Otro ataque homofóbico en Ciudad de Buenos Aires: dos en 48 hs

En menos de 48 horas, dos jóvenes fueron atacados físicamente por su orientación sexual en puntos muy cercanos de la Ciudad de Buenos Aires. Ambos hechos ocurrieron durante la madrugada. Presentes consultó el registro de la Defensoría LGBT porteña: las denuncias por ataques y vulneraciones de derechos basadas en la orientación sexual y la identidad de género aumentaron drásticamente en 2016.

23 de junio de 2017

En menos de 48 horas, dos jóvenes fueron atacados físicamente por su orientación sexual en puntos muy cercanos de la Ciudad de Buenos Aires. Ambos hechos ocurrieron durante la madrugada. Presentes consultó el registro de la Defensoría LGBT porteña: las denuncias por ataques y vulneraciones de derechos basadas en la orientación sexual y la identidad de género aumentaron drásticamente en 2016. El viernes 16 de junio a las 3:30 am, dos hombres atacaron a golpes a Walter -20 años, cordobés, estudiante y empleado de un restaurant- a causa de su orientación sexual. El hecho ocurrió a metros de la esquina de Santa Fe y Pueyrredón (Ciudad Autónoma de Buenos Aires), emblemática en materia de luchas por derechos LGBTI. Y a menos de 24 horas de otra golpiza en territorio porteño, donde la orientación sexual también fue el detonante de la agresión contra otra persona gay.

En 2016 aumentaron las denuncias de agresiones a personas LGBTI

Presentes consultó a la Defensoría LGBT de la Ciudad de Buenos Aires sobre la cantidad de denuncias y vulneraciones a personas LGBTI en los últimos años. Según el registro de la Defensoría (que depende de la Defensoría del Pueblo) en 2015 se reportaron 28 casos por ataques y discriminación, y 43 por afectación de derechos a personas gays, lesbianas, bisexuales, travestis, transexuales e intersex. Mientras que en 2016 se contabilizaron 58 agresiones y 72 casos por afectación de derechos. Es decir, que las denuncias de agresiones motivadas por orientación sexual e identidad de género aumentaron a más del doble en el último año según el registro de la Defensoría LGBT porteña.  Desde la Dirección General de Convivencia en la Diversidad del Gobierno de la Ciudad, informaron que frente a estos casos toman intervención las áreas de Justicia y Seguridad de la Ciudad. La función de este organismo de Diversidad “tiene que ver con la capacitación y la sensibilización. A veces intervienen en casos de probation”, explicaron. Y dieron como ejemplo la capacitación a los mozos del bar La Biela, denunciados por discriminación por una pareja de lesbianas. En esta dirección de señalaron que los casos ataques por discriminación disminuyeron al amparo de las leyes LGBTI y las campañas de sensibilización.

“Pensé que iban a matarme”

Walter contó a Presentes que bajó del colectivo, de regreso de su trabajo, en Santa Fe y Pueyrredón, en el barrio porteño de Recoleta.  Lo primero que notó fue que lo perseguían. Después de unas cuadras, y cuando le faltaba poco para llegar a su casa,  Walter contó que uno de los hombres lo tomó por el cuello y lo empujó contra una pared. Mientras que el otro le gritaba: “¡Puto, maricón!”. “Entre los dos me empezaron a pegar en la nuca. Pensé que iban a matarme. Les ofrecí todo lo que tenía, pero me respondieron: ‘de vos no queremos nada puto de mierda’. Levanté la cabeza, y empecé a pedir ayuda, mientras me seguían golpeando para que me callara”. El joven relató que de pronto frenó un taxi y al ver la golpiza, empezó a tocar bocina. “La gente salía a los balcones y gritaba que me soltaran. Entonces empezaron a correr”. En ese instante, Walter se dio cuenta que no tenía la billetera y los empezó a perseguir a los gritos. Dos policías detuvieron a los agresores en la esquina de Pueyrredón y Beruti.
[LEER MÁS: Dos ataques a personas LGBTI en un mismo día]
Walter dice que conocía de vista a uno de los hombres que lo atacó: “Lo veo cuando paso porque vive en la calle y sabe de mi condición. Me ve entrar a un boliche que está sobre avenida Santa Fe, en la boca del subte de la Línea D”. El otro –recordó- era “un hombre alto, negro, y por su manera de hablar, de nacionalidad brasilera”. Walter dijo que delante de los policías, el alto dijo que él (por Walter) le había practicado sexo oral y que no le había pagado, que él era taxi boy. “El policía le creía y decía que yo mentía. Después llegaron más efectivos. Me preguntaron si había tenido contacto con él. Remarcaron que había muchas cámaras de seguridad. Les dije que me parecía mejor, así se veía todo el hecho completo. Después me dijeron que no, no había cámaras, me lo habían dicho para que les dijera la verdad”.

“Si no terminás en el hospital no te toman en serio”

La policía de la Ciudad se llevó detenido a los dos hombres. “Los primeros policías que intervinieron querían dejarlos ir”, contó el joven, que hizo la denuncia en la Comisaría N° 19. “Cuando fui a mostrar las lesiones que tenía, la médica policial me miraba con cara de que no era nada. Me da impotencia saber que porque no terminaste en un hospital no te toman en serio. Quedaron en que me iba a llamar para ver cómo seguía la denuncia”. Walter dice que desde ese día, no volvió a pasar por la zona donde lo agredieron. “Tengo miedo de salir a la calle. Ayer fue mi día franco y no salí de casa en todo el día. Me da impotencia que no se pueda caminar tranquilo. Yo vivo solo, mi familia está en Córdoba ¿y si terminaba inconsciente? Me da bronca que la policía no actúe de la forma que debe”. La semana pasada, otro joven, Charly, denunció en las redes una agresión parecida. Pero dijo que prefería no registrar la denuncia ante una dependencia pública para no volver a revivir la angustia del ataque. La agresión fue en la zona de Monserrat, en la madrugada del sábado, cuando regresaba de una fiesta y una patota lo golpeó ante el silencio y la inacción de las personas que oficiaron de testigxs.
[LEER MÁS: “Desde los ´90 no me pegaban por ser gay”]

“Necesitamos una ley antidiscriminatoria actualizada”

María Rachid, titular del Instituto contra la Discriminación de la Ciudad de la Defensoría del Pueblo (CABA) dijo a Presentes que para dar respuesta a las situaciones de discriminación y violencias en todo el país “necesitamos una ley antidiscriminatoria y actualizada. La ley vigente es muy antigua. No incluye la orientación sexual ni a la identidad de género, ni a muchos grupos vulnerados por la discriminación. Y no tiene medidas efectivas para prevenir, ni para radicar o sancionar la discriminación”. Desde la Defensoría del Pueblo de la Ciudad, contó Rachid, se trabaja “para que se apruebe una nueva ley antidiscriminatoria que incluya todos los grupos vulnerados por la discriminación. Y también para dotarla de medidas efectivas a fin de prevenir, sancionar y erradicar la discriminación”.    ]]>

23 de junio de 2017

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR