#8M "Campesinas, indígenas y trans somos muy violentadas"

Miles de mujeres salieron a las calles en una jornada histórica para las movilizaciones de los últimos años. También hubo un paro de organizaciones frente a la fiscalía para pedir justicia por los asesinatos de mujeres trans. En el cierre del acto central, se reclamaron dos leyes: antidiscriminación y de identidad de genéro.

9 de marzo de 2017

En Asunción, miles de mujeres salieron a las calles en una jornada histórica para las movilizaciones de los últimos años. También hubo un paro de organizaciones frente a la fiscalía para pedir justicia por los asesinatos de mujeres trans. En el cierre del acto central, se reclamaron dos leyes: antidiscriminación y de identidad de genéro.

Por Erwing Augsten Szokol, desde Asunción

Fotos: Verónica Duarte La agenda del 8M en Paraguay se inició muy temprano y fue agitada, con actividades en distintos puntos del país. Todas ellas, bajo el lema bilingüe guaraní/castellano ¡Ore rembiapo ndovaléiro. Pemba´apo ore rehe´y! ¡Roikovese ha roikovéta! ¡Si nuestro trabajo no vale, produzcan sin nosotras!. ¡Vivas nos queremos! Paro frente a la Fiscalía Una de las primeras actividades de la mañana fue la intervención conjunta de la Coordinadora Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas del Paraguay (Conamuri)  y Panambí, Asociación de personas Trans, frente al Ministerio Público. Allí denunciaron la inacción de ese órgano ante los casos de violencia contra la mujer. Y en especial en los casos de feminicidios de mujeres campesinas, indígenas y mujeres trans. “No responde, da excusas y nos violenta” Mariana Sepúlveda, referente de la organización Panambí relató que fue un acto performático a cargo del actor y director, Omar Mareco. “Participaron las mujeres de Conamuri y compañeras travestis de Panambí. Esto pretende ser una denuncia contra la fiscalía que lo único que hace es dar largas excusas, no dar respuesta y violentarnos. Pero nosotras las mujeres, con nuestra resistencia, históricamente hemos demostrado que no vamos a dejar que nos pisoteen, que vamos a luchar y a pelear por nuestros derechos.” Mariana Sepulveda Mariana Sepúlveda y sus compañeras reclamaron por las trans asesinadas. “Paramos frente a la fiscalía para alzar nuestra voz contra los feminicidios y asesinato de mujeres trans. Suman ya un total de 57 casos hasta este 2017. En ninguno de ellos fue encontrado los culpables, quedando en la impunidad y sin justicia”. Habló además de la importancia de profundizar las alianzas con organizaciones campesinas, en virtud de que “también existen compañeras trans en el campo, que sufren mayor violencia. Si aquí en Asunción, las que estamos, seguimos siendo discriminadas, qué sería en el interior de país. Marchamos por ellas y por todas, por la diversidad de mujeres”. “Campesinas, indígenas y trans somos muy violentadas” Cony Oviedo, vocera de la Coordinadora Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas del Paraguay (Conamuri) recuerda que históricamente vienen movilizándose en esta fecha. Pero este año fue distinto. “Queríamos hacer algo diferente y empezamos a pensar en la Fiscalía General del Estado (Ministerio Público) como responsable de todas las violencias que vivimos las mujeres de todos los sectores. Y como la institución responsable de garantizar y mantener los privilegios de las personas y las instituciones también que nos violentan”. [caption id="attachment_2376" align="aligncenter" width="765"]Miembras de Conamuri retratadas durante la intervención. Miembras de Conamuri retratadas durante la intervención.[/caption]   Cony y sus compañeras también reclamaron justicia por las compañeras trans asesinadas. “Entendimos que campesinas, indígenas y trans somos muy violentadas, al igual que todas las mujeres, porque el hecho de ser mujer ya genera violencia hacia nosotras mismas” dice Cony. Su organización trabaja la alianza campo-ciudad y desde el año pasado empezó a trabajar el tema LGTBI hacia adentro de la organización. “Ese encuentro nos posibilitó un acercamiento a las compañeras de Panambí y las invitamos a que se sumen a esta acción”.

“Cansadas del acoso callejero”

Marian y Meli son estudiantes universitarias de la carrera de Diseño. Se consideran “mujeres autoconvocadas”. No participan de ninguna organización feminista y estuvieron entre las mujeres que participaron de la marcha por su cuenta. #8M PARAGUAY “Es la primera vez que participamos de este tipo de actividad. Nos juntamos un grupo de compañeras de la carrera, porque diariamente somos víctimas del acoso machista en las calles y sitios públicos de la ciudad. Nos sumamos porque estamos cansadas de la violencia contra las mujeres, y en especial del acoso callejero”, dijeron a Presentes en Asunción.

#8M: Exigen ley antidiscriminación

La marcha tuvo su acto central en la plaza de la Democracia del microcentro capitalino. Contó con una histórica participación de entre siete mil y diez mil personas. La presencia de artistas locales y de la “Tatucada” (grupo de percusión formado por mujeres bisexuales, lesbianas y heterosexuales) convirtió la convocatoria en fiesta. Marcha calle Palma #8M Entre las reivindicaciones de las mujeres, los reclamos de la diversidad sexual ocuparon un lugar importante. Entre ellos, la discriminación y violencia que sufren las mujeres lesbianas, bisexuales, intersexuales y mujeres trans en la propia familia y en la sociedad. Voceras de los diferentes sectores convocantes, antes de la lectura del manifiesto en el acto central, exigieron al Estado Paraguayo la aprobación de la Ley “Julio Fretes” contra toda forma de discriminación. Paraguay es el único país de la región que no cuenta con este tipo de ley. También la aprobación de una la ley de Identidad de género y la puesta en marcha de la tan postergada educación integral para la sexualidad.

La línea Rohendu salió a la plaza

De 2011 a 2014 hubo 75 feminicidios en Paraguay. El 79% de las mujeres asesinadas murieron en manos de sus novios, esposos, parejas o exparejas.  Este mismo periodo se registró más 321 casos de violencia física y un total de 285 mujeres  fueron coaccionadas sexualmente, señala el Informe sobre Violencia contra las mujeres en Paraguay: avances y desafíos  publicado en diciembre del 2016. Por su parte en lo que va de este año se registraron, por lo menos, un total de 13 feminicidios. Sin embargo, de estos datos no se puede saber cuántas lesbianas o mujeres trans fueron víctimas. Los datos del Estado paraguayo no se encuentran desagregados, pese a varias recomendaciones de la sociedad civil y organismos internacionales. En este escenario la línea de “Rohendu” (en guaraní: “escuchamos”) -que recibe denuncias de discriminación a personas LGBTI- se convierte en la única herramienta que se cuenta para poder estimar la violencia hacia las personas LGTBI. En el 8M, se instaló la “Carpa Rohendu” en la plaza O´leary, uno de los puntos de Asunción en que estuvieron concentradas las actividades de ese día. La idea de la organización lesbofeminista Aireana, a cargo de la línea, fue visibilizar el servicio de “Rohendu”. La gente pudo acercarse y recibir asesoramiento. [LEER MÁS: “Una voz en el teléfono contra la discriminación LGBT“]

“Las mujeres ya no se quedan en silencio”

[caption id="attachment_2380" align="aligncenter" width="1024"]Carpa Rohendu Carolina Robledo en la carpa de Rohendu[/caption]   Carolina Robledo, de Aireana, manifestó: “Como mujer lesbiana, viví el paro con mucha felicidad. Por primera vez en Paraguay este 8 de marzo ha convocado a un montón personas y organizaciones de diferentes ámbitos. No solamente estamos acá las feministas y las organizaciones sociales sino diferentes espacios: de artistas, de derechos humanos, mujeres de todos los sectores. Creo que es una de las más multitudinarias de nuestro país en la última época, estoy feliz y reivindicando todos nuestros derechos como mujeres lesbianas”. Carolina cree que es un momento histórico: en el mundo entero se están visibilizando los casos de violencia hacia las mujeres. “Paraguay no se queda atrás. Vamos avanzando aunque las leyes siguen siendo injustas y las nuevas leyes todavía no alcanzan a aplicarse. En este momento, las mujeres ya no se quedan calladas. Denuncian la violencia doméstica. No la conciben como algo normal por ser dentro del ámbito familiar, lo mismo con el acoso. Antes también había pero ahora se visibiliza más”.
Seguí a Presentes:
Twitter @PresentesTLGBI Instagram: PresentesTLGBI Facebook: https://web.facebook.com/presentesTLGBI/
]]>

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR