Otro crimen de odio en Veracruz: joven chef y emprendedor social asesinado de 20 puñaladas

Se trata del 18avo. crimen de odio que se perpetra este año en Veracruz, el estado más violento para colectivos LGBT* en México.

25 de octubre de 2021
Ana Alicia Osorio

A Miguel Ángel Sulvarán Xolo lo asesinaron dos días antes de su cumpleaños. Su familia decidió decirle adiós formando con dos globos el número 29: la cifra que no alcanzó a cumplir. Miguel Ángel pasó a ser parte de las estadísticas a las 3 de la mañana del 14 de octubre. Se trata del 18avo. crimen de odio que se perpetra este año en Veracruz, el estado más violento para colectivos LGBT+ en México. 

Lo asesinaron de 20 puñaladas y en su propia casa, con una saña que hace que a su hermano se le corte la voz. Luis Alejandro fue el último familiar en ver con vida a Miguel Ángel Sulvarán Xolo. Él lo repite una y otra vez, como si fuera algo que le pesara en el alma. “Pasé en la tarde noche, como a las 7, a la casa de mi hermano. Me abrió su roomie, le pregunté por él, me dijo que estaba en la habitación (…) los dos ( Miguel Ángel y su novio) estaban sobre la cama, viendo algo en la computadora, platiqué con él unos 10 o 15 minutos, y le dije que iba a pasar el día siguiente”, así arrancó la conversación Luis. 

Cuando se fue de la casa, dice, lo dejó acompañado de su novio, su amigo con quien vivía y la pareja de su amigo. La siguiente vez que supo de Miguel Ángel fue a través de muchas llamadas y mensajes que le decían que era urgente que fuera a su casa. Pero para entonces ya lo habían asesinado. 

Aunque muchas personas han pedido que se coloque el agravante de crimen de odio en el expediente y las leyes veracruzanas lo contemplan, hasta el momento las autoridades no lo han hecho, según indica Luis. 

Piden que se investigue como crimen de odio 

Benjamín Callejas Hernández, presidente de la Coalición LGBTTIQ de Veracruz, explicó que el crimen tiene todas las características para ser considerado como un crimen de odio por preferencia sexual. Pero existe desatención total por parte de las autoridades hacia este tema. 

En el estado de Veracruz desde 2018, el artículo 144 del Código Penal señala como agravantes “motivos de odio, derivados del origen étnico o nacional, lengua, raza, color, preferencias sexuales o identidad de género de la víctima”. 

Las asociaciones civiles y la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Discriminación (Conapred) que es un organismo público federal, solicitaron públicamente que se investigue si los estereotipos, prejuicios o estigmas injustificados forman parte del asesinato e hizo un llamado a seguir los protocolos en la materia

“Que no se vean como hechos aislados”

Sin embargo Callejas Hernández señaló que frecuentemente sucede algo similar en el estado, pues ni siquiera existe una sistematización de las estadísticas. Es decir la Fiscalía General del Estado ni siquiera sabe cuántos crímenes de odio se han presentado. La documentación la debe hacer la sociedad civil, por lo que han pedido trabajar de manera coordinada con la Fiscalía. 

“Hemos tenido mesas de trabajo, por la situación de la pandemia se suspendieron. Pero el llamado es ese, que se abran mesas de trabajo (…) Para buscar el apoyo de manera integral, que no se vea esto como hechos aislados”, aseguró el activista. 

Chef y emprendedor social

Miguel Ángel se mudó de su casa para estudiar gastronomía en Xalapa, la capital de Veracruz. Volvió a mudarse a la zona turística de Cancún para ejercer su profesión, pero la pandemia por Covid 19 lo dejó sin trabajo y le hizo regresar a su natal San Andrés Tuxtla. 

Tan solo unos meses después decidió volver a la ciudad que lo vio convertirse en un profesional de la gastronomía para empezar con un negocio. 

«Se contacta con su roomie, empiezan a realizar ventas en internet, artículos de regalos, plata, poco a poco fueron armando lo que es el proyecto, un micronegocio llamado Algarán. Mi hermano dedicó mucho tiempo, esfuerzo, desvelos, a este proyecto”, contó Luis. 

En Algarán, Miguel Ángel y su compañero de vivienda y socio, ayudaban a productores locales para vender sus artículos en un lugar establecido, por lo que su hermano contó que siempre conversaba con quienes llegaban y se involucraba en la vida de lxs demás. 

“Dentro de su vocabulario, él odiaba la palabra muerte. Siempre decía que la vida era bella y que había que vivirla al máximo, disfrutar de los pequeños, buenos y malos momentos. Tenía muchos proyectos, entre esos proyectos estaba Algarán”, dijo Luis. 

130 crímenes de odio casi sin Justicia

Ahora su hermano solo pide justicia y lamenta que a más de una semana del crimen de odio, no han declarado todas las personas que lo vieron por última vez. Eso, quiere pensar Luis, podría ayudar a avanzar el caso, pero la lentitud de la Fiscalía no lo permite. 

“La fiscalía está llevando un proceso lento, está dando no sé si tiempo a las personas que realizaron dicho acto a que escapen”, sentenció. 

Callejas Hernández dijo que la falta de justicia no es algo raro. De los 130 crímenes de odio que se han perpetrado en el estado desde 2015, se han resuelto solamente dos.

Por eso el hermano de Miguel Ángel pidió que la impunidad no se repita y que logren obtener la justicia. “No puede quedar impune, no se le puede dar simplemente carpetazo nada más y ya. Tienen que voltear a ver este tipo de casos. La justicia no tiene que estar esperando a que muchas madres como la mía entierren a sus hijos para que las autoridades hagan caso de esto”. 

25 de octubre de 2021
Ana Alicia Osorio

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR