“No somos peligrosas, estamos en peligro”, el himno de las personas trans en la marcha 25N de Paraguay

Las personas trans pisaron fuerte este #25NPy Día Internacional de la Eliminación de la Violencia de Género. Este año, se visibilizaron a las organizaciones en defensa de los derechos de las personas trans que integran el Paro Mujeres Paraguay: las distintas violencias a las que están expuestes y la ausencia de leyes y políticas públicas para revertir la situación de abandono, discriminación y crímenes de odio. El pedido de justicia por Gabi Cabrera.

26 de noviembre de 2021
Juliana Quintana
Jessie Insfrán

Bajo el lema “Por nuestras vidas, volvemos a tomar las calles”, cerca de 1.000 mujeres trans, lesbianas, bisexuales, no binarias, campesinas, indígenas, afroparaguayas, estudiantes, neurodiversas, universitarias, periodistas, comunicadoras, docentes, investigadoras, trabajadoras sexuales, sindicalistas, artistas, bomberas y trabajadoras doméstica tomaron las calles del microcentro de Asunción.

En el 25NPy, Día Internacional para la Eliminación de la Violencia de Género, a las 17 horas, mujeres diversas se congregaron en la plaza Uruguaya. A las 19:30 salieron rumbo a la Plaza de la Democracia.

A pesar de la alerta meteorológica, la lluvia no detuvo las ganas de salir a abrazarse y plasmar las demandas encimadas unas sobre otras. En los cuerpos, en la cara, en los carteles, en el asfalto, en la piel. En la plaza Uruguaya, la gente se encontraba, se reconocía y bailaba al ritmo de la tatucada de Aireana. Pero no estaban todas: faltaba Gabi Cabrera, la joven trans que apareció muerta el 11 de noviembre a orillas del arroyo San Lorenzo. Días antes fue víctima de crímenes de odio frente ae un boliche de la misma ciudad.

También faltaron las 42 paraguayas víctimas de femicidio -34 en el país y 8 en el exterior, de acuerdo al registro Observa Violencia, del Observatorio de Igualdad y No Discriminación del Centro de Documentación y Estudios (CDE)-. El 19 de agosto de este año, el segundo de la pandemia de covid-19, se sancionó la ley de emergencia nacional por feminicidios. Esto se debió al aumento de feminicidios provocados durante la cuarentena, en la que muchas víctimas quedaron encerradas con sus victimarios. Pero todavía no recibió ningún presupuesto para la implementación de esas medidas. El Ministerio Público recibe 55 denuncias de violencia de género por día en todo el país.

Muchos fueron los nombres que aparecieron este año: “¿Dónde está Lichita?”, “Sin miedo, somos muchas sororas en la lucha”, “Mi identidad es mi derecho”, “Lili vive, ¡la lucha sigue!”. Los pedidos de justicia se amontonaban, con los rostros de las personas desaparecidas, asesinadas o fallecidas a causa de la covid-19 a causa de un Estado ausente. 

Dora Flecha, coordinadora del Frente Mujer de Paraguay Pyahurã dijo a Presentes: “Para nosotras como organización es importante este tipo de marchas en las que las mujeres podamos encontrarnos para hablar de los problemas específicos que nos afectan. Y en este caso, la violencia. El 25 de noviembre, día internacional contra la violencia de género, nosotras salimos a las calles para repudiar tanta injusticia”.

Las mujeres trans son asesinadas y la impunidad las vuelve a matar

Si bien la marcha estuvo encabezada por la diversidad de organizaciones e identidades que conforman la Articulación Feminista de Paraguay, en la primera columna de la movilización marcharon las personas trans. “Hoy volvemos a las calles para exigir justicia por Gabi y todas las compañeras trans que fueron asesinadas”, expresa Mariana Sepúlveda, de la Asociación Panambi. 

Esta fue una decisión política para visibilizar el recrudecimiento de la violencia y los crímenes de odio a los que se ven expuestas. La “transtucada” se hizo presente también por primera vez en una marcha, cantaban: “No somos peligrosas, estamos en peligro”. Paraguay no cuenta con una ley de identidad de género ni ley contra toda forma de discriminación. Además, las mujeres trans están excluidas de la Ley 5777 de Protección Integral a las Mujeres contra toda forma de Violencia

“Como mujeres trans, a lo largo de nuestras vidas sufrimos la violencia del Estado en todas sus formas sobre nuestra identidad. En Paraguay aún existen grandes desafíos en la garantía y goce de los derechos para el colectivo trans, con la persistencia de la discriminación, odio, y prejuicio. Esas actitudes vulneran los derechos económicos, sociales, culturales y hasta ambientales, y nos colocan en mayor fragilidad social”, expresan desde las organizaciones en defensa de los derechos trans en el manifiesto feminista 25NPy 2021.

Al llegar a la Plaza de la Democracia las personas movilizadas rodearon al colectivo Chakelarre, las chicas de fuego, que intervino en el espacio público con danza y teatro. La presentación del festival estuvo a cargo de Noelia Díaz Esquivel, Violeta Acuña e Yren Rotela, la primera mujer trans en ser anfitriona de las actividades artísticas en una manifestación feminista. 

“Exigimos políticas públicas reales y concretas en relación a la violencia hacia todas las mujeres, cis y trans. Que el Presupuesto General de Gastos incluya los recursos que sean necesarios para una real y efectiva aplicación de la ley de Protección Integral a las Mujeres, contra toda forma de violencia”, enunciaron desde el colectivo trans en el manifiesto. 

Los actos centrales de la noche giraron en torno al pedido de Justicia para Gabi Cabrera: tanto Casa Diversa como Panambi realizaron homenajes a su compañera, cuyo caso sigue sin ser esclarecido por la justicia paraguaya. En Paraguay, 63 personas trans fueron asesinadas desde 1989 hasta hoy. 

La articulación feminista Paro Mujeres Paraguay viene organizando las marchas 25N y 8M desde el 2017. Es un espacio colectivo de mujeres de la ciudad y del campo construido de manera colectiva y con trabajo voluntario. Reúne organizaciones diversas y mujeres autoconvocadas.

26 de noviembre de 2021
Juliana Quintana
Jessie Insfrán

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR