Juicio por el travesticidio de Vanesa Zabala: perpetua para lxs asesinxs

La justicia santafesina condenó a los cuatro acusados por el crimen de la joven trans Vanesa Zabala, ocurrido el 29 de marzo de 2013 en la ciudad de Reconquista: José Luis “Cocido” Petroni, Gustavo Daniel “Virulana” Vallejos, José Daniel “Chuky” Villasboas y Ana Virginia Abasto fueron encontrados culpables y deberán cumplir prisión perpetua. Sin embargo, el tribunal no consideró el agravante por crimen de odio a la identidad de género.

20 de diciembre de 2017

  Por Soledad Mizerniuk y Victoria Rodríguez Fotos: Frente Justicia por Vanesa Zabala La justicia santafesina condenó a los cuatro acusados por el crimen de la joven trans Vanesa Zabala, ocurrido el 29 de marzo de 2013 en la ciudad de Reconquista: José Luis “Cocido” Petroni, Gustavo Daniel “Virulana” Vallejos, José Daniel “Chuky” Villasboas y Ana Virginia Abasto fueron encontrados culpables y recibieron prisión perpetua. Sin embargo, el tribunal no consideró el agravante por crimen de odio a la identidad de género.   “Vanesa Zabala presente” gritaron emocionados sus familiares y amigxs en el hall del Juzgado de Sentencia de Vera. Minutos antes habían escuchado la condena a prisión perpetua de los cuatro imputados por el asesinato de la joven trans en Reconquista el 29 de marzo de 2013. Aunque no lo consideró un crimen de odio, el tribunal dispuso la detención inmediata de los condenados. Mientras la sacaban esposada del lugar, Ana Virginia Abasto gritó “Que se mueran todos los p.utos”. A Vanesa la atacaron los cuatro condenados y dos menores de edad al costado de la ruta. La golpearon con el caño de un ventilador, la ahorcaron y la empalaron. Después, la dejaron tirada. Cuando llegaron los equipos de emergencia no pudieron hacer nada. “En paz no vamos a estar nunca porque no la vamos a recuperar a Vanesa”, dijo Marisa, su sobrina, a Presentes y agregó: “Pero es un alivio que las personas que le arrebataron la vida estén pagando por lo que hicieron”.

LEER MÁS: Travesticidio de Vanesa Zabala: cuatro hermanas buscan Justicia

El grito de lxs asesinxs: “Que se mueran todos los p.utos”

Lxs jueces Gonzalo Basualdo, Claudia Bressán e Ireneo Berzano condenaron hoy a “prisión perpetua”, con detención inmediata, a las cuatro personas acusadas por el delito de “homicidio agravado por alevosía, ensañamiento y la participación de menores de edad” contra Vanesa Zabala. “Somos inocentes. Que se mueran todos los putos. ¿Qué me importan las familias ni nada? Que se pudran todos los putos”, gritó Ana Virginia Abasto mientras la trasladaban a la Alcaldía de Vera. All esperará la definición sobre cuál es la cárcel en la que cumplirá su condena. Al lado, también custodiado por efectivos policiales, Chuky Villasboas lloraba. “¿Qué llorás vos? Si somos inocentes, qué tanto…”, lo increpó Abasto. Y, ante las cámaras de los medios locales que cubrían el traslado, apuntó contra la policía como responsables del crimen de Vanesa. “¿Quién investiga a Drogas Peligrosas y a Investigaciones de Reconquista? ¡Ellos lo mataron! Manga de corruptos, asesinos, violadores. Nunca va a descansar en paz el muerto”, dijo. Lxs compañerxs trans de Vanesa y quienes estaban en el Juzgado miraron en silencio. Si bien la Justicia había fallado contra lxs acusadxs, el tribunal omitió referirse al caso como un travesticidio o transfeminicidio -figuras que hacen referencia a un crimen mediado por el odio a la identidad de género-. Por eso, ahora, la querella apelará la sentencia y presentará como pruebas los dichos de Abasto.
[LEÉ TAMBIÉN: Investigación: Cómo actuó la Justicia ante los crímenes de odio 2015]
El tribunal no dio lugar en el fallo al pedido de la querella de que el ataque se sancione como “crimen de odio a la identidad de género”, lo cual hubiera sentado un precedente histórico en la Justicia argentina, como la primera condena por travesticidio. En diálogo con Presentes, Federico Lombardi, el abogado que representa a la familia de Vanesa, se mostró conforme con la decisión de los jueces de condenar a cadena perpetua y con prisión inmediata a los acusado, pero anticipó que –una vez que se informen los fundamentos de la sentencia– apelará la sentencia para insistir en que se declare el travesticidio. “Tenemos que esperar que nos envíen por escrito los fundamentos, porque no se reconoció en la sentencia el agravante de «odio a la identidad de género»”, destacó Lombardi y aclaró que la decisión de los magistrados sobre ese punto puede estar relacionada con que “la causa se tramitó con el viejo Código Penal y con sólo algunas disposiciones de la nueva normativa”. “Al regirse por un Código especial, es probable que los jueces fundamenten que no se acusó oportunamente en la requisitoria de elevación a juicio. En esa instancia intervenía aún otro abogado que no incluyó ese agravante”, estimó Lombardi. Los jueces tampoco mencionaron en la sentencia una respuesta a la acusación de falso testimonio sobre varios testigos y, más grave todavía, el Tribunal no se expidió acerca de la situación de uno de los cuatro acusados, Gustavo Vallejos, sobre quien la querella había pedido una investigación particular. La esposa de este último declaró en el juicio que su marido la obligaba a ejercer la prostitución, tras lo cual Lombardi solicitó que se investigue, pero no tuvo eco en la condena de hoy.

La lucha colectiva

En estos casi cinco años de lucha, la familia de Vanesa estuvo acompañada por amigxs, vecinxs y organizaciones sociales que conformaron el Frente Justicia por Vanesa Zabala. Desde el primer día se organizaron para exigir que se realice la investigación y se cumplan todos los pasos para lograr la condena. “Sentimos alivio por entender que la familia merece, al igual que toda la sociedad, este acto de justicia”, remarcó Eliana Ibarra, integrante del Frente, y siguió: “Fue un camino largo y difícil. Si no salíamos a manifestarnos, a hablar en los medios, a armar una red de personas y organizaciones en torno a esta lucha, seguramente esto no se hubiese logrado. Nos queda entender que el triunfo de esta lucha es porque salimos a manifestarnos, a denunciar lo q estaba pasando, a tejer lazos de solidaridad”. Más allá de la importancia de la resolución del tribunal, Ibarra reconoció que la lectura se vivió con mucha tensión. Un grupo de familiares y amigxs estaba en una sala contigua y el resto pudo entrar al lugar en el que estaban los jueces, los abogados y lxs acusados. Si bien tuvieron que presenciar los gritos de Abasto también estuvieron juntxs al momento de darse apoyo y celebrar una conquista que es para Vanesa y para toda la sociedad. “Como lo dicen las hermanas de Vanesa, lo que queremos es que no haya más casos como el de Vanesa Zabala”, cerró la referente del Frente. El odio estructural El crimen de Vanesa Zabala expuso en carne viva una realidad vigente en esa región de la provincia de Santa Fe. “Durante todo el juicio y al acceder a todas las declaraciones testimoniales observamos el lenguaje de muchos testigos fue totalmente discriminatorio hacia Vanesa Zabala. Es más, lo que ocurrió con la única mujer imputada en el juicio hoy es prueba para la apelación, porque sus gritos expresaban el odio hacia la identidad de género de Vanesa. En el juicio todo demostró que hay un odio estructural hacia la identidad de género”, describió Federico Lombardi. En paralelo, el abogado reconoció que “también fue clave la lucha de la familia y lxs activistas para que este juicio se lleve adelante”. “Creo que esa lucha sirve de ejemplo a seguir, porque es una muestra clara de que los derechos se consiguen luchando”, enfatizó. Y su aseveración coincide con el largo camino recorrido por la familia de Vanesa desde el 29 de marzo de 2013 y quienes la acompañaron. En este caso hubo violencia institucional judicial. Lo demuestran el hecho de que Lombardi sea el cuarto abogado que representa a la familia; la cantidad de jueces y conjueces recusados o que renunciaron; el cuestionamiento inicial del Tribunal para que las hermanas de Vanesa se presentaran como querellantes (tras la muerte de sus padres); y el hecho de que la causa estuviera a punto de caerse por haber quedado en medio de la transición del sistema penal provincial. El escenario está plagado de evidencias sobre las trabas culturales e institucionales que enfrentó la familia Zabala. “Creo que todos los elementos corroboran un odio estructural contra el colectivo trans y que si no se logra que se reconozca este crimen como un travesticidio, al menos lo pusimos en debate”, sintetizó Lombardi.                    ]]>

20 de diciembre de 2017

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR