Reggaeton lésbico y feminista: vueltas al género de Chocolate Remix

La argentina Romina Bernardo (aka Chocolate) resignifica un género musical misógino –nacido además bajo el signo de la homofobia- para volverlo bandera del placer femenino, lésbico y feminista. Lúcidas y lúdicas, sus canciones hacen añicos los prejuicios sin dejar afuera el perreo. Este viernes presenta “Sátira”, su primer disco.

30 de marzo de 2017

La argentina Romina Bernardo (alias Chocolate) resignifica un género musical misógino –nacido además bajo el signo de la homofobia- para volverlo bandera del placer femenino, lésbico y feminista. Lúcidas y lúdicas, sus canciones hacen añicos los prejuicios sin dejar afuera el perreo. Este viernes presenta “Sátira”, su primer disco. Por Lucas Gutiérrez Fotos: Julián Merlo  Chocolate Remix Lesbian Reggaeton se apropia de un ritmo asociado al machismo y la misoginia para hablar del placer de las mujeres (y entre las mujeres) y contestarle al macho reggaetonero. Romina Bernardo, de 31 años, es Chocolate. Desde 2013 experimenta y crece con este proyecto que está llegando a la concreción de su primer disco, ‘Sátira’, que presenta el viernes 31 de marzo en el Centro Cultural Matienzo. Romina siempre fue Chocolate. Así la habían apodado en la Facultad, ya ni recuerda por qué. Venida a Capital en 2004, esta tucumana de ojazos celestes amaba ir a bailar reggaeton pero, claro, había algo de las letras que no cerraba. Y medio en chiste medio en serio se puso a crear su primera canción.

[LEÉ TAMBIÉN: 5 preguntas a Juan Tauil]
Con algo de experiencia en producción, una carrera de artes multimedia y gracias a tutoriales de internet creó su primer tema: ‘Nos hagamos cargo’. Cuenta que para retratar la creación: “hice un collage bien bizarro. Una imagen de una chica de Google, me saqué una autofoto con unos anteojos reggaetoneros, pego y subo”, y la broma pegó. “Se horrorizaban porque hablaba de sexo muy a calzón quitado. Esto en los últimos años se ha hecho más común y propio del ambiente torta, pero en ese entonces (2013) no era muy común”, dice Chocolate.

Redefiniendo la tiraera

Con un fraseo intenso, a veces validando y otras poniendo en evidencia a ciertos personajes y posturas del reggaeton. Así es como Chocolate Remix lanza su ‘tiraera’, ese duelo que consiste en arrojar desafíos cantados, recoger el guante y responder. “Ahí cada uno expone quién es más capo, entonces el juego de mi parte era un poco la ridiculización. ‘Acá vengo yo, al final soy mejor que todos ustedes, yo la lesbiana’, y lo que exponía es que soy mejor porque me pongo en cuatro, hago las cosas que vos como macho nunca vas a poder hacer y con eso te mato, jaque mate. La tiraera es una burla pero al final las chicas me prefieren a mí porque también les gusta hacer otras cosas, como a mí”, dice.
[LEÉ TAMBIÉN: Visibles y organizadas: postales de una tarde de identidad lésbica]
“Si molesta es que surge efecto”, responde la cantante cuando llegan todos los ‘esto es una mierda’ desde el mundo en el que ella se metió a interpelar. Pero las críticas no sólo llegaron del ambiente del reggaetón, varias feminidades (lésbicas y feministas) mostraron también su desacuerdo, diciendo que objetivizaba a las mujeres. – Para mí una cosa es ser guarro y otra cosa es ser machista. Y creo que el machismo está justamente presente cuando el ser guarro es algo de los varones o exclusivo para los varones. Ese tipo de censura de que por ser lesbiana, que por ser mujer, no debería, ¿por qué?

Cuando le marcan que habla demasiado de sexo ella plantea que el tema es cómo se habla de sexo. De cómo pasar del “objetivizar” al empoderar. Y aunque mucha gente sigue sin verlo así, Chocolate sigue cantando:

Empecemos erradicando algunos conceptos  lo del tamaño no es clave vamos a ser honestos Ni que la tengas dura tampoco te lo apuesto Que una mujer prefiere dos dedos bien puesto

“El cachondeo, la sensualidad, encontraban resistencia en nuestros espacios. Cómo que todo bien pero yo no me voy a poner en cuatro a perrear, a muchas les daba mucho pudor, quiero pero…” Y al final de estos puntos suspensivos hay actividades como el encuentro llamado ‘el tortódromo’. En este musicalizó como Dj Chocolate y “Wow, perreo intenso”. Las cuerpas lesbianas sacudiendo para su placer y seducción, el erotismo que toma la calle y se celebra.
[LÉE TAMBIÉN: [EN FOTOS] Festival de la visibilidad lésbica en Buenos Aires]
Cuando Choco comanda las bandejas y es hora de pinchar, surge el dilema de si pasar o no los temas que desde su letra agreden. Y cuando rugen esas canciones que pueden tratar a las mujeres de sumisas: “yo me empodero, bailo y hago conmigo lo que quiero. Entonces hay una reapropiación. Yo sé lo que estás diciendo y no me interesa, lo uso de otra manera, eso que ha sido un arma de dominación lo utilizo a mi favor”.

Más que humor

‘Sátira’ no sólo da nombre al disco sino también es el concepto que une todo. La sátira como humor corrosivo atravesado por lo lúdico. Una figura retórica que puede ser creación y a la vez personaje: Chocolate como sátira de una bacanal musical que persigue lesboninfas. Como la tapa del disco, dónde la vemos hecha una novia tirada en pose de muñeca inflable con la boca llena de algo. Algo que puede ser chocolate o lo que la mirada decida. Porque así le gusta la ‘tiraera’ a esta reggatonera: – No me gusta dar los discursos cerrados porque en algún punto yo tampoco sé cómo son las cosas. Te tiro esta ficción y vos verás que haces con esto. Me gusta jugar con algo en donde la gente se queda como “y acá… ¿esto es de verdad?… ¿está bromeando?… o no”

Música nacida en la homofobia

Dembow se llama el ritmo base de casi todo los reggaetons que escuchamos. Este viene de una canción de Shabba Ranks que se popularizó en 1992. La letra dice, justamente: “ellos son gays”, señalando y apuntando con violencia y homofobia. Dem viene de ‘them’, ellos, y bow significa ‘arqueado’, otra manera de decir gay. Esta canción tuvo sus traducciones y siguió perpetuando el estigma. Pero ahora Chocolate se la apropia y con tecnología 2017 y conceptos antipatriarcales canta:

 

Bien bow, alza la mano si eres bien bow. Soy bien bow, soy bien torta y lo que piensen de mí no me importa. Te soy sincera y te la hago corta me vuá pasar la vida aquí comiendo torta. Sabrosa y sobretodo orgullosa. No vas a enseñarme a mí cómo se goza. En este recorrido de cuatro años es notable el profesionalismo que obtuvo el producto. Creció musical y discusivamente. Romina explica que como buena crecida en los ´90 le tiene mucho respeto a la idea de grabar un disco. Lo que comenzó como chiste y bocetos, ahora va encontrando una identidad, una sonoridad y se plasma en este material.

Perrea y visibiliza

Entre la detención de Higui de Jesús, lesbiana acusada de homocidio por defenderse de quienes quisieron violarla, y las razzias policiales anteriores y posteriores al Paro Internacional de Mujeres, el movimiento lésbico feminista de Argentina viene atravesando un año muy difícil.
[LEÉ TAMBIÉN: “Condenan violar la propiedad pero no el cuerpo de la mujer”]
“En general los medios no suelen visibilizar a las lesbianas, y cuando ponen que son lesbianas es como para decir “a estas no te tenés que acercar” o “las feministas radicales lesbianas”. Y cuando hay que visibilizar, en el caso de los movimiento super organizados como la Asamblea Lésbica Permanente, que armó un montón de movidas, no lo hacen”, dice Chocolate.Por todo esto Chocolate Remix reivindica los espacios colectivos de creación, mezcla de arte y activismo (artivismo) que une diseñadorxs, fotógrafxs, vestuaristas y bailarinas. Y ahora se dará el lujo de presentarse el 31 de marzo en el Centro Cultural Matienzo junto a Kumbia Queers, banda que la inspiró para su ‘lesbian reggaeton’.
[LEÉ TAMBIÉN:#8M Reprimieron y detuvieron a lesbianas: “fue una cacería policial”]
Romina Bernardo pareciera ser una especie de Jem & the Holograms en versión reggaetonera: “Tampoco sé muy bien quién es Romina Bernardo, Chocolate es el personaje con el que me permito hacer cualquier cosa. Un espacio para tomarme en serio muchas cosas y también para no tomarme en serio nada.”, dice Romina/Chocolate mientras suena su canción ‘Cómo me gusta a mí’:  

Me gusta la mujer empoderada, me gusta mucho más si se come esta empanada, me gusta esa turra de nuca rapada, me gustan mujeronas y no los cuentos de hadas me gusta cuando callas porque estás como ausente pero me gustas más cuando te pones caliente cuando pegas un grito potente y se enteran los vecinos y todos tus parientes que este par de tortas se están dando un revolcón, que están más calientes que una estufa de carbón, qué esto no es una reunión de Avon, que acá la metemos duro rico y cabrón.

Seguí a Presentes:
Twitter @PresentesTLGBI
Facebook: https://www.facebook.com/presentesLGBTI/
]]>

30 de marzo de 2017

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR