Piden perpetua para acusados del crimen de Natalia Sandoval, trans asesinada en Mendoza

El ministerio Público Fiscal de Mendoza pidió que se condene a prisión perpetua a dos jóvenes acusados de matar a Natalia Sandoval, una trans de 35 años. Natalia trabajaba como secretaria y fue brutalmente asesinada el año pasado para robarle un auto. La sentencia se conocerá la próxima semana.

21 de diciembre de 2017

Por Oscar Guillén, desde Mendoza Fotos: Marcelo Ruiz

El ministerio Público Fiscal de Mendoza pidió que se condene a prisión perpetua a dos jóvenes acusados de matar a Natalia Sandoval, una trans de 35 años. Natalia trabajaba como secretaria y fue brutalmente asesinada el año pasado para robarle un auto. La sentencia se conocerá la próxima semana.

Sergio Domínguez (24) y Alexis Oliva (22) están acusados de homicidio criminis causa y el próximo martes escucharán la sentencia de los jueces de la Primera Cámara del Crimen.

LEER MAS: Juicio por el travesticidio de Vanesa Zabala: perpetua para lxs asesinxs

“Ambos conocían a Natalia. Aprovecharon el vínculo, el anonimato en que ella los mantenía y su reservada forma de ser para asesinarla”, dijo la fiscal de cámara Laura Rousselle, durante los alegatos. Se dieron a conocer el jueves en el Palacio Judicial mendocino, ante la presencia de un puñado de amigas travestis de Natalia, que siguieron cada una de las cinco jornadas el debate oral y público.

“Cambió de nombre en 2015 y eso la hizo feliz”

Natalia Sandoval se desempeñó desde los 20 años como secretaria de una astróloga trans. Los fines de semana trabajaba  como peluquera. Vivía con su madre en una casa de Rodeo del Medio, Maipú. Tenía una relación muy cercana con su hermano, un integrante de la Policía de Mendoza. Era conocida en el ambiente LGBTI local porque había participado varias veces como candidata en una fiesta que ya es un clásico mendocino: la Vendimia Gay.

“Natalia era muy reservada. Cambió de nombre en 2015 y eso la hizo muy feliz. En el trabajo todos la adoraban. Con su madre se llevaba muy bien y con su hermano policía tenía muy buena onda. Él y su novia la acompañaban cuando se postulaba en la Vendimia”, explicó ayer en Tribunales Adriana, la astróloga de la que fue amiga y con la que trabajó durante 15 años.

LEER MÁS: “El travesticidio, último eslabón de violencias diarias contra travestis y trans”

“Natalia era una mujer, tal como lo indicaba su partida de nacimiento y su DNI. Lamentablemente, se cruzó con estas dos personas que se aprovecharon de ella”, dijo el abogado Mariano Tello. Tello actuó como querellante junto a Cristian Zangoli, en representación de la madre de la víctima, Magdalena Montován.

Las amigas de Natalia consideran que la hipótesis de los investigadores –que la mataron para robarle el auto- es acertada. “El auto no lo iba a entregar. El auto le llevó la vida. Creo que esos dos planearon el robo y ella se habrá resistido”, contó Adriana.

Esto dijo  la autopsia

A Natalia Sandoval la encontraron asesinada el 5 de junio del 2016. Su cuerpo sin vida fue hallado por una pareja que accidentalmente se detuvo en un descampado en Víctor Hugo y Falucho de Rodeo del Medio, una zona semirural del departamento Maipú, cerca de la laguna El Viborón.

Estaba oculta entre unos arbustos, vestía un buzo negro y una campera del mismo color. La autopsia lo constató pero ya a simple vista se infería que se trataba de una muerte violenta. Había sido golpeada y atacada con un arma blanca. Luego los peritos forenses determinaron que había muerto por asfixia.

La noche anterior había salido de su casa a bordo de su auto, un Fiat Uno Novo modelo 2011, adquirido poco antes. Natalia había ido a cenar a la casa de una pareja amiga, los últimos –obviando a los asesinos- que la vieron con vida.

Por qué los acusan

Al día siguiente de hallazgo del cuerpo, policías de Investigaciones encontraron el vehículo en Costa de Araujo, departamento de Lavalle. Dos jóvenes lavallinos –Sergio Domínguez y  Alexis Oliva, albañiles, junto a dos chicas que de inmediato fueron desvinculadas del crimen- intentaban venderlo por sólo 10 mil pesos.

Peritos de la policía Científica encontrarían luego manchas de sangre de Natalia en el asiento del acompañante y en el techo del auto. Los investigadores secuestraron también el celular de Natalia de la casa de unos parientes de Domínguez que se lo compraron.

El fiscal de Delitos Especiales Santiago Garay imputó a Domínguez y a Oliva por el delito de homicidios criminis causa. Infirió que la habían asesinado para robarle el auto y el celular. A Domínguez  le sumó el agravamiento del vínculo porque entendió que tenían una relación de pareja, que en el debate fue desestimada. Los dos albañiles fueron llevados al penal de Boulogne Sur Mer a la espera del juicio que comenzó el 24 de noviembre.

La declaración de su madre: la denuncia que no le tomaron

En la primera jornada del debate declaró su madre, Magdalena, una mujer misionera, devota de la Virgen que la noche en que desapareció su hija tuvo una intuición. Supo que algo malo le había pasado a su hija y llamó a su hijo policía. Quiso radicar la denuncia en una oficina fiscal de Guaymallén y como suele pasar en estos casos, no se la tomaron.

La mujer explicó al tribunal que desconocía si su hija tenía relaciones con algún hombre. Eran temas sobre los que no hablaban. “Le gustaba salir a bailar con sus amigas. Estaba rara. Hacia 15 años que trabajaba como secretaria de una parapsicóloga. El auto era su tesoro, no se lo prestaba a nadie”, recordó.

Sus amigas sabían que salía con un chico. Ella les había mostrado fotos, les había dicho que era “el chico con los ojos más lindos del mundo”. Una de ellas lo vio un día en el auto de Natalia y no se olvidó de esa mirada al punto que luego los señalaría en una rueda de reconocimiento.

Las pruebas del WhatsApp

Durante el debate los dos imputados declararon y se inculparon mutuamente.

Pero el exhaustivo trabajo de la fiscal Laura Rouselle  logró tirar abajo las coartadas de ambos. Para ellos se valió de una prueba que estaba “oculta” en el expediente por un error policial.

Inicialmente, los peritos policiales  habían asegurado que no existían cruces de mensajes de Whatsapp entre víctima y victimarios. Pero durante el debate, Rouselle mandó a analizar archivos que estaban comprimidos. Entonces los peritos de la Unidad de Apoyo para la Investigación Fiscal (Udapif) detectaron los cruces de mensajes.

Pudo determinarse que tanto Domínguez como Oliva mantenían una relación sentimental con Sandoval. Ambos desde el teléfono de Domínguez cruzaban mensajes con ella.

Para la fiscal estos mensajes deben leerse junto a una serie de indicios que los ubican como los homicidas. Domínguez y Oliva fueron los últimos en comunicarse con Sandoval; estuvieron toda la noche posterior al crimen en su auto, vendieron sus alfombras y el celular de la víctima, y borraron todos los mensajes del aparato.

“Le robaron, la mataron, se complementaron”

“Son indicios graves, unívocos: no se puede interpretar esta muerte de otro modo y con otros autores. Actuaron juntos, le robaron, la mataron, se complementaron, tenían los mismos intereses”, afirmó la funcionaria judicial.

También considero que la brutalidad con que fue asesinada Natalia habla de que la acción ejecutada por  más de una persona. Le dieron siete puñaladas en el tórax (una le perforó el pulmón), tres golpes en la cabeza con un objeto contundente, y la asfixiaron durante dos minutos, lo que finalmente le produjo la muerte.

El querellante Mariano Tello se plegó al alegato de la fiscal. Remarcó la frialdad y el cinismo con que declararon los imputados afirmando que “la confianza de la víctima y el trato cercano les permitió citarla, para luego cometer un crimen aberrante con el que pretendía asegurarse la impunidad del robo”.

Por su parte, las defensoras oficiales que asistieron a Domínguez y a Oliva pidieron la absolución de ambos, sosteniendo que no hay elementos directos que los ubiquen en la escena del crimen. Los jueces dictarán sentencia el martes 26 de diciembre.

 ]]>

21 de diciembre de 2017

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR