Se acentúan las agresiones y la discriminación hacia las diversidades sexuales en la Argentina

En las últimas semanas se detectaron diferentes casos de ataques a la comunidad LGBT. Preocupación por los discuros de homoOdio.

20 de enero de 2022
Agustina Ramos

BUENOS AIRES. Argentina. “La violencia ha escalado en el último tiempo”, dijo a Presentes Pablo Terrera, dueño de Maricafé, el bar y LGBT Book Store ubicado en Honduras al 4200 de la ciudad de Buenos Aires.

El domingo 16 de enero, el local sufrió un atentado durante la madrugada: dos hombres lanzaron una almohada prendida fuego a las puertas del local.

Sobre el hecho, sus trabajadorxs afirman que se trata de un acto de odio hacia la diversidad sexual porque no ocurrió en ningún otro comercio.

“Nuestra comunidad está con agresiones constantemente y muchas no son denunciadas. Yo decidí hacerlo porque no voy a legitimar esto”, dijo Terrera. Para él, los hombres actuaron “con alevosía” contra su local -que abrió en 2018. Por eso lo denunció ante la Comisaría N° 2, en el barrio de Palermo. Ante esto se abrió una investigación que la lleva adelante la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas N°1, especializada en violencia de género.

La llegada del verano vino de la mano con una serie de violencias contra la comunidad LGBTIQ+ en la Argentina. Desde la vandalización al mural del Bachillerato Trans Mocha Celis, la rotura de carteles que anuncian la futura Plaza de la Diversidad en Las Flores, la desvinculación de una futbolista de Rosario Central por besarse con su pareja, hasta el ataque a un bailarín y dos transfemicidios en menos de una semana.

El registro del Estado

“Las denuncias han aumentado”, confirmó a Presentes Victoria Donda, la titular del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI), en cuanto a los casos de discriminación de vive el colectivo. Y continuó: “No sabemos si es porque aumentaron los casos de discriminación o porque venimos trabajando desde el INADI. Cuando entramos en el 2019 el sistema de estadística se había destruido, la sociedad no sabía que existía el INADI, prácticamente”.

Donda considera que actualmente proliferan discursos de odio hacia la población LGBT+. Esos discursos, afirma, “no solo se escuchan de boca de candidatos o personas del sistema político, sino también en los medios de comunicación”, y construyen “un ideario desde donde la violencia es correcta”.

Agresiones al Mocha Celis

En tanto, el 4 de enero, otro ataque a la diversidad se produjo en el barrio porteño de Once.

Estudiantes, egresades y docentes construyeron el mural del Bachillerato Travesti Trans Mocha Celis, durante una jornada de la que participó Presentes el 2 y 3 de diciembre. Fue una bienvenida de la escuela al barrio a principios de diciembre. Un mes después, y en circunstancias que aún se desconocen, el dibujo fue vandalizado con mensajes de odio hacia la diversidad sexual.

“Entendemos que la violencia es una constante y una latente en nuestra existencia, incluso cuando lo que queremos es construir. Lamentablemente debo decir que es una de las cosas más que nos pasan. En los últimos años los atropellos de las fuerzas de seguridad no han parado ni los desprecios, las malas caras, las burlas. Esta es una marca más que estamos llevando como colectivo”, dijo en su momento a este medio Manu Mireles, secretaria académica de la Mocha.

El mural se pintó los primeros días de diciembre.
Foto: Ariel Gutraich.

En contra de la diversidad

En la localidad de Las Flores de la provincia de Buenos Aires, personas rompieron el cartel que anuncia el proyecto de construcción de la Plaza de la Diversidad.

La iniciativa fue aprobada por el Concejo Deliberante “con la intención y necesidad de contar con un espacio que sea símbolo de reconocimiento a un colectivo históricamente discriminado como es el LGBTI+”. Así lo indicaron desde el Espacio de Géneros Hablemos, entidad que hizo público el hecho a través de sus redes sociales.

Además, denunciaron que la agresión ocurrió a pocos días del Festival Hablemos, organizado “para incluir y visibilizar la lucha de la comunidad LGBT”, que tendrá lugar el sábado 22 de enero en la Confitería de La Laguna del distrito.

Para Mercedes Crego, de 28 años, licenciada en Turismo y militante del espacio, “la discriminación, la violencia y el odio hacia las personas LGBTI+, ya sea explícita o implícita, es lo que nos expulsa de las ciudades chicas como la nuestra”.

“Ante estos hechos reafirmamos la necesidad de nuestra militancia, de visibilizarnos y hacernos escuchar como colectivo. Mientras estos actos sigan ocurriendo, nosotrxs seguiremos más unidxs y fuertes luchando”, afirmó.

Discriminación directa

Además de ataques materiales, en diciembre y enero se registraron graves violencias hacia personas de la comunidad.

Luego de una reunión con la dirigencia del fútbol femenino y las altas autoridades del club Rosario Central sin buenos resultados, las jugadoras del plantel de fútbol femenino del club decidieron denunciar ante el INADI a mediados de diciembre los múltiples maltratos que vienen atravesando.

Las situaciones van desde amenazas, comentarios inapropiados y sobreexigencia deportiva, hasta la expulsión de una de las defensoras del equipo profesional, Maira Sánchez, “por besarse con otra chica”.

“A mí me encantaría que el club pueda tener gente realmente capacitada para que esté al mando de un equipo profesional. No sólo por nosotras sino por las chiquitas que vienen atrás”, dijo, entonces, Maira a Presentes.

También a mediados de diciembre, el bailarín de ritmos latinos y profesor de baile Roberto Tito Costilla, de 27 años, sufrió un ataque homoOdiante que le quebró la pierna.

Tras un allanamiento, solicitado por la Fiscalía Penal 3 y ordenado por el juez de Garantías 2, el 14 de diciembre detuvieron a Ignacio Colombo, padre e hijo, acusados del delito de lesiones graves calificadas por odio a la orientación sexual.

Dos transfemicidios en 2022

Finalmente, el 2022 inició con dos transfemicidios en menos de una semana. La cifra es alarmante si se tiene en cuenta que en las primeras dos semanas del año ocurrió el 20 por ciento de los crímenes de odio hacia travestis y trans que hubo en el 2021.

En este sentido, según la organización La Rosa Naranja, el año pasado se registraron 10 asesinatos a travestis y trans.

El primer transfemicidio del año fue el de Aldana Lorenz, una mujer trans de 35 años, que murió el 4 de enero, luego de haber estado internada durante 10 días tras haber recibido un ataque en la víspera de la Nochebuena en el barrio La Ranita, al noroeste de Santa Fe capital.

Recién cuando se conoció su muerte se dio intervención a la policía y se notificó al Ministerio Público de la Acusación (MPA).

A fines de la semana pasada, se conoció el segundo transfemicidio del año en la localidad de Beccar, del partido de San Isidro, en la provincia de Buenos Aires.

Se trató de una mujer trans de 46 años que fue encontrada asesinada a cuchilladas en una vivienda del distrito.

Actualmente, el crimen es investigado por personal de la fiscalía en turno del Departamento Judicial San Isidro, a cargo de la fiscal Carolina Asprella.

“En todo proceso de avance sobre la conquista de derechos también hay momentos de retroceso. Creo que, sin lugar a dudas, se está verificando en todo el país un avance de sectores socialmente conservadores y violentos. Estos hacen eco de los discursos de odio que se construyen en usinas más pensadas para las carreras electorales, como pueden ser lo que expresa Javier Milei o Patricia Bullrich”, concluyó la titular del INADI.

20 de enero de 2022
Agustina Ramos

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR