#CABA Denunció a un vecino por una agresión homofóbica y volvió a atacarlo

Fernando Albornoz, activista LGBT, dice que teme por su vida. “Puto de mierda. Ya te advertí que te vayas de acá”, le dijo antes de golpearlo.

12 de octubre de 2018

Por L.C., desde Buenos Aires

El miércoles 10 de octubre, entre las 10.30 y las 11, cuando Fernando Albornoz salía de su vivienda en la Ciudad de Buenos Aires hacia su trabajo, una patada en la pierna, justo debajo del gemelo, lo hizo perder el equilibrio. Era Matías Álvarez, el mismo vecino que en abril le pegó y amenazó de muerte. Mientras le pateaba la cara en el piso, le dijo: “Puto de mierda ya te advertí que te vayas de acá. Me cagaste la vida”, en referencia al proceso judicial que enfrenta por la denuncia del primer ataque, en abril de este año.

Álvarez está procesado por el delito de amenazas coactivas. La causa, según confirmaron desde el Juzgado Criminal y Correccional Nro. 48 a Presentes, ya tiene requerimiento de elevación a juicio. Sin embargo, a Albornoz no le dieron protección. “Estoy cansado. Siento que nadie me da respuesta en la Justicia”, dice el activista LGBTI de 35 años.

El ataque fue otra vez en el edificio de Barrio Norte donde vive. El primero habia sido en el ascensor. Entonces, Alvarez lo empujó y lo amenazó: “Si te vuelvo a ver acá te mato”, le dijo.


Por la tarde, cuando volvió a su departamento habló con el portero, que había visto la agresión, y le dijo que el atacante había vuelto al edificio media hora después de la agresión.

[LEE TAMBIÉN:Brutal ataque homofóbico a integrante del equipo de rugby Ciervos Pampas]

Sin protección

El joven, asesorado por la Defensoría LGBT, hizo la denuncia en la comisaría 19 de la Ciudad de Buenos Aires. La causa por lesiones leves recayó en el Juzgado Criminal y Correccional Nro. 49, a cargo de Ángeles Gómez Maiorano. El jueves por la mañana, la secretaria del Juzgado se puso en contacto con Fernando para comunicarle que se le otorgó un botón antipático. Sin embargo, al cierre de esta nota, aún no se lo había dado, ya que en la comisaría no habían sido notificados de la medida judicial.

[LEE TAMBIÉN:Ataque homofóbico en La Plata: “¡Este es put*, vamos a matarlo!”]

En abril ya se habían solicitado medidas preventivas: la Justicia en ese momento dispuso una custodia policial que duró ocho días. “La levantaron y quedó en la nada”, dice Fernando. Y agrega que, entre las dos agresiones, es víctima de insultos a diario por parte de Álvarez.

[LEE TAMBIÉN: #CrímenesDeOdio2017 Drástico aumento de ataques callejeros en Argentina]

Hasta que no aparezca en un cajón no van a hacer nada. Pareciera que al Poder Judicial le gustan nuestros cuerpos agredidos. No me siento fuerte como la otra vez, que me pude poner de pie. Siento que la Justicia me está dejando a un paso de lo peor.  Sabemos que hay muchos casos como este que terminaron muy mal”, dice Fernando.

[LEE TAMBIÉN:Otro ataque homofóbico en Ciudad de Buenos Aires: dos en 48 hs]

Desde la Defensoría LGBTI, María Rachid, titular del Instituto contra la Discriminación dijo a Presentes: “Estamos muy preocupades por la situación de Fernando. La Justica ante una situación como esta, de evidente peligro, no puede demorarse, porque se pone a las personas en situación de total vulnerabilidad, poniendo en resigo la integridad física y la vida. Queremos que el juez y el fiscal tomen alguna medida. A Fernando no le están dando otra opción que mudarse”.

Según el informe del Observatorio Nacional de Crímenes de Odio LGBT, en Argentina se reportó un crimen de odio cada tres días durante 2017.

12 de octubre de 2018

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR