Asesinaron a una activista trans: segundo crimen de odio en dos semanas en El Salvador

Con este asesinato ya se contabilizan seis crímenes de odio en lo que va del año 2019 en el país centroamericano.

9 de noviembre de 2019

Por Paula Rosales, desde San Salvador

[Noticia actualizada el 12 de noviembre]

Jade Camila Díaz fue encontrada muerta el sábado 9 de noviembre flotando debajo de un puente del río Torola, en el departamento de Morazán, al noreste de El Salvador, informaron desde la Policía. Con este asesinato ya se contabilizan al menos seis crímenes de odio a mujeres trans en lo que va del año. Dos de ellos, el de Jade y el de Anahí Miranda, se perpetraron en las últimas dos semanas.

Jade, de 27 años de edad, era una activista comunitaria. Integró parte de la Asociación Manos en Acción, una organización del departamento de Morazán, nacida para fortalecer a la población LGBTI sobre sus derechos. La asociación forma parte de la mesa permanente junto a instituciones del Estado en Morazán.

Jade fue reportada como desaparecida el jueves a las 18 horas en la zona rural de Lolotiquillo, donde vivía. De acuerdo con el reporte policial, una mujer que no se identificó reportó a la unidad de emergencias del 911 el hallazgo de un cuerpo en el afluente, por lo que los oficiales se dirigieron a la zona y localizaron el cadáver. 

“El cuerpo tenía una soga en la cintura con una piedra”, dijo a Presentes un agente policial de Morazán, y no quiso agregar más detalles. El cuerpo fue encontrado entre el límite de los municipios Osicala y Meanguera. 

La fiscalía informó sobre el hallazgo del cuerpo de Jade, pero sin dar mayores detalles.

 

[LEE TAMBIÉN: Asesinaron a una trans de 27 años en San Salvador]

El crimen de Díaz ha causado preocupación entre la población trans de la zona oriental del país, ya que en octubre una adolescente trans fue acuchillada en las calles del departamento de San Miguel.

“La violencia transfóbica se ha desatado y eso nos hace sentir vulnerables”, dijo a Presentes Tatiana Molina, defensora de derechos humanos LGBTI y amiga de Jade.

El 11 de noviembre, la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) expresó «su repudio y profunda consternación» ante el asesinato. «Jade, junto a la organización COMCAVIS Trans, defendía incansablemente los derechos de las personas LGBTI y recientemente participó en las consultas para la construcción del capítulo nacional del Marco Integral Regional para la Protección y Soluciones (MIRPS) de El Salvador», informó esa agencia.

La ACNUR además hizo un llamado a las autoridades pidiendo «hacer las investigaciones necesarias y evitar que presuntos crímenes de odio queden en la impunidad. Esto, según los compromisos presentados por el gobierno salvadoreño durante la reciente reunión del MIRPS en México, y en línea con los compromisos asumidos en la Declaración de la Ciudad de México adoptada una semana atrás.

[LEE TAMBIÉN: Crímenes de odio siguen impunes en El Salvador: exigen investigarlos]

Discriminada por su identidad

Jade trabajó en restaurantes del departamento de Morazán, atendiendo clientes, pero desde que realizó su transición hormonal femenina hace dos años no logró emplearse más. Sin más opciones de empleo, tuvo que ejercer el trabajo sexual en las calles de San Miguel.

“Me dijo que cuando trabajaba con apariencia de chico gay no tenía ningún problema, pero cuando hizo su transición a mujer trans fue rechazada en los trabajos. Se quejaba que le ponían excusas y no la quisieron contratar más”, dijo Tatiana.

Jade sentía temor de salir a las calles después del ataque cometido en contra de una adolescente trans ocurrido en la misma avenida en donde trabajaba en el departamento de San Miguel.

[LEE TAMBIÉN: Intentaron asesinar a una adolescente trans en El Salvador]

El Estado, en silencio

La Asociación Solidaria para Impulsar el Desarrollo Humano (ASPIDH) Arcoiris Trans denunció “la ola de violencia y asesinatos cometidos a nuestras compañeras trans en El Salvador”, expresó la organización en sus redes sociales.

La organización Comunicando y Capacitando a Mujeres Trans (COMCAVIS TRANS) demandó al Estado realizar “una investigación inmediata y diligente de los hechos y que emprenda medidas urgentes que garanticen la protección de personas LGBTI”.

Nayib Bukele, que asumió su mandato el 1 de junio, suprimió a pocas horas de iniciar su período cinco Secretarías de Estado, entre ellas la de Inclusión Social, creada en 2009 por el entonces partido de izquierda Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN). Su trabajo estaba centrado en avanzar en materia de derechos y desarrollo de personas LGBTI. Al cierre de la nota el gobierno no había emitido ningún mensaje sobre el asesinato de Jade.

En 2018, el país registró una tasa 50,3 homicidios por cada 100.000 habitantes, una de las más altas del mundo.

[LEE TAMBIÉN: Frida Sofía, la trans que peleó contra las adicciones en los barrios populares de San Salvador]

9 de noviembre de 2019

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR