Travesticidio de Vanesa Zabala: cuatro hermanas buscan justicia

A cuatro años del crimen y tras varias irregularidades en la causa, la Justicia santafesina hizo lugar al pedido de la familia de Vanesa Zabala, la joven trans que fue brutalmente asesinada en Reconquista, provincia de Santa Fe: sus cuatro hermanas podrán ser querellantes. Aún no hay fecha para el juicio oral.

4 de mayo de 2017

A cuatro años del crimen y tras varias irregularidades en la causa, la Justicia santafesina hizo lugar al pedido de la familia de Vanesa Zabala, la joven trans que fue brutalmente asesinada en Reconquista, provincia de Santa Fe: sus cuatro hermanas podrán ser querellantes. Aún no hay fecha para el juicio oral. Por Laura Hintze, desde Rosario Fotos: Gentileza de Ammar  “Que Dios me perdone, pero tengo que salir porque no tengo ni cinco”, dijo Vanesa Zabala el 29 de marzo de 2013. Su familia estaba reunida festejando el cumpleaños de una sobrina. Sandra, su hermana, le pidió que se quedara. – No salgas, hoy es jueves santo. No salgas que andan los diablitos- le dijo. Esa noche, Vanesa mandó dos mensajes. Uno pidiendo que le guardaran comida, otro, respondiendo al reclamo familiar para que volviera antes. “Estoy trabajando, ya voy”, escribió. Pero nunca volvió. Una vecina les avisó que había habido un “accidente”. Cuando la familia llegó al lugar, estaba la policía y una ambulancia. A Vanesa la habían golpeado, ahorcado y empalado. Tenía 32 años y murió en el hospital. “Tenía una corazonada de que algo malo iba a pasar pero nunca me imaginé algo así”, dice a Presentes, Sandra, que ahora podrá ser querellante junto a sus hermanas Angela, Celia y Marisa, con el acompañamiento del Centro de Asistencia Judicial (CAJ). Así lo resolvió el viernes pasado la Cámara de Apelaciones en lo Penal de la ciudad de Vera, con la firma del juez Carlos Damián Renna. Es un avance signficativo frente a la cantidad de irregularidades que tuvo la causa desde el inicio.

[LEÉ TAMBIÉN: #Argentina: drástico aumento de travesticidios en 2016]
A lo largo de estos cuatro años cambió el sistema judicial penal en la provincia, murieron los padres de Vanesa y se cuestionó la legitimidad de los familiares para constituirse como querellantes. Además, se recusó al juez de la causa, Nicolás Muse Chemes. Los conjueces que quedaron a cargo, Aníbal Marchetti, Julio D. Thomas y Gustavo Ocaño, tienen una recusación que quedó pendiente. Los abogados del CAJ consideran que dilataron la causa. “Estamos en presencia de un caso de violencia institucional judicial”, dijo a Presentes Federico Lombardi, abogado de la familia Zabala.

Los imputados

En la causa hay cuatro imputados, que fueron detenidos en abril de 2013 bajo la orden del juez Virgilio Palud. José Daniel Villasboas, Ana Virginia Abasto, Jose Luis Petroni y Gustavo Daniel Vallejos están procesados como coautores bajo el cargo de “homicidio agravado por ensañamiento y alevosía y por la participación de menores de edad”. De acuerdo a la investigación que llevó adelante el Fiscal de Cámara de Vera, José Antonio Mántaras, en el cuerpo de Vanesa se encontraron piel, sangre y huellas de los imputados. Además se encontró el objeto con el que la golpearon: un caño de un ventilador.
[LEÉ TAMBIÉN: Investigación: Cómo actuó la Justicia ante los crímenes de odio 2015]
Los imputados estuvieron en prisión preventiva hasta marzo de 2016, cuando vencieron los tiempos procesales y fueron liberados. Además detuvieron a dos menores que no fueron imputados y quedaron a disposición de la Subsecretaría de niñez y de sus familias. Hoy ya son mayores de edad.

Viajar en colectivo con el presunto asesino

Sandra Zabala tiene 52 años y vive en el barrio Guadalupe. Dice que a veces sale para olvidarse de todo, para despejarse, pero no puede. Sus vecinos no paran de preguntarle cómo avanza el caso. Aunque al principio suena segura, cuando habla de su hermana Vanesa se quiebra. “No he podido superar la pérdida. Ella siempre va a ser mi hermanita”, dice a Presentes. Y la recuerda alegre, coqueta, con el sueño de poner su propia peluquería y el cariño que le daba a sus sobrinas. También se acuerda de los carnavales, cuando la casa se llenaba de alegría y Vanesa se ocupaba de coser los disfraces y maquillar a todas. Esa misma casa donde hoy sigue viviendo. El viernes pasado, cuando Sandra tuvo que ir a la audiencia, se tomó un colectivo. Allí se subió un chico que le resultó familiar, aunque nunca lo había visto personalmente. Era uno de los presuntos asesinos de su hermana. Viajaron juntos hasta el juzgado “Sólo lo habia visto en un video pero sentí algo. Algo muy parecido a lo que sentí la noche en que mataron a Vanesa”, contó a Presentes.

Una ciudad que no olvida

Vanesa y sus ocho hermanos nacieron en Reconquista, una ciudad de 70.500 habitantes, ubicada a 350 kilómetros al norte de la capital provincial. Martín Caballero, miembro del Colectivo Justicia por Vanesa Zabala, considera positiva la respuesta de la ciudadanía y los medios de comunicación frente a las movilizaciones que piden justicia por Vanesa. “El travesticidio de Vanesa tuvo un fuerte impacto social, por lo horrendo del crimen y porque días después del se hicieron dos marchas muy promocionadas exigiendo el esclarecimiento. En ese sentido, creemos que lo que se está haciendo acá supera a la reacción ante casos similares en Santa Fe y Rosario”, dijo a Presentes. La provincia de Santa Fe es la única en el país que cuenta con una subsecretaría de Diversidad Sexual, creada en 2015. “Nosotros asumimos la responsabilidad del Estado. Vanesa fue asesinada porque el Estado no estuvo presente con políticas que generen un cambio social y político”, dijo a Presentes Esteban Paulón, subsecretario de Diversidad de Santa Fe. Y agregó: “Como gobierno reconocemos y visibilizamos este asesinato como un crimen de odio, un travesticidio. Es un caso emblemático que merece tener Justicia”.
[LEÉ TAMBIÉN: Cupo laboral trans en Rosario: cerró el registro y se anotaron 62 personas]
Paulón resaltó el rol del Poder Ejecutivo en este caso y el compromiso para que la causa no caiga. El cambio en el sistema judicial penal permitió que abogados del Estado, a través del Centro de Asistencia Judicial (CAJ) puedan acompañar a la familia de Vanesa desde la querella. Para Emmanuel Theumer, activista LGBT de la provincia, señaló a Presentes que el caso de Vanesa Zabala sirve para discutir los alcances de los discursos integracionistas. “En Santa Fe hay un avance en políticas públicas de diversidad en un proceso de institucionalización blando. Sabemos que es un proceso y no hay que perderlo de vista. Pero en la provincia, el estigma hacia las travestis– y más si son pobres y trabajadoras sexuales- sigue a la orden del día”, dijo.]]>

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR