Santiago Magariños: “El colectivo travesti-trans está dando una batalla revolucionaria"

Lleva más de una década actuando. Este verano ganó el premio Estrella de Mar como Mejor Actor Revelación subió al escenario y sorprendió con su pedido de #JusticiaxDianaSacayán y #BastaDeTravesticidios.

16 de marzo de 2018

Por Paula Bistagnino Santiago Magariños lleva más de una década actuando y este verano la rompió en Mar del Plata en la obra “El ardor”: ganó el premio Estrella de Mar como Mejor Actor Revelación y cuando subió al escenario –después de dedicarle el premio a sus padres y su novio- sorprendió con su pedido de #JusticiaxDianaSacayán y #BastaDeTravesticidios en La TV Pública. “Cuando me nominaron pensé en qué podía decir si ganaba. Y sentí que esa oportunidad de salir en vivo para todo el país no podía desaprovecharla. ¿Cuántas veces escuchamos en los medios hablar de travesticidios y transfeminicidios? ¿Cuántas veces se habla en la tele de Diana Sacayán?”, dice el actor, que antes de eso ya había hecho una campaña entre sus colegas para visibilizar el juicio por el asesinato de la activista travesti. Porteño, hijo de dos profesores de literatura, su sensibilidad artística y espiritual creció con él y desde muy chico empezó a formarse como actor mientras estudiaba en la Escuela Popular de Belgrano. “Mis viejos siempre fueron gente muy abierta, muy linda, amante del arte…”, dice Santiago, que no tuvo que luchar para seguir su vocación actoral. Formó parte de Para vestir santos y de Medea, dirigido por Pompeyo Audivert y Cristina Banegas. También trabajó en Disney como protagonista de una serie infantil con un mensaje ecológico; hizo Teatro x la identidad; fue un adolescente con VIH en una tira de Fundación Huésped y participó en el documental “La educación prohibida”. Fue nominado al Martín Fierro por su rol de un adolescente gay en En terapia y este verano ganó el premio de Mejor Actor Revelación por su papel en El ardor, dirigido por Luciano Cáceres, que también actúa en la obra junto a Valentina Bassi y Joaquín Berthold.

-¿Cuánto pesa la historia a la hora de elegir un trabajo?
– Los actores no siempre podemos elegir. Pero sin duda busco e intento que la historia me cierre por algún lado. No quiero poner el cuerpo para dar un mensaje que no me interesa. Sí confío en que uno conecta con determinadas cosas y las cosas van apareciendo. Le encuentro más sentido al arte y a la actuación si tienen algo para contar, si tiene un mensaje para dar y para tocar y movilizar al otro. Llegar a la conciencia del otro. Eso me hace sentir mejor. Y aunque me toque hacer algún producto un poco más capitalista o frívolo, mi compromiso con la conciencia social, con la ecología o con distintas causas sigue estando en mí y no dejo de hacer otras cosas.
-¿Sentís que por ser actor tenés un compromiso extra de poder usar ese lugar para decir cosas?
-Yo no creo que sea una exigencia pero sí valoro a quienes lo hacen porque creo que uno tiene, por ser conocido, una herramienta, muy poderosa. Entonces cuando empezás a llegar a más gente está buenísimo usar eso para comunicar y para visibilizar temas y causas que no están en los medios hegemónicos. A veces me duele porque no puedo comprender cuando un artista no lo hace. Pero respeto todos los caminos y cada uno elige. Yo lo hago porque lo siento así y porque tiene mucho más sentido para mí mi camino si va de la mano de esta integración.  No soy un activista de un tema sino que intento ser parte de las cosas que me interesan y por las que creo que vale la pena luchar, y para también apoyar a las personas que hacen un trabajo que merece ser conocido.  
[LEE TAMBIÉN: “El travesticidio, último eslabón de violencias diarias contra travestis y trans”]
-Tenés un activismo también en las causas LGBTI y promoviste una campaña entre tus colegas artistas de “Justicia por Diana Sacayán”. ¿Cómo nació ese compromiso sin ser un militante?
-Creo que tiene que ver con crecer y darte cuenta de que no entrás en ese binarismo que te rodea. Sin duda influyó mi orientación sexual, que es súper abierta: ahora estoy en pareja con un chico hace más de tres años ya. Pero no me gusta ponerme a mí mismo la etiqueta y decir que soy gay, porque no es mi necesidad categorizarme. Leía el otro día la nota que le hicieron ustedes en Presentes a Benito Cerati que decía esto también. Creo que por suerte eso está cambiando también y que está buenísimo: el poder correrse de las etiquetas. Y creo que es parte de esa revolución que está generando el mensaje del colectivo travesti-trans: deconstruirse, correrse de las etiquetas y preguntarse dónde uno se para y qué hay detrás de eso que uno cree que es. Para descubrir que esa etiqueta es algo que muchas veces nos ponen los otros porque los ordena a ellos.
-También cuando recibiste el premio como Mejor Actor Revelación tus palabras fueron #JusticiaxDianaSacayan y #BastaDeTravesticidos.
-El colectivo travesti-trans que está dando la batalla más dura de todas, plagada de violencia y discriminación, pero que por eso mismo es tan revolucionario: porque contra todo eso están trayendo un mensaje de verdad iluminador. Son muchos años: pasaron Lohana Berkins y Diana Sacayán, están Susy Shock y Marlene Wayar. Está el Archivo de la Memoria Trans… Y están todas las chicas que están siempre y que luchen todos los días. Yo a veces lxs escucho y se me pone la piel de gallina, me atraviesa, me conmueve, me sensibiliza, me hace mejor, me genera amor, las quiero abrazar, las quiero acompañar. Quiero estar con ellas. No por lo que yo les puedo dar sino por lo que ellas me están enseñando a mí. Porque el mensaje urgente es que no las maten, obvio, pero el mensaje es mucho más profundo: no están pidiendo que las acepten, están pidiendo un cambio de paradigma: que cambie la educación, que cambien las categorías, que cambie estructuras y conceptos en los que vivimos y nos organizamos.
[LEE TAMBIÉN: Archivo de la Memoria Trans: “Ésta se fue, a ésta la mataron, ésta murió”]
-¿Sos optimista en el cambio que trae esta lucha?
-Sí, yo confío y espero que esta sea una etapa de lucha y que un día no la necesitemos más. Pero hay que atravesarla y creo que las cosas están cambiando. Y es terrible porque va a seguir habiendo travesticidios y discriminación, persecución y noticias espantosas como vemos siempre. Las personas travestis y trans están saliendo de marginalidad y periferia por su propia lucha, porque se están ganando ese espacio contra una sociedad que se los negó y me parece que su protagonismo va a crecer hasta el lugar en el que tiene que estar. Y va a ser central en una sociedad del futuro en la que confío, porque nos estamos dando cuenta, nos dimos cuenta, de que el patriarcado llegó hasta acá y que nos condujo a un mundo horrible. Yo no dejo de emparentarlo y ponerlo en paralelo con la destrucción del medio ambiente y creo que el cambio de paradigma va a ser desde estos dos lugares. Creo que estamos asistiendo a un momento de la humanidad evolutivo, que es un cambio que nos trasciende y que nos va a trascender. Y del que el feminismo y en especial la lucha travesti-trans son protagonistas.]]>

16 de marzo de 2018

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR