Ataque de HomoOdio en Salta: le quebraron la pierna a un bailarín

Tito Costilla, de 27 años, bailarín y profesor de danzas, está internado en el Hospital San Bernardo de Salta (Argentina), a raíz de un ataque de homoOdio.

13 de diciembre de 2021
Elena Corvalán

Noticia actualizada 14/12/2021

SALTA, Argentina. El bailarín de ritmos latinos y profesor de baile Roberto Tito Costilla, de 27 años, está internado en el Hospital San Bernardo de la ciudad de Salta, a raíz de un ataque de homoOdio que le quebró una pierna. Integrantes de una familia vecina en el barrio Docente Sur lo golpearon ayer con un objeto contundente, insultándolo por su orientación sexual. 

La familia del joven hizo la denuncia penal ayer mismo, en el Destacamento Policial del barrio Docente. El Ministerio Público Fiscal de Salta informó que por la zona está interviniendo el fiscal Horacio Córdoba Mazuranic. Sobre el avance de la investigación sólo se indicó que “ya se dispusieron distintas medidas tendientes al esclarecimiento del hecho”.

Dos detenidos

El martes 14 de diciembre, el Poder Judicial de Salta informó que «tras un allanamiento, solicitado ayer por la Fiscalía Penal 3, ordenado por el juez de Garantías 2, Ignacio Colombo, padre e hijo fueron detenidos por la tarde, en el marco de una denuncia por un ataque homofóbico». Los detenidos están acusados provisoriamente del delito de lesiones graves calificadas por odio a la orientación sexual.

“Me dio la impresión de que me estaban esperando”, contó Tito. Relató que lo tomaron desprevenido porque «no les había visto», solo sintió los golpes que le dieron desde atrás cuando ya llegaba a su domicilio. La víctima dijo que intentó defenderse y sintió “un impacto enorme en las piernas” que le fracturó la tibia y el peroné de la pierna derecha. “La pierna se me quiebra inmediatamente y yo caigo” y en ese momento pudo identificar “la persona que me ataca no estaba sola”. Pero por el dolor de la fractura, que casi le provocó un desmayo, no pudo ver a las otras personas, consignó la misma fuente. Toda esa secuencia de golpes fue en medio de todo tipo de insultos homofóbicos. 

Uno de los agresores fue identificado por Costilla como Fabrizio, un joven de 18 años. También señaló al padre de este chico y a su madre, como quienes atacaron luego a sus propios padre y madre cuando salieron a socorrerlo. Tanto Tito como su padre refieren que el joven viene sufriendo agresiones constantes de esta familia por su orientación sexual. 

Qué fue lo que pasó

“Pensé que él mi iba a matar. Una vez que me quiebra, que me ve en el piso y que me sigue golpeando, yo dije me va a matar”, contó Costilla desde su lugar de internación. También su padre hizo declaraciones públicas en las que refirió que mientras lo atacaban y él estaba junto a su esposa, su principal preocupación era que no llegaran nuevamente a su hijo: creía que lo iban a matar. 

La víctima dijo que cuando el atacante vio la quebradura, “como que se frenó un poco”. Entonces aprovechó para llamar por teléfono a su padre. “Cuando él sale, veo que ya lo estaban agrediendo con un palo, a él y a mi mamá con un palo”. 

Costilla indicó que el médico traumatólogo que lo atendió en el Hospital le informó que la quebradura fue provocada por un elemento contundente, el palo que vio o bien un metal. Tito cree que el autor del golpe que le quebró la pierna pudo ser el padre de Fabrizio, porque lo vio atacar con un palo a su padre y a su madre. «Tirado en el piso sin poder defender a mis padres empecé a los gritos a pedir ayuda”, salieron les vecinos y les ayudaron. 

Que estos actos de odio no se permitan nunca más

Costilla es un reconocido bailarín de ritmos latinos, especializado en bachata, ritmo con el que obtuvo tres títulos nacionales y un subcampeonato sudamericana. El traumatólogo le dio “muchas esperanzas pero también dijo que va a ser doloroso y largo, aproximadamente seis meses de recuperación y terapia. Me tienen que operar y poner un clavo” sobre la tibia. “Es una fractura grave pero con buena rehabilitación”, sintetizó. 

Según el relato que la víctima brindó a Presentes, el ataque se perpetró alrededor de las 7 de la mañana. Fue a metros de su casa, cuando regresaba de un cumpleaños en la vivienda de una amiga en el mismo barrio. 

Sus amigues están convocando a otras amigues, compañeres, colegas y alumnos a sumarse a una sentada con pancartas frente a la casa de les agresores. «Que estos actos de odio no se repitan nunca más», expresaron.

Muchas denuncias por violencias, ninguna respuesta

La familia Costilla reside hace 17 años en este barrio, y desde entonces conocen a quienes les agredieron. Tito recuerda que recibe sus insultos desde ese mismo momento. La primera denuncia la hicieron en 2004.

En estos 17 años hicieron entre siete y diez denuncias. Nunca recibieron una respuesta del Poder Judicial o el Ministerio Público Fiscal de Salta. “Siempre tuvo que ver con insultos hacia mi orientación, de hecho la hermana de él, me insulta aún más. Por suerte hemos guardado todas las denuncias. Tenemos desde la primera que se hizo en 2004 hasta la última, que se hizo este domingo, ayer”. 

Esta mujer no vive en el barrio desde hace un año, pero Tito Costilla recordó que “ella siempre ha sido superhomofóbica, me veía en la calle me insultaba, mierda, puto de mierda, me escupía, si no, me empujaba, ella llegó a hasta amenazarme con una punta”. Esa vez la denunció en la Ciudad Judicial, pero tampoco hubo reacción alguna de los organismos del Estado. 

Mientras tanto, les integrantes de esta familia lo insultaban donde lo veían. “No sabés lo que fue mi secundario”. Costilla recordó que cuando iba al centro de la ciudad con sus compañeros, como es la costumbre en Salta, cada vez que “los cruzaba era un martirio”. Se escondía cuando los veía venir, pero a veces lo tomaban por sorpresa y sufría la humillación de los improperios, “porque uno en la adolescencia es muy vulnerable”. “A mí me han hecho pasar cosas horribles”. 

A pesar de eso, nunca hasta ahora quiso hacer pública esta persecución. “Pensé que sí se iba a poder hacer algo, que sí se iba a cesar la violencia. (Pero) claramente no, la violencia siempre aumentó”. 

“En realidad esta es una situación que viene de hace muchos años por el tipo de personas que tenemos como vecinos, una familia muy conflictiva, muy violenta. Esa violencia siempre la han manifestado también con los vecinos. Yo ya hice muchas denuncias, los vecinos también. Han llamado permanentemente al 911 cuando escuchamos este tipo de violencia, que es prácticamente todas las semanas y en más de una oportunidad por semana, más aún con mi hijo”. Y “siempre por su orientación sexual”, ratificó el padre de Tito. 

Denuncias cruzadas y agresiones a familiar trans

A través del área de prensa del Ministerio Público Fiscal salteño, el fiscal Mazuranic confirmó que “hay denuncias cruzadas entre las partes”. Costilla contó que una de las denuncias de la familia agresora fue también en 2004, contra él, que entonces tenía diez años de edad, y otres chiques del barrio, porque habían jugado en la vereda de la vivienda vecina. 

Según Costilla, les agresores no tienen buena relación con les vecines en general, aunque es más intenso el maltrato con la familia de Tito, porque son vecines que colindan, por su orientación sexual “y porque tengo una tía trans”. 

Costilla contó que una vez la tía trans estacionó el automóvil frente a la casa de les vecinos, que reaccionaron tirándole piedras. Después le rayaron el auto, la golpearon e insultaron por su identidad de género. En otra ocasión agredieron verbalmente e intentaron golpear a su hermana mayor, también por estacionar su automóvil en la calle. 

Piden medidas para proteger derechos LGBT

La delegación Salta del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI) se contactó esta mañana con Tito Costilla para ponerse a disposición. Emitió un comunicado en el que expresó su “profundo repudio y preocupación” por la agresión sufrida al joven. 

«Entendemos que no se trata de un hecho aislado, sino de una práctica sistemática de odio que los colectivos de diversidad sexual viven y padecen de manera cotidiana«, sostuvo el INADI. También denunció “la desidia por parte de la policía de la provincia y el sistema judicial. En más de una oportunidad han recibido denuncias por parte del profesor, sin tomar medidas».

El organismo nacional pidió públicamente que “se lleven a cabo las acciones correspondientes para garantizar la protección y sanción ante estos hechos aberrantes”. Y advirtió que es “urgente impulsar medidas tendientes a garantizar el acceso a la justicia y el trato digno en las comisarías, que garanticen la protección por parte de la población LGTBIQ ante estos delitos de odio”. 

“Salta es una provincia muy retrógrada, el tema de la noche, dependiendo de los lugares donde uno va”, sufren situaciones parecidas, como que hay boliches donde no le permiten ingresar, “ven que sos gay y no te quieren dejar pasar”, ponen excusas, expresó Tito. También “cuando vas caminando por la calle te gritan algo o quieren golpearte”. La violencia verbal “es el día a día”, expresó. 

13 de diciembre de 2021
Elena Corvalán

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR