Un mes sin Tehuel: qué se sabe hasta ahora y cómo investiga la Justicia

Se cumple un mes desde que Tehuel De la Torre fue visto por última vez. Cómo marcha la investigación judicial y cómo sigue la búsqueda del joven trans. Por qué necesitamos una justicia transfeminista y medios de comunicación diversos.

10 de abril de 2021

[Noticia actualizada el 17 de abril]

Por Soledad Mizerniuk, Victoria Rodríguez y Lucas Gutiérrez

El domingo 11 de marzo se cumplió un mes desde el último día en que vieron a Tehuel De la Torre, joven trans bonaerense, quien cumplió 22 años hace unos días. Luego de cinco allanamientos, dos detenciones, una serie de rastrillajes, fuentes de la investigación en curso aseguran: todas las hipótesis permanecen abiertas. Incluso se llegó a mencionar la posible trata de personas, a instancias de un familiar que pidió que se tenga en cuenta, aunque hasta el momento no existen pruebas en esa dirección. La carátula de la causa aún señala “averiguación de paradero”. 

Desde que el pedido de información sobre qué pasó con Tehuel empezó a difundirse, se realizaron varias marchas pidiendo por su aparición. 

Recompensa pública

El lunes 12 de marzo se conoció que el ministerio de Seguridad, a través de la Dirección Provincial de Registro de Personas Desaparecidas, ofrece una recompensa de entre pesos un millón quinientos mil ($1.500.000) pesos y dos millones ($ 2.000.000) “a quien aporte datos que permitan dar con el paradero de Tehuel de La Torre de 21 años, visto por última vez el día 11 de Marzo en #SanVicente”. La convocatoria dice que se garantizará la identidad y la confidencialidad.

El 16 de abril la fiscalía pidió la prisión preventiva de Ramos – que ya estaba detenido- por encubrimiento y falso testimonio.

Fuentes judiciales confirmaron a Presentes que en la reconstrucción del recorrido que realizó hasta donde se pierde su rastro, el 11 de marzo de 2020, se sabe: 

  • Que Tehuel salió de la casa donde vivía con su mamá y con su novia en San Vicente (provincia de Buenos Aires) y llegó al domicilio al cual se dirigía, en el barrio La Esperanza, de Alejandro Korn. 
  • Que fue a encontrarse con Luis Alberto Ramos, a quien conocía hacía tres años, porque le había ofrecido un trabajo como mozo en un evento. 
  • Que desde allí ambos se dirigieron a otra vivienda, en la misma zona, donde se reunieron con un tercer hombre: Oscar Montes (46), un chatarrero de la zona. Y luego, volvieron al domicilio de Luis. Eso es lo último que se sabe de Tehuel.
  • Un dato importante: en el celular de Ramos apareció una foto donde se ve a Tehuel con ambos, en casa de Oscar Montes.
  • En una primera instancia Ramos y Montes fueron consultados como testigos si habían visto a Tehuel y ambos lo negaron. El 23 de marzo Ramos fue detenido y Montes el 27. Ambos se negaron a declarar. 

La investigación se inició a raíz de la denuncia que se presentó por la desaparición de Tehuel en la comisaría primera de San Vicente el 14 de marzo. La hizo su novia al ver que no volvía a su casa ni respondía a sus llamadas. La causa está a cargo de la fiscala Karina Guyot, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Descentralizada de San Vicente. Fuentes consultadas acerca de si alguna de las hipótesis se vincula específicamente con la identidad de género de Tehuel, respondieron que “lo importante ahora es encontrarlo”. 

Los allanamientos

Fuentes judiciales confirmaron a Presentes que fueron cinco los allanamientos realizados hasta ahora. A partir de ellos, identificaron la presencia de Tehuel en las viviendas de las dos personas detenidas en la misma fecha y rango horario en que se pierde su rastro.

Los dos allanamientos iniciales se realizaron en la casa de Luis Alberto Ramos. La primera vez fue porque era el domicilio que el joven mencionó a su novia. El segundo, cuando se detectó que Ramos, quien había declarado como testigo, había mentido sobre el encuentro. A raíz de ese falso testimonio y por encubrimiento, la Justicia ordenó su detención. Hasta el momento, esta persona no dio más información sobre dónde está Tehuel ni qué pasó.

El tercer allanamiento se produjo en la vivienda de Montes, hoy detenido por encubrimiento y falso testimonio. El cuarto allanamiento se concretó en la casa de la novia del primer detenido. Y hubo un quinto, el jueves de la semana pasada, a raíz de un llamado al 911. En este último, se comprobó que la persona que vieron los vecinos no era Tehuel.

Entre los operativos, hubo también rastrillajes en cercanías de las viviendas allanadas. Se utilizaron métodos tradicionales y también georradares, perros entrenados de la Policía Federal y drones de alta tecnología, con la colaboración de distintos Ministerios, Gendarmería Nacional y municipios.

En los allanamientos se recolectaron diversos elementos. Aún están pendientes los resultados de las pericias, de los cuales se puede desprender información crucial. Se esperan novedades en el corto plazo.

Hay distintos teléfonos celulares secuestrados y otras piezas. También se concretaron pericias psicológicas y se esperan oficios de las empresas de redes sociales, que podrían aportar datos importantes. 

Desde el Departamento de Políticas de Género y Diversidad de la Municipalidad de San Vicente informaron a Presentes que, una semana después de la desaparición del joven, tomaron conocimiento del caso, primero a través de las redes sociales. Si bien trabajan en red con los distintos organismos y niveles del Estado frente a un caso de búsqueda de paradero, no tienen un protocolo estandarizado. “Tampoco tenemos tantos casos de desaparición de personas y, generalmente, se resuelven en pocos días”, indicaron. Hoy se encargan de realizar el acompañamiento y contención integral de la familia de Tehuel.

La ministra de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual Estela Díaz y un equipo de esa cartera también se reunieron con la familia. Este ministerio acompaña la búsqueda de Tehuel desde que tomó conocimiento de su desaparición el 18 de marzo. Una de las medidas fue armar una mesa de trabajo interministerial, con el área de género de San Vicente y con la unidad de investigación. La subsecretaria de Políticas contra las Violencias por Razones de Género Flavia Delmas expresó en un comunicado difundido desde el área de prensa: “Es importante que la causa avance con medidas que parten de la investigación”. La Directora de Intervención de Casos Críticos y Alto Riesgo Agostina Balastegui agregó que los recursos están puestos en encontrarlo y que “peritos informáticos trabajan sin descanso en la búsqueda de datos”.

Las marchas y convocatorias 

San Vicente es una ciudad de poco más de 20.000 habitantes, hoy atravesada por la búsqueda de Tehuel de la Torre. En su localidad, que no está acostumbrada a las grandes movilizaciones, ya se realizaron concentraciones donde muchas personas piden saber dónde está y que no dejen de buscarlo.

En las últimas semanas, hubo dos marchas con antorchas y otras movilizaciones para visibilizar la búsqueda de Tehuel en San Vicente pero también en Ciudad de Buenos Aires. El grupo Autoconvocades por Tehuel es uno de los que difunde y organiza algunas de ellas.

Para hoy al cumplirse un mes, se prevé una acción virtual con un un twittazo a las 11 con los hashtags #UnMesSinTehuel, #DóndeEstáTehuel y #ElEstadoYLosGobiernosSonResponsables. Por la noche, también habrá una vigilia en San Vicente. Para el lunes 12 se convoca a movilizaciones en plazas de todo el país para las 16. En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, está prevista para las 16, en la Plaza de Mayo.

Una cara de las violencias que atravesamos los varones trans”

En diálogo con Presentes, Fernando Martín, de Hombres Trans Argentinos –una organización que trabaja problemáticas de masculinidades trans– expresó: “Lamentablemente Tehuel es la cara de la invisibilidad que sufrimos los varones trans y de las violencias que atravesamos a lo largo de nuestra vida”.

“Muchas veces trabajamos en espacios violentos y trabajamos en lo que podemos y en lo que nos dejan. Se nos asigna el género femenino al nacer y somos «las locas» de la familia, hacemos la transición y la paternización sigue estando. También sufrimos la expulsión de nuestros hogares y nos violentan dentro de esos hogares”, remarcó.

Tehuel desapareció cuando iba en la búsqueda de un trabajo ofrecido. Estaba desocupado hace tiempo. Por eso en las convocatorias también resuena el reclamo de cupo laboral trans vigente. Más allá del decreto presidencial que en una decisión histórica reserva el 1 por ciento del sector público a personas trans, en el Congreso existe un proyecto de ley nacional de inclusión laboral travesti trans de alcance más amplio y enfoque integral, que espera su tratamiento y por el que las organizaciones vienen reclamando. 

“Las transmasculinidades también tenemos dificultades en acceder al sistema laboral. Nos filtran en los exámenes preocupacionales si es que tenemos un «cispassing» (si estamos hormonados). Pero no todos los compañeros están en ese proceso y a lo largo de esa transición se sigue produciendo exclusión.Trabajamos en lo que podemos y en lo que nos dejan y claramente Tehuel es una víctima de eso, porque muchos tenemos suerte o nos violentaron y la podemos contar pero este no es el caso”, dijo Fernando Martín.

“Tehuel estaba buscando trabajo y ahí hay otra vulneración de derechos: no tener un trabajo digno, formal. Un chico pobre y trans. Toda esa interseccionalidad lo atraviesa”, analiza Thatiana Carmona, activista e integrante de Mujeres Trans Argentina (MTA). 

Andrea Rivas es presidenta de la Asociación de Familias Diversas de Argentina (AFDA). Dice que la identidad de Tehuel no puede ser separada de cómo se le truncaron sus posibilidades de un proyecto de vida mejor. “Este contexto es de alta vulnerabilidad y la precarización del acceso al trabajo para las personas trans habla de una desigualdad estructural para determinadas identidades. Esto significa que acá hay una expulsión de las identidades trans de los lugares de trabajo y estudio. Y eso se repite en cómo los medios lo trataron y en la investigación. Por eso luchamos por una ley de cupo laboral trans”.

Sin lugar para la búsqueda de Tehuel en la TV transodiante

La mayoría de los grandes medios de comunicación ya no muestran su foto en la portada de sus webs ni en los horarios centrales de la programación. A fuerza de militancia, el tema resiste en las redes sociales y se abre espacio en los huecos del horario central.

A mediados de marzo, cuando se conoció que su familia buscaba al joven trans, algunas coberturas fueron violentas por varios motivos y no respetaron su identidad de género. 

“Estamos preocupades. Si bien tenemos una ley de identidad de género hace ya casi 9 años, algunos medios todavía no saben cómo tratar o nombrar y no les importa si están siendo violentos. Como activista y militante por nuestros derechos es importante que nos nombren como corresponde. Y más en estas situaciones”, marcó Thatiana Carmona.

Y resaltó que no se tratan de la misma manera las búsquedas de una persona cis y de de una trans. “No hay una profundización del tema. Entonces el rol que toman ciertos medios de comunicación hace que la sociedad adopte esos discursos y estereotipos y los siga profundizando”.

Para Andrea Rivas, “hubo una patologización, una mirada de desconfianza. Ésa fue la cobertura que vimos en la mayoría de los medios que después, rápidamente, dejaron de acompañar la búsqueda de Tehuel. Fueron muy pocos los medios que trataron una identidad trans con los derechos que tiene y con el respeto que deben tener, sobre todo en las vulnerabilidades que se viven, más en este contexto. Hubo un abandono de Tehuel y falta de acompañamiento”. 

El ejercicio es simple: ¿qué pasa cuando la persona en riesgo es cisgénero y qué pasa cuando es transgénero? “Hay que tener en cuenta todas esas cuestiones para poder abordar la problemática. No tenemos que caer en que (Tehuel) es una persona desaparecida. Sino que es una persona que ha vivido a lo largo de su vida múltiples violencias, es una persona trans, pobre, de un barrio popular. Queremos que se trabaje desde una perspectiva de derechos pero también de diversidad”, dice Carmona. 

Por una Justicia transfeminista

Carmona y Rivas coinciden en que es necesario seguir de cerca el accionar de la Justicia y exigir respuestas prontas. “La Argentina tiene un marco normativo de protección de Derechos Humanos de las personas LGBTQA+ que, la verdad, se ve muy truncada en su operatividad por la falta de una Justicia transfeminista. La investigación en el caso de Tehuel está reclamando una urgente construcción de un paradigma jurídico transfeminista que haga operativa la defensa y la protección de nuestros Derechos Humanos”, remarcó la presidenta de AFDA.

La integrante de MTA insistió con la importancia de un sistema judicial que contemple las situaciones que viven las personas trans y travestis a lo largo de su vida. “La sociedad y las organizaciones sociales tenemos la obligación y la oportunidad para pedirle al Estado y a la Justicia que investiguen como corresponde, desde una perspectiva transfeminista. Para nosotres esas herramientas son fundamentales”, dijo.

Para Rivas el concepto de Justicia no se resume en el Poder Judicial sino que involucra, también, al entramado que participa del diseño de los procesos legales, las facultades de derecho, las doctrinas jurídicas, les abogades y sus colegios. “En ese proceso entran en juego los privilegios. El sistema oprime y abandona a los más vulnerables, en este caso a las identidades trans. No hay justicia para una persona vulnerable. Si vos te fijás en los sistemas judiciales, depende de tu clase social, también se responde de manera diferente”, insistió. 

Rivas hizo un llamado a los movimientos sociales y a la sociedad: “Entre feminismos y activismos tiene que haber un gran impulso cuando una identidad trans o no binaria sufre, desaparece o vive una situación como la de Tehuel. Creo que falta esa interpelación. Creo que a Tehuel le falta todavía y ojalá que en estos días se sumen más movimientos sociales a esta búsqueda, todavía hay tiempo de hacerlo”.

Para aportar datos

La última vez que vieron a Tehuel, estaba vestido con un pantalón gris, una camisa manga corta blanca y una campera azul, gorra y zapatillas azules. Tiene contextura robusta, tez blanca, cabello corto de color oscuro y mide alrededor de 1,56 metros.

Quien tenga alguna información sobre su paradero, comunicarse con la UFI Descentralizada de San Vicente: por teléfono al 0221-429-3015 o por mail en perdes@mseg.gba.gov.ar. También se puede llamar al 911. 

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR