Manifestaron contra la discriminación a lesbianas y trans en Ciudad de México

En el segundo caso en este año. No hubo ningún pronunciamiento por parte del lugar que este mes lució banderas LGBT por el mes del orgullo.

23 de junio de 2022
Georgina G. Alvarez
Georgina G. Álvarez

GUADALAJARA, México. La tarde del 22 de junio en la Ciudad de México, personas trans, no binarias y lenchitudes protestaron afuera de la plaza comercial Reforma 222 por la discriminación permanente en contra de mujeres trans y lenchitudes. Durante la manifestación, dos de las personas afectadas exigieron una disculpa pública, capacitación para el personal y garantías de no repetición. A la fecha, Reforma 222 no ha respondido por ninguna denuncia en su contra por discriminación. 

La manifestación se da tras el caso más reciente. El 18 de junio, la periodista Arlen Molina y su novia decidieron ingresar a la plaza comercial para ir al baño. Venían de la Marcha Lencha y traían consigo un cartel con la palabra “amor”. Al ingresar a la plaza fueron detenidas por personal de seguridad con el argumento de que “esas expresiones no están permitidas”.

“Sólo entramos para usar el baño y comprar algo de comida. Pero luego un guardia de seguridad nos detuvo bajo el argumento de que por normativas y reglas del lugar no podíamos hacerlo. Yo dije que entramos sin un motivo de protesta, solo para usar el baño. No teníamos alzado el cartel, pero insistieron en que ‘ese tipo de expresiones no están permitidas ahí’”. Nos pareció agresivo e incluso acosador porque no dejó de seguirnos”, cuenta a Presentes, Arlen Molina. 

Pese al argumento de “no cumplir” con las reglas del lugar, el personal de seguridad nunca mostró a Arlen y su novia el reglamento en donde se estipula la norma que supuestamente rompieron.

“Nunca nos mostraron el reglamento, e insisto, no fuimos a protestar sino a usar el baño. Lo que les incomodó y les incomoda es ver a lenchitudes y mujeres trans expresarse con libertad”, sostiene Arlen en entrevista.

En este mismo lugar, ya se han suscitado actos de transfobia al sacar y negar el acceso a los sanitarios a, al menos, cinco mujeres trans. En noviembre de 2015, a Jessica, Lia y Alessa les impidieron ingresar a los sanitarios. El 15 de abril de este año, Paulette y Coletti fueron sacadas del baño del Cinemex ubicado en esa misma plaza comercial.

“Exigimos una disculpa pública, que capaciten a su personal y que no se repita”

Durante la protesta Arlen y Paulette exigieron la salida de una persona representante de Reforma 222. Pero en más de dos horas nadie del complejo comercial se acercó a ellas.

“Nos sentimos completamente ignoradas. Por eso queremos y exigimos una explicación, una disculpa pública y que capaciten a su personal para que personas LGBT, personas racializadas, personas con alguna discapacidad no vivamos algo así. Tras nuestra denuncia en redes nos dimos cuenta que esta plaza tiene muchos antecedentes de malos tratos. Por eso accionamos, para no quedarnos en silencio”, aclara Arlen. 

Reforma 222 es un consorcio comercial ubicado en las inmediaciones de la Zona Rosa, un territorio histórico en donde las personas LGBT y disidencias se reúnen. Desde el acto de transfobia de 2015 a la fecha, no emitió comunicados ni ofreció disculpas públicas. Pese a la difusión en redes sociales y medios de comunicación de las denuncias, tampoco buscó a las personas afectadas.

En su página web circula una imagen que anuncia “este es tu espacio seguro”. 

Las violencias contra lenchitudes son cotidianas

Durante la protesta parejas de lenchitudes asistieron en solidaridad y también para reclamar que viven violencias cotidianas que son invisibilizadas. Presentes conversó con ellas y esto nos dijeron.

“En un mes como este (junio) hay empresas, corporaciones que son como de “yay el orgullo, dame tu dinero” pero no quieren hablar de estas cosas, de estas violencias, de que existimos después y antes de junio. Con el descaro de locales comerciales llenos de arcoíris nos dicen no puedes usar el baño. Es importante que la sociedad comprenda que esos actos de arcoíris empresariales son inclusión forzada. Protestamos porque estas violencias siguen pasando y no quisiera dejar espacios así a otras juventudes queer” —Issa.

“Creemos que es importante venir también porque justamente ayer o antier a nosotras mismas nos discriminaron en el mercado. Nos dieron un mal trato por estar juntas, no nos dirigieron la palabra, ni nos dejaban tocar los productos que vendían. Nunca nos dijeron por qué y terminamos yendo a otro lado. Entonces, es importante hacer visible todas las violencias que vivimos porque se ven invisibilizadas por otro tipo de violencia, pero las vivimos cotidianamente” —Raquel.

«Con el descaro de locales comerciales llenos de arcoíris nos dicen no puedes usar el baño«, afirma Issa junto a Raquel, durante la manifestación en Reforma 222.

No se vale que espacios comerciales como Reforma 222 lucre con nuestra comunidad. Una comunidad que se ha formado a base de lucha, pero también de orgullo, felicidad y de seguir resistiendo y está cañón que mientras ellos cobran a marcas que este mes se pintan de colores, a nosotras nos digan de muchas formas que no podemos estar aquí” —Rebeca.

“Vimos el cartel y me hizo sentido venir porque amigas mías y yo misma he vivido lesbofobia en años anteriores aquí adentro (en Reforma 222). Una vez fue por estar besando a mi novia en el área de fastfood y un policía se acercó y nos dijo “no pueden estar encima de la otra”. Lo que pasó con las chicas el sábado no es coincidencia. Y la neta (la verdad) también vengo porque no estoy dispuesta a consumir a un establecimiento que no nos apoya y que este mes se llenan la boca de pinkwashing, cabrón, y no responden cuando nos discriminan” —Angie.

Rebeca y Angie en las protestas de Reforma 222.

“Me enteré de la marcha por tik-tok. Vine porque creo que, a cualquiera de nosotras, nosotros, nosotres nos puede pasar. Siento muy pertinente venir, reclamar que son cosas que nos pasan, como que nos acosa, nos miran de más si vamos tomadas de la mano o si nos besamos y que pueden pasar en lugares como una plaza que se dicen ser espacios seguros” —Tania

Karla y Tania durante la protesta en Reforma 222.

“Es importante levantar la voz y estar acuerpando a les compas, porque también, como personas no binarias y sáfiques, nos atraviesan todas estas violencias. Y no solamente pasa en plazas, sino que día a día hay actos de lesbofobia, de transfobia, de nb-fobia, y estar presentes es estar visible. No debemos olvidar lo que pasó aquí (Reforma 222), lo que pasó en barrio chino, lo que pasó con Natalia Lane. El chiste es no perdonar, no olvidar y seguir levantando la voz y seguir exigiendo” —Nahui.

“En el día a día tenemos que estar cuidándonos y ninguna persona tendría que estar pasando por eso. Nuestro día a día es muy diferente al de una persona cishetero y creo que es importante visibilizarlo para poder, quizá, concientizar que esto vivimos día a día. O sea, estar con miedo y cuidarnos de ir al baño, de si nos besamos, de si lo que sea, no tendría que ser la norma para nosotres” —Iván.

Nahui e Iván durante la manifestación en Reforma 222.

Denuncias con limitaciones

Los tres casos conocidos de lesb-odio y transodio en Reforma 222 han sido denunciados ante el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (COPRED). Pero las recomendaciones emitidas por el Consejo pueden ser o no acatadas por quienes han cometidos actos discriminatorios.

En México el Consejo Nacional para Prevenir y Eliminar la Discriminación y sus homólogos estatales sirven para denunciar actos de discriminación cometidos por personas servidoras públicas y también por particulares.

“Tiene limitaciones porque solo se encarga de emitir recomendaciones que, en este caso, las empresas pueden o no acatar”, explica a Presentes, la abogada Miriam Silvia Mata. Ella en este momento defiende a Paulette contra la discriminación que vivió en el Cinemex de Reforma 222 en abril de este año. 

Paulette fue discriminada en Cinemex de Reforma 222 en abril.

El acto de discriminación tiene que avanzar a un tema de daño moral pero el sistema probatorio es complejo. No es algo tangible y, además, las consecuencias del daño moral es la afectación de tus sentimientos. Entonces, un juez es quien decide qué tan afectado o no pudiste estar en ese acto discriminatorio. Y en México no existe un tabulador de afectación de sentimientos; además aún hay jueces con prejuicios, pero realmente son las víctimas las que saben lo que están viviendo. Cada uno tiene aristas distintas y trasfondos de afectación”, advierte la abogada.

Actualmente existe una iniciativa de reforma al artículo 1916 del Código Civil Federal que busca incluir a la discriminación como daño moral. La adición que se propone dice que “se presumirá que hubo daño moral cuando se discrimine por origen étnico o nacional, el género, la edad, la discapacidad, las condiciones de salud, la religión, las opiniones, las preferencias sexuales (orientación sexual), el estado civil o vulnere la dignidad humana”.

Arlen y Paulette en la protesta frente a Reforma 222.
23 de junio de 2022
Georgina G. Alvarez
Georgina G. Álvarez

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR