí. Allí imparte talleres de manualidades a personas con discapacidad. En paralelo, es una de las figuras de la escena Drag en Santiago. Justo en esta faceta vivió uno de los peores momentos de su vida. Después de una noche de baile, cuando caminaba a casa y aún con algunos rastros de ‘Miss Edison’, fue brutalmente atacado.
El 5 de enero de 2017, Nicolás fue golpeado muy cerca del bar Iluminati, en la comuna de Recoleta. Lo que al inicio era un asalto, se convirtió en un ataque homofóbico, cuando los delincuentes notaron que tenía los ojos pintados y que llevaba maquillaje en su mochila. “Mira, el maricón viene pintado… es un fleto culiao”, contó Nicolás a The Clinic, días después del ataque, en la sala del hospital San José. Eran dos tipos. Le dieron golpes, patadas y rodillazos, sobre todo en la cara.

CÓMO SIGUE

Después del ataque, Nicolás logró llegar a su casa caminando. Estaba ensangrentado, pero ningún taxista quiso llevarlo. Lo mismo ocurrió de camino al hospital. Debió llegar caminando hasta una sede de bomberos, acompañado por su mamá. Ahí los ayudaron a parar un taxi. Al hospital San José llegó con la nariz fracturada. Le practicaron una cirugía maxilofacial.
El Movilh denunció el caso ante la Subsecretaría de Prevención del Delito. En noviembre, Nicolás contó al webshow SinFiltra2 que tardó casi cinco meses en recuperarse y volver a trabajar. Debajo de su rostro hay múltiples piezas y placas de titanio que ayudan a que su estructura ósea se mantenga unida. No hubo denuncia ante otro organismo. Nadie busca a los agresores.

Amenazas anónimas en Limache

Luis Bravo es concejal de Limache. El 9 de enero, al salir de su oficina, en el estacionamiento de la Municipalidad de Limache encontró un papel con una amenaza. Estaba pegado a una de las ventanas de su automóvil: “En esta muni (sic) no queremos maricones, ni menos dirigiendo Limache”.
El concejal hizo público el hecho a través de sus redes sociales, con una foto de la nota que que le dejaron. Luego formalizó la denuncia ante Carabineros, por recomendación de la senadora Lily Pérez. El Movilh también se hizo eco de lo ocurrido. Emitió un comunicado dirigido al alcalde de Limache, Daniel Morales, para exigir la implementación de medidas contra la discriminación.

CÓMO SIGUE

Hasta agosto, no había ningún responsable por esta amenaza anónima. Bravo lo confirmó en su cuenta personal de Facebook, cuando en ese momento una persona le recordó el incidente y le preguntó si la identidad del agresor se había revelado. Una semana después de lo ocurrido, insinuó en una entrevista a El Mercurio de Valparaíso que el responsable podría ser alguien de la Municipalidad: “No lo sé a ciencia cierta, pero es muy raro que hayan dejado un papel bien redactado y que lo hayan pegado el parabrisas en horario de trabajo”.  

Violencia en la cárcel de Antofagasta

Rafael Orellana, abiertamente gay. Vicky Rosas Méndez y María del Pilar López son mujeres trans. Lxs tres estaban privadxs de su libertad en la cárcel de Antofagasta, cumpliendo condenas por distintos delitos. Tras ser agredidxs por funcionarios de esa cárcel, fueron trasladadxs.

A través de un video y diferentes imágenes, el Movilh denunció que estas personas habían sido golpeadas y torturadas en la cárcel de Antofagasta. No era la primera vez que ocurría. La denuncia salió a la luz dos días después de un fallo emitido por el Juzgado de Garantía de Antofagasta, que declaró que Gendarmería debería adoptar “las medidas necesarias acerca del trato que debe dársele a las recurrentes en consideración a su identidad y expresión de género en el régimen interno cotidiano”, en relación a López y las dos mujeres tras golpeadas en ese penal.

CÓMO SIGUE

Rolando Jiménez, vocero del Movilh, se reunió con el subsecretario de Justicia, Nicolás Mena, quien se comprometió a investigar los hechos. 
El magistrado del Juzgado de Garantía de Antofagasta, Marco Antonio Rojas, ordenó el traslado de lxs agredidxs a Arica y La Serena. En agosto, la Tercera Sala de la Corte Suprema falló a favor de las personas trans privadas de libertad al concluir que las medidas de seguridad deben ser adoptadas por personal de enfermería del mismo género.
Según el Observatorio Social Penitenciario, María del Pilar ya cumplió 14 de los 15 años de condena. En este tiempo ha ganado seis fallos en tribunales por torturas, discriminación y represalias que funcionarios de Gendarmería han ejercido sobre ella.

[LEER MÁS: CHILE: denuncian torturas a gays y trans en la cárcel de Antofagasta]

Ataque camino al trabajo

Sandra Ramírez tiene 38 años, vive en San Bernardo, una ciudad satélite ubicada a 30 minutos de Santiago. El 30 de marzo, mientras esperaba un autobús para ir a su trabajo, fue atacada por dos hombres y una mujer que usaban símbolos nazis, reportó el Movilh.
El ataque ocurrió en Avenida San José con Ducaud. “Se acercaron a mí, me dieron repetidos puñetazos y me golpearon con una botella, mientras gritaban que las personas como yo no merecían vivir”, contó Sandra al Movilh. No le robaron. Sandra logró escapar de sus agresores. En la Mutual de Seguridad de San Bernardo le diagnosticaron tec cerrado, esguince cervical y policontusión.

CÓMO SIGUE

Aunque la denuncia fue formalizada por la víctima ante la 14 Comisaría de San Bernardo, el mismo día del ataque, aun no hay novedades ni detenidos.

[LEER MÁS: Chile: neonazis la atacaron a golpes por ser lesbiana ]

Golpiza en la disco

Canela Solís es artista y performer trans. Vive en Santiago. El 28 de marzo fue atacada por trabajadores de la discoteca Row 16, después de un show. En medio de su presentación, alguien apagó la música. Los dueños y guardias de seguridad del local empezaron a gritar y a sacar a la gente. Aparentemente había un problema con una botella de alcohol, relató Canela en su cuenta de Facebook, al día siguiente del ataque. Se formó un lío y ella quedó en el medio. “Te voy a matar, maricón culiao”, le gritaban mientras la golpeaban entre varios. Una amiga la rescató y la acompañó a formalizar la denuncia en la 1era Comisaría de Carabineros. De ahí fue trasladada en una patrulla a un hospital, para constatar lesiones.

CÓMO SIGUE

Lo que pasó en la discoteca quedó en una querella de 16 páginas, que Canela introdujo después ante la Fiscalía Local de Santiago Poniente, con la orientación y respaldo de la Municipalidad de Recoleta y la Clínica Jurídica de la Universidad de Chile. Unos meses después de varias diligencias legales, papeleo y citaciones, Canela decidió retirar la querella, a pesar de que todos le insistieron en que no lo hiciera. “Decidí darla de baja por mi trabajo. Eso iba a representar ir al juicio mil veces, verle la cara a estos tipos mil veces y que ellos vean la mía. Por mi trabajo, eso era exponerse demasiado”, contó a Presentes esta semana.

Amenazas de un concejal

Rubén Bustos es estudiante de derecho y dirigente vecinal de Cerro Navia, una comuna ubicada en el sector norponiente de Santiago. Con el respaldo del Movilh, Bustos presentó dos querellas en contra del concejal David Urbina, por amenazas de muerte e injurias en razón de su orientación sexual, tras una discusión que tuvieron en mayo. Un problema por el préstamo de un proyector habría desatado la ola de amenazas, por audios de WhatsApp.

CÓMO SIGUE

La Fiscalía Centro Norte  investiga el caso desde entonces y dispuso medidas de protección para Bustos. En aquel momento, el concejal Urbina no quiso hablar con la prensa sobre lo ocurrido. Después escribió en su cuenta de Facebook que había sido “hostigado” por el dirigente varias veces y que eso le provocó un “momento de rabia”. Hasta el momento, no hay novedades. Brigitte Viola Rodríguez. 

Agresión transfóbica y xenófoba

Briggite Viola Rodríguez tiene 26 años, es una mujer trans. Hace nueve que dejó Perú, su país natal, para vivir en Santiago de Chile. Trabajó hasta el año pasado en el área de enfermería del Hospital Clínico Félix Bulnes. Fue atacada el 10 de junio a golpes e insultos.  Acudió a la justicia chilena y denunció agresión transfóbica y racista. La cámara de seguridad de un ascensor registró al agresor, un hombre al que había conocido en una disco esa noche.

LEER MÁS: Denunció ataque transfóbico y racista en Santiago de Chile: buscan al agresor
CÓMO SIGUE

Horas después del ataque, Brigitte denunció la agresión ante la Comisaría 46 de Carabineros de Chile. Fue a la fiscalía local de La Florida, al suroriente de la capital chilena, para consignar un estudio médico que se hizo por su cuenta, después de los golpes.

En esa sede de la fiscalía está el expediente que ahora tiene su nombre de pila, bajo el número 1700542974-9. En la carpeta no hay datos del agresor, porque logró escaparse. La escueta descripción de la denuncia documentada por Carabineros dice: “lesiones leves. Afectado sicológicamente”. Pasadas varias semanas, Brigitte recibió una llamada de Fiscalía para que consignara más documentos y pruebas. No quiso seguir con el proceso.

Detención arbitraria, discriminatoria y violenta

Jonathan Fernández tiene 27 años, trabaja como mesero y vive en la región del Biobío. En agosto, mientras participa en una protesta en contra de la aprobación del proyecto Gas Natural Licuado (GNL), que consiste en la construcción de un terminal marítimo proyectado para el atrancamiento de buques de transporte de gas, diez carabineros de la Tercera Comisaría de Penco descendieron de su patrulla para detenerlo.
“Cuando se bajaron me apuntaron y dijeron: ‘a ese maricón culiao hay que atraparlo’. Mientras me pateaban en el piso me decían ‘maricón culiao fatal tenís que morirte’. Fue horrible”, contó Fernández al equipo de comunicaciones del Movilh. Estuvo detenido un día en la comisaría de Penco, después lo trasladaron al hospital de Talcahuano.

CÓMO SIGUE
La Octava zona Policial de Carabineros acogió la denuncia. Dijeron que realizarían las diligencias para judicializar el caso. El Movilh y el Instituto Nacional de Derechos Humanos se comprometieron a hacer seguimiento. Hasta ahora no hay novedades.

Vecinos lesbofóbicos

Dominga Moreau y Melannie León son pareja desde hace cuatro años. Dominga tiene 28 años y Melannie tiene 25. Fueron atacadas por sus propios vecinos. Se vieron obligadas a mudarse de su casa, en el centro de Santiago, por constantes ataques lesbofóbicos.
 
Tres vecinos las insultaron, las golpearon y las amenazaron de muerte. Antes habían atacado y dañado la fachada de su hogar. No querían vivir cerca de estas “lesbianas cochinas”, como las llamaron. Las chicas salieron el jueves 24 de agosto de su casa y por temor, volvieron sino hasta el domingo 27. Después de salir del trabajo, acudieron hasta la 4ta comisaría de Santiago para formalizar la denuncia. Con el apoyo del Movilh y resguardo policial, sacaron todas sus cosas.

CÓMO SIGUE

Dos semanas después, el 12 de septiembre, las víctimas presentaron una querella en contra de sus ex vecinos, Érika Lizana, su hija Javiera Sepúlveda y su esposo, Jorge Areco, quienes todavía viven tranquilos en el mismo lugar. La demanda, presentada en el Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago, exige aplicar el agravante contemplado en la Ley Zamudio.

[LEER MÁS: Vecinos atacan a una pareja de lesbianas: tuvieron que dejar su casa]

Agresión en el bar

Patricio Díaz Bravo es animador de TV de un canal regional, muy conocido en Puerto Natales, donde vive. Cerró la noche del 2 septiembre con quince puntos en el rostro. Fue después de un cruce de palabras con Yerka Torres Ojeda, quien lo había agredido verbalmente en ocasiones anteriores, de acuerdo a la versión publicada por medios regionales. En un bar, la mujer le arrojó un vaso de vidrio en la cara tras la discusión. Le gritaba que era un “maricón” y un “colipato”.
CÓMO SIGUE 
La agresora se escapó, pero la justicia la alcanzó. El 7 de septiembre fue formalizada e imputada por lesiones graves. En la audiencia, la fiscal Lorena Carrasco dijo que el ataque tuvo connotaciones homofóbicas. El Juzgado de Letras y Garantía de Puerto Natales de la Región de Magallanes decretó 70 días de plazo para la investigación. Mientras tanto, la agresora cumple arresto domiciliario.
Álvaro Constanzo Hidalgo tenía 38 años cuando fue asesinado a puñaladas en la ciudad de Chillán, donde vivía. En su círculo le decían “Bárbara”.

Agresión en una vivenda compartida

René Salas trabaja como auxiliar de aseo, es abiertamente gay y vive en el centro de Santiago. Comparte casa con varias personas, entre ellas un hombre a quien le alquilan una de las habitaciones. El 21 de octubre, René fue insultado por Roberto Vílchez, en esa casa donde ambos arriendan habitaciones. La agresión vino “de la nada”, dijo la víctima al Movilh. “Maricón culiao (sic), hueco, bueno pal pico (sic), personas como tú no deberían existir”, fueron algunas de las frases que le gritó mientras lo golpeaba.  
CÓMO SIGUE
El 7 de noviembre, René presentó una querella con el respaldo del Movilh. Acusó a su compañero de casa por homofobia, insultos, golpizas y amenazas de muerte. Aseguró que los abusos ocurren desde hace tres meses. La denuncia fue formalizada ante la Tercera Comisaría de Carabineros de Santiago. Desde el Movilh dijeron que los hechos descritos por la víctima “configuran el delito de amenazas, así como el agravante por discriminación que contempla la Ley Zamudio”. La investigación está en curso.

Agresión a pareja gay en un parque en Las Condes

Esta semana, una pareja de jóvenes gays estaba en el Parque Araucano, en Las Condes (Santiago), cuando un hombre de alrededor de 60 años se acercó en bicicleta, y los agredió y amenazó de muerte por besarse y abrazarse. “Estoy armado, no me provoquen. Atrévete a gritar maric… conch… de tu madre”, relataron los jóvenes que les digo el agresor cuando empezaron a registrar el ataque con un teléfono.
CÓMO SIGUE
El Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) informó estos hechos al alcalde Joaquín Lavín, quien se comprometió a colaborar para que el ataque obtenga Justicia.
 ]]>

29 de diciembre de 2017

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR