Discriminación en un boliche: "Este lugar no es para ustedes"

Dos estudiantes de comunicación social y militantes del Frente de Organizaciones TLGBI denunciaron que fueron discriminados por su orientación sexual, en el bar Rey Lagarto de La Plata. Contaron que los insultaron y empujaron hasta sacarlos a la calle. Desde el bar negaron que la expulsión se haya fundamentado “en la orientación sexual de lxs involucrados”.

15 de septiembre de 2017

Informe: Gabriela Zampedri  Dos estudiantes de comunicación social y militantes del Frente de Organizaciones TLGBI (travestis, lesbianas, gays, bisexuales e intersex) de La Plata, Berisso y Ensenada denunciaron ante el Instituto Nacional contra la Discriminación, el Racismo y la Xenofobia (INADI) que fueron discriminados por su orientación sexual en el bar Rey Lagarto de La Plata. Contaron que los insultaron y empujaron hasta sacarlos a la calle. Desde el bar negaron que la expulsión se haya fundamentado “en la orientación sexual de lxs involucrados”. El viernes 8 de septiembre, Martín (21) y Toni (23) fueron con amigxs al bar Rey Lagarto, en calle 45, en el centro de La Plata. “Entramos y compramos una birra. Cuando fui a devolver a la barra el envase de la botella, me quedé charlando con un chico. Tomamos algo y nos dimos un par de besos”, cuenta Toni a Presentes. Después fue al baño con su amigo Martín. “Ahí sufrimos la primera agresión: el patovica que estaba en el baño empezó a gritar que nos teníamos que ir. No sabíamos si nos hablaba a nosotros o a todos los que estaban ahí. Hasta que nos agarró fuerte del brazo y nos advirtió: ‘Les dije que se tenían que ir. Este lugar no es para ustedes’. Ya hablaba en un tono más violento”. Los chicxs cuentan que volvieron a la barra a contar a los amigxs lo que había pasado. “Pedimos una cerveza y la persona que trabaja en la barra me dijo que yo no le podía andar gritando. Empezó a generar una situación que no era tal, como diciéndome que le estaba faltando el respeto. Ahí nos dimos cuenta de que estábamos rodeados. Cuatro patovas nos empezaron a insultar y empujar hacia la calle”, recuerda Toni. “En cuestión de segundos -dice Martín- me agarró uno de seguridad y me llevó hacia la puerta. Después uno más grande me frenó en la puerta, me empujó en seco y me hizo caer al piso”. Cuando preguntaron cuál era el problema, “el patovica decía que me habían visto chapar. Que estaba todo bien, pero que si lo quería hacer me fuera al boliche de al lado, que supuestamente es para gente de la diversidad sexual”.  Y agrega: “Un grupo de chicxs que estaban viendo lo que pasaba empezó a seguir al agente de seguridad. Le pedían que nos soltaran. Cuando llegaron a vereda, antes de cerrar la puerta, el patovica nos dijo: “Ustedes, putos de mierda, tienen que ir al lado”, contó Martín. Presentes se comunicó con los dueñxs de Rey Lagarto Bar. Dijeron que no quieren hacer declaraciones “respecto a lo sucedido”.

[LEER MÁS: Denuncian discriminación a una joven trans en un boliche de Mar del Plata]

La denuncia ante el INADI

Eligieron no hacer la denuncia en la comisaría. “Sabemos que la policía es un gran aparato que lo único que logra es revictimizar y estigmatizar a la víctima y no resuelve nada”. El lunes 11 de septiembre hicieron la presentación ante el INADI.

“Ser p.uto es una identidad política”

Toni y Martín se conocieron militando en el Frente de Organizaciones TLGBI. Toni nació en Tres Algarrobos, al noroeste de la provincia de Buenos Aires. Hace cuatro años se mudó a La Plata donde estudia Comunicación Social y trabaja en la Dirección de Diversidad sexual de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata. “Me defino como p.uto porque es una identidad política. Ser gay para mí remite a una condición neoliberal de lo que es la homosexualidad. Ser p.uto es una cuestión de clase. Porque el p.uto es negro, pobre y, por, sobre todo, porque serlo es un insulto.” Martín también estudia comunicación. Dice: “Soy homosexual, soy gay, soy orgullosamente p.uto y maricón que son dos palabras que habitualmente se usan para insultarnos. Soy orgullosamente puto y maricón porque como decía Carlos Jáuregui, para mí el orgullo es una respuesta política.”
[LEER MÁS:  Le prohibieron entrar a un boliche porque su pelo no era “femenino”]

Los comunicados

“No es un caso aislado. Se inscribe en la seguidilla de actos discriminatorios en varias ciudades del país desde que asumió este gobierno. Estamos organizando una intervención en la puerta del local  que consistirá en una besada diversa y entrega de folletos informativos para dar visiblidad a nuestras identidades disidentes”, expresó en un comunicado de repudio el Frente Organizaciones TLGBI de La Plata, Berisso y Ensenada. Ese mismo día, en su página de Facebook, el Bar Lagarto publicó un comunicado diciendo que “los hechos ocurridos el viernes no se fundamentan en la orientación sexual de los involucrados. Rey Lagarto Bar adhiere a la lucha por los derechos de la comunidad TLGBI y repudia la violencia y vulneración de los mismos. eEstas acusaciones desprestigian un espacio cultural de la ciudad que se preocupa y se ocupa en la promoción y el respeto de los derechos de todas las expresiones e identidades sexuales”.   El comunicado de Rey Lagarto Bar generó polémica. Entre los comentarios que respondieron a la publicación hay testimonios de personas que dicen haber sidx violentadxs por el personal de seguridad del lugar por diferentes cuestiones, entre ellas, orientación sexual y género. Algunxs en cambio adhieren al comunicado y cuentan que en el bar “se respira libertad” y es un lugar en donde tratan al público con respeto. Otrxs comentan que nunca vivieron situaciones de discriminación y descreen de la versión de Martín y Toni. Algunos casos se refieren a ellxs en forma discriminatoria. “Me parece que el comunicado no esclarece nada, por el contrario, abrió las puertas a mucha más discriminación. Muchas personas que van al bar asocia nuestros discursos a la locura, a la prostitución o a la droga. La gente comentaba que si nos echaron era porque seguramente estábamos teniendo sexo en el baño, porque estábamos tomando merca, que estábamos locos o que algún quilombo habíamos hecho. Siempre nuestra palabra es deslegitimada por la construcción de esos discursos que refuerzan la violencia” dijo Tony.]]>

15 de septiembre de 2017

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario