#Córdoba Piden justicia por un intento de travesticidio

A cuatro años del ataque salvaje a Gabriela Jazmín "la Mazzoco" Astrada, marchó junto a activistas y compañeras en Carlos Paz para exigir que se investigue el caso.

14 de diciembre de 2018

Por Casandra Sandoval, desde Carlos Paz.

Junto a amigas trans y travestis, organizaciones sociales, políticas y de la diversidad, Gabriela Jazmín Astrada encabezó una marcha por las calles de Carlos Paz para exigir que se esclarezca la agresión transodiante que sufrió hace cuatro años y que la dejó casi al borde de la muerte. Aun hoy, los culpables están libres.

La medianoche del 31 de diciembre de 2014, “La Mazzoco” –como la llaman sus amigas- fue atacada en la esquina de Resistencia y San Martín, zona de prostitución. Allí, un grupo de hombres y mujeres la atacó hasta dejarla al borde de la muerte: la golpearon y patearon en todo el cuerpo y la cortaron con una navaja. Ella perdió el conocimiento en medio de la golpiza y se despertó en el hospital público de la ciudad de Córdoba. Estuvo cinco días en coma, le habían partido el cráneo y quedó postrada mucho tiempo.

“Hace cuatro años que sufrí semejante golpiza y hasta el día de hoy no sé quiénes fueron los que me atacaron”, contó Gabriela Jazmín, que marchó con un vestido largo blanco manchado de sangre y con alas de mariposa en la espalda. Y habló de las secuelas que aún tiene: “No tengo olfato, no siento el gusto a nada, tengo la mitad de la cabeza cosida y una prótesis, acá pueden ver un hueco todavía –en la cabeza-, tengo un corte en la pierna derecha, operada del pulmón también de los golpes con fierros, palos, piedras, estuve tres meses en silla de ruedas sin poder hablar ni ver, sin poder recordar”.

“No investigaron nada”

El principal reclamo es que, a cuatro años del hecho, la justicia no emitió ninguna respuesta. Según la abogada Liz Silvestre Machado, la Fiscalía Nº1, a cargo del fiscal Gustavo Marchetti, prácticamente desconoce el caso y, además, no investigó bien. “Desde un comienzo, los procedimientos fueron mal realizados. Por ejemplo, cuando la llevaron a internar nadie tomó las muestras, por ejemplo, de debajo de las uñas para hacer estudios de ADN. De ahí para adelante, todo se hizo sin seriedad y no para buscar la verdad”, dijo a Presentes.

Y agregó que recién en 2016 se hizo una pericia sobre materiales recogidos en la vía pública: “Pelos y sangre que supuestamente no coincidían con la víctima, pero que obviamente estaban contaminados. No puede nunca ser una prueba única y excluyente en términos de investigación. Se excusaron de no haber investigado porque no estaba la querella, como si fuera mi obligación. La querella es un acompañamiento en la investigación, pero no es mi obligación. Es la suya. También pedí copias del expediente y hasta el día de hoy no tuvimos respuesta. Por eso es que hoy también presentamos un pronto despacho”.

Otro de los pedidos que hizo la defensa de Gabriela Jazmín es que le cambien la calificación legal: “Le pusieron ‘lesiones graves’. Pero a Gabriela no le pegaron para robarle, le pegaron para matarla. Entonces claramente esto es una tentativa de homicidio agravado por la alevosía”, explicó la abogada.

Una marcha histórica

Fueron alrededor de 50 personas marchando por las calles céntricas, desde la Municipalidad hasta la Fiscalía Nº1, que lleva el caso. El colectivo LGBTIQ de Córdoba consideró histórica la movilización, que fue la primera en Carlos Paz, una ciudad que tiene varios antecedentes de ataques y burlas al colectivo LGBT y especialmente a las travestis y personas. A pesar de eso, las identidades disidentes ocupando el espacio público, gritando, enfurecidxs, denunciando y exigiendo justicia.

LEER MÁS Florencia de la V respondió a los dichos transfóbicos: “Hay una ley que me ampara”

Al grito de “fiscal, fiscal, no te hagas el boludo, te vamos a escrachar hasta que muevas el culo”, marcharon lxs integrantes de Ammar Capital Córdoba, Ser Trans, Putos Peronistas, Ni una menos Villa Carlos Paz, Pan y Rosas, Centro Trans Villa Cornú, Descamisados y el MOK (Mano de obra Kirchnerista).

Emiliano Capovilla, un chico trans integrante del Ni una menos que participó de la marcha remarcó que las expectativas sobre el trabajo del fiscal Marchetti son muy pocas: “Es de público conocimiento que está imputado por violencia de género por su ex pareja. Si a esto sumamos un Estado demagógico que tiene un espacio llamado Casa de la mujer donde supuestamente asisten a las víctimas pero que no cuenta con presupuesto, ni profesionales capacitados para acompañarlas. Y una ausencia de refugios para las mujeres y disidencias que se ven en la urgencia de alejarse de sus golpeadores. No se trata de un Estado ausente. Son visibles sus prioridades y la lectura machista que tienen sobre los acontecimientos vinculados a la violencia de género y su no voluntad política de erradicarlos. Deja claro que nuestras vidas no son importantes. Pero si quieren ir a hacer talleres de costura pueden llegarse ahí”, ironizó.

Antes de ingresar a la fiscalía con su abogada, “La Mazzoco” concluyó: “Hoy también vengo a marchar por todas mis compañeras en Carlos Paz que son de mente cerrada. A mí me vinieron a matar, pero estoy viva y lo puedo contar”.

14 de diciembre de 2018

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR