Asesinaron a otra trans en El Salvador: 3 transfemicidios en menos de un mes

Victoria Pineda era una trans de 44 años. Fue asesinada con saña el sábado 16 de noviembre en El Salvador.

19 de noviembre de 2019

Por Paula Rosales, desde San Salvador

El asesinato de Victoria Pineda, una mujer trans de 44 años, así como las marcas de brutalidad que presentaba su cuerpo, ha levantado las alarmas en El Salvador. En menos de un mes ya se reportan tres crímenes contra la población trans. 

A Victoria la asesinaron con saña en la madrugada del sábado 16 de noviembre, en una calle del cantón Cara Sucia, en el municipio costeño de Francisco Menéndez, departamento de Ahuachapán, 113 kilómetros al oeste de San Salvador. 

El cuerpo sin vida fue abandonado en medio de la calle. Lo encontraron desnudo, con la cabeza cubierta de troncos y una llanta de automóvil. Fuentes de la policía señalaron que su rostro fue desfigurado por golpes con piedras. 

Las organizaciones defensoras de los derechos LGBTI están gravemente preocupadas por el incremento de las violencias. Entre enero y noviembre de 2019 se reportan siete asesinatos en contra de esta población trans.

Para Bianka Rodríguez, directora de la organización Comunicando y Capacitando Mujeres Trans – COMCAVIS TRANS, los asesinatos fueron cometidos por razones de odio a la identidad y expresión de género de las víctimas.

“El cuerpo de Victoria fue encontrado completamente desnudo, bajo un simbolismo de las manos abiertas como en señal de crucifixión. Tenía una llanta con troncos en sus manos, la llanta es como que simula la corona (espinas)”, expresó Bianka a Presentes, haciendo una comparación del Cristo en la cruz.

Presentes solicitó información a la policía del cantón Cara Sucia pero expresaron no estar autorizados para dar detalles.

Anahy Miranda Rivas de 27 años de edad fue asesinada la madrugada del domingo 27 de octubre sobre una concurrida avenida de San Salvador. El 9 de noviembre, Jade Camila Díaz, activista trans, fue encontrada muerta en el departamento de Morazán, al noreste de El Salvador. 

LEER MÁS: Asesinaron a una activista trans: segundo crimen de odio en dos semanas en El Salvador

Días después, la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) expresó «su repudio y profunda consternación» ante el asesinato. «Jade, junto a la organización COMCAVIS Trans, defendía incansablemente los derechos de las personas LGBTI y recientemente participó en las consultas para la construcción del capítulo nacional del Marco Integral Regional para la Protección y Soluciones (MIRPS) de El Salvador», informó esa agencia.

La ACNUR llamó la atención sobre «hacer las investigaciones necesarias y evitar que presuntos crímenes de odio queden en la impunidad. Esto, según los compromisos presentados por el gobierno salvadoreño durante la reciente reunión del MIRPS en México, y en línea con los compromisos asumidos en la Declaración de la Ciudad de México”, adoptada días atrás.

LEER MÁS: Asesinaron a una trans de 27 años en San Salvador

Gobierno en silencio 

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, no se ha pronunciado por estos crímenes en contra de la población LGBTI, pese a las presiones en las redes sociales, una de las herramientas que utiliza el mandatario para informar acerca de su gobierno. 

Bukele, que asumió su gestión el 1 de junio, suprimió a pocas horas de iniciar su período cinco Secretarías de Estado, entre ellas la de Inclusión Social, que atendía a poblaciones vulnerables y LGBTI.

LEER MÁS: Intentaron asesinar a una adolescente trans en El Salvador

Dentro de la Secretaria de Inclusión Social se desarrolló la primera Dirección de Diversidad Sexual que promovía la erradicación de la discriminación por orientación sexual e identidad de género en la administración pública. La decisión de Bukele fue trasladarla hacia el Ministerio de Cultura la dirección de diversidad, generando el rechazo de la población LGBTI.

“Para nosotras es una alarma, no sabemos porque se están dando los móviles de estos asesinatos. Es terrible que ninguno de los órganos del Estado ha brindado ningún tipo de declaraciones. Estos asesinatos son invisibles para el Estado, porque no adopta ninguna postura”, señaló Bianka.

LEER MÁS: Crímenes de odio siguen impunes en El Salvador: exigen investigarlos

En 2018, el país registró una tasa 50,3 homicidios por cada 100.000 habitantes, una de las más altas del mundo.

La ministra de Cultura, Suecy Callejas, publicó en su cuenta de Twitter un mensaje sobre la violencia en general, pero sin referirse a la población LGBTI.  “Condenamos la violencia social, en especial aquella que ataca a las poblaciones más vulnerables. Estamos trabajando para esclarecer las causas de los recientes homicidios”, expuso la ministra en su cuenta personal. 

19 de noviembre de 2019

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR