Tucumán: familia del joven gay atacado con un ladrillo denuncia inacción del Estado

Juan Zelaya tiene 35 años y desde el miércoles 30 de febrero está internado tras haber sido atacado por su vecino Dante Daniel Vanucci. Su familia fue a hacer la denuncia en la Comisaría 10ª, pero en un principio no quisieron tomársela. Sin embargo, la policía sí defendió la casa del agresor cuando un grupo de vecinos fue a increparlo. Tampoco recibió la debida atención médica.

4 de febrero de 2019

Por Gabriela Cruz, desde San Miguel de Tucumán 

Juan Zelaya tiene 35 años y desde el miércoles 30 de enero está internado en el hospital Padilla de la capital tucumana, tras haber sido atacado por su vecino Dante Daniel Vanucci. “Fue un ataque de odio. Es pura homofobia”, afirma su tía que junto al resto de la familia recién esta mañana pudo ratificar la denuncia en sede judicial. El atacante fue detenido el domingo 3 de febrero.

“La policía en un principio no sólo no quiso tomar la denuncia, sino que tampoco intervino mientras lo golpeaban a Juan siendo que todo ocurrió frente a la misma comisaría”, sostiene R. S., tía de Juan que pidió a Presentes reservar su identidad.

[LEE TAMBIÉN:#CupoLaboralTrans en Tucumán: “Dejan morir el proyecto por lobby de la Iglesia”]

La familia está acompañada por la Federación Argentina LGBT, la Asociación de Travestis Transexuales y Transgénero de Argentina (ATTTA), la Biblioteca Ayelén y el Movimiento Evita. Recién el viernes 1 de febrero, pudieron hacer la denuncia en la comisaría, acompañados por el abogado Juan Pablo Díaz Osán del Centro de Acceso a la Justicia (CAJ).

El ataque

El miércoles 30 de enero por la tarde Juan se había ido a tomar unos mates con una amiga. Al salir de la panadería sintió que lo tiraban de atrás y lo golpeaban con un ladrillo. La golpiza no solo le dejó el rostro completamente desfigurado, sino que fue necesario realizarle múltiples puntos en la cabeza, el ojo y el interior de la boca.

Fue un vecino quien alertó a los oficiales que se estaban dentro de la sede policial. Le dijeron que no contaban con móviles disponibles. “Es una burla la respuesta que les dieron”, comenta R.Z. y señala que cuando los vecinos increparon al agresor en su domicilio, los efectivos policiales “salieron a defenderlo”.

[LEE TAMBIÉN:Tucumán gritó bien fuerte #JusticiaPorAyelén]

De inmediato Juan fue trasladado al hospital Padilla donde aún se encuentra internado. “Nosotras nos enteramos el jueves a la mañana”, comenta Delfina Briezo que pertenece a la Federabión LGTB y es coordinadora en Santa Cruz de ATTTA.

Sin debida atención médica

Delfina es tucumana de nacimiento y se encontraba de vacaciones en la provincia por lo que apenas supo de lo ocurrido se puso en contacto con referentes de la Biblioteca Ayelén y del Movimiento Evita para acompañar y asesorar a la familia de Juan. “Juan se encontraba en la guardia del hospital y eso era inaudito. En las condiciones que estaba correspondía que sea ingresado de inmediato en terapia intensiva, así que tuvimos que ponernos en contacto con la Secretaría de Derechos Humanos de la provincia para que intervenga”, cuenta la activista.

“En la guardia del hospital estuvo hasta el viernes y de ahí lo pasaron a la Unidad Coronaria gracias a que las organizaciones LGBT hicieron los reclamos”, le dijo a Presentes la tía de Juan.

“Si los vecinos no intervenían, lo mataban”

Según consta en la denuncia que la familia realizó hoy en la sala 3° de la Fiscalía de Segunda Nominación, Juan era constantemente acosado por Dante Vanucci que lo insultaba por ser gay. “Si los vecinos no intervenían lo mataba”.

[LEE TAMBIÉN: Tucumán: asesinaron a una joven trans y a su tía abuela]

“A la provincia le falta una visión más amplia en los Derechos del colectivo LGTB. No existe políticas públicas destinadas a la diversidad sexual y eso es evidente no solamente en lo que le ocurrió a Juan sino en los constantes ataques a las compañeras trans. Recordemos que en esta provincia mataron a dos compañeras, una apareció desmembrada y todavía no sabemos quiénes fueron los responsables”, sostiene Delfiena Briezzo que hace 10 años vive en Santa Cruz pero que se mantiene en contacto con la realidad tucumana. “Gracias a la articulación y el accionar de las organizaciones LGBT es que conseguimos que a Juan lo internen y lo atiendan como correspondí, que a la familia le tomen la denuncia y que el domingo hayan detenido al agresor”, agregó la activista.

Desde la Federación Argentina LGBT, ATTTA, el Movimiento Evita y la Biblioteca Ayelén, repudiaron esta agresión a través de un comunicado y señalaron que es un accionar “motivada por el odio a la diversidad sexual”. Desde estas organizaciones sostuvieron que “acompañamos a Juan y su familia en este duro momento, tanto para que reciba la atención médica que corresponde, como en los trámites de denuncia penal ante la Justicia”.

4 de febrero de 2019

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario