Liz, Nicole, Kimberley, Martha y Karen: cinco transfemicidios en los primeros 10 días de noviembre en México

Las organizaciones denuncian mal desempeño de las fiscalías y exigen respetar la identidad sexual de las víctimas.

17 de noviembre de 2022
Luis Fernando Jarillo González
Edición: Maby Sosa

CIUDAD DE MÉXICO, México. En los primeros días de noviembre se registraron cinco transfeminicidios en México. Liz (18 años) en Tamaulipas; la activista Nicole (29 años) y Kimberly en Morelos; Martha Torres (58 años) en Guanajuato y la defensora de derechos humanos, Karen Sánchez (21 años), en el Estado de México

En lo que va de 2022 se registraron al menos 24 de transfemicidios, de acuerdo al conteo de la organización Letra S. En los últimos años, las muertes violentas de mujeres trans en el país están al alza: se cuentan 55 casos en 2021, comparado con 43 en 2020. 

Es decir, si las mujeres trans representaban 54.5% de las víctimas de crímenes por prejuicio en 2020, para 2021 representaron el 70.5% del total de crímenes por prejuicio.

Liz quería hacer su transición

Lizbeth Guajardo Hernández (18 años) vivía en Ciudad Victoria, Tamaulipas. Le gustaba la música de banda y la recuerdan bailando incansablemente en bodas, fiestas de XV años y a donde la dejaran ir. 

Desapareció el 16 de agosto en el municipio de Padilla. En redes sociales su hermano  informó que Liz salió con un amigo a la presa Vicente Guerrero, a treinta minutos de Ciudad Victoria. Fue lo último que supieron sus familiares. El amigo aseguró a la familia que ambos regresaron a la ciudad y Liz se quedó en un centro comercial. Pero la noche del 2 de noviembre Liz fue encontrada sin vida en una vereda que comunica con la presa Vicente Guerrero, entre los municipios de Padilla y Jiménez.

Los reportes de prensa señalan que por el estado del cuerpo en un primer momento no fue posible determinar si había señales de violencia. La Fiscalía Estatal abrió una carpeta de investigación y se realizó una necropsia.

Liz Hernández.

A Liz la rechazaba su familia por ser una mujer trans, cuenta a Agencia Presentes una amiga que decidió mantener su nombre en el anonimato. Sin embargo Liz tenía una personalidad alegre y cuando en su comunidad recibía comentarios transfóbicos ella respondía con el gesto de un beso. 

Sus seres queridos la despidieron en el panteón Ejido Juan Ramón el 7 de noviembre. La recordaron con baile y música de los Huapangueros de hualahuises, su grupo musical favorito. Aunque en su féretro pusieron la bandera LGBT sobre su féretro, durante las ceremonias Liz no fue llamada por su nombre adoptado.

“Sentí que la menospreciaban, porque era ella, no él. Así decidió ser y no somos quién para hacer menos a las personas. Luchó por lo que quiso, a pesar de su corta edad vivió mucho”, dice su amiga. Según comenta, el sueño de Liz era cruzar a los Estados Unidos para realizar su transición. 

Grupos fundamentalistas y el rechazo a la comunidad LGBT

El asesinato de Liz no es el único crimen por prejuicio que se conoció en el estado ese día. En Altamira, asesinaron a Benito “N” de 55 años. Era un hombre gay que dos semanas atrás se había mudado a la colonia San Juanito. Su cuerpo estaba dentro de la casa que rentaba. Benito sufrió una herida grande en la frente que fue provocada con un azadón.

Ambos hechos ocurrieron una semana después de que en Tamaulipas se aprobara el matrimonio igualitario. Fue una lucha que tuvo una fuerte oposición de grupos evangélicos y fundamentalistas religiosos.

“Fomentaron el rechazo absoluto a la comunidad LGBT y a los crímenes de odio. Mucha gente no está de acuerdo con los derechos que se están exigiendo: el matrimonio igualitario, la ley de identidad trans, la ley de cupo laboral para personas trans y no binarias. Incluso esos mismos grupos querían ponerlos a consulta. Los derechos no se consultan”, dice Ana Karen, directora de VIHda Trans, en entrevista con Presentes.

La activista considera que el aumento de violencia puede ser una reacción a la incidencia política que han tenido los grupos de activistas en Tamaulipas. Celso Pérez Ruiz el director de Tendremos Alas A.C Tamaulipas dice a Presentes que en el último mes se conocieron cinco casos de crímenes por prejuicio en el estado. 

“Con esta transición política la comunidad lGBT está cayendo en una agenda partidista más allá de la agenda de derechos. Por eso nos hemos quedado en los últimos estados en avanzar”, dice Celso Pérez sobre el contexto del Estado.

“Estamos pidiendo un marco de Derechos Humanos que ya se tiene que legislar”, comenta Ana Karen. El 10 de diciembre, Día Internacional de Derechos Humanos, lxs activistas presentarán la iniciativa de ley de Identidad de género a un grupo de diputados. 

La Comisión de Derechos Humanos de Tamaulipas llama a medios a no malgenerizar

La Fiscalía General de Justicia de Tamaulipas reveló el dead name de Liz cuando emitió su ficha de búsqueda. Desde ese momento y al informar de su muerte, periodistas y medios de comunicación locales utilizaron el nombre asignado al nacer, pronombres masculinos y malgenizaron a Lizbeth.

El 8 de noviembre la Comisión de Derechos Humanos del estado de Tamaulipas publicó un pronunciamiento en el que exhorta a los medios de comunicación a «abstenerse a realizar publicaciones que inciten de forma directa o indirecta a la burla, el odio, la violencia, la exclusión y discriminación a personas de la comunidad LGBT». En el comunicado se señala que el derecho a la identidad de género está reconocido por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

“Esta comisión reprocha cualquier hecho que vulnere o atente contra las condiciones necesarias para el progreso de las personas trans y su derecho a la identidad de género y se pone a su disposición capacitación en materia de igualdad y equidad de género”, dice el organismo.

Nicole Reyes y Kimberly Mendoza, víctimas de la violencia

Renata Nicole Duarte Reyes (29 años) fundó el Colectivo de la Diversidad de Cuautla. Realizaba jornadas de salud en su municipio, pruebas de VIH y Sífilis, daba talleres de empoderamiento para mujeres trans, trabajadoras del hogar, trabajadoras sexuales y entregaba condones y lubricantes a personas LGBT sin ningún costo. Nicole también incidía en otros estados.

Nicole fue asesinada y sus restos hallados el 4 de noviembre en la colonia Cerritos de la ciudad de Cuautla, Morelos. En el lugar también localizaron el cuerpo de otra mujer trans, Kimberly Fernanda Mendoza. Ambas presentaban visibles huellas de violencia.

Renata Nicole Reyes, activista asesinada.

«El asesinato de nuestras compañeras Nicole y Fernanda golpea en lo más profundo a todas, perdemos a unas mujeres jóvenes, luchadoras. Nicole, líder indiscutible, quien supo ser directora de su colectivo y no la dejaron, al igual que a Fernanda, superar la expectativa de vida de una persona trans. Fueron asesinadas por las balas del odio, del patriarcado, de la ausencia del estado», escribieron en facebook Realitrans Ac, el Colectivo Trans del Estado de México y sus alrededores, el Colectivo resistencia trans Tenancingo de Degollado y el Colectivo de diversidad sexual Lázaro Cárdenas Michoacán.

El Observatorio Ciudadano de Derechos Humanos y Diversidad Sexual de Morelos lamentó los dos transfeminicidios: «condenamos los hechos ocurridos en la Zona Oriente de Morelos. Reiteramos nuestra solicitud a las autoridades competentes para el esclarecimiento de lo ocurrido».

En Morelos colectivos LGBT en el estado han luchado para que se tipifiquen los crímenes por prejuicio y se penalice los Esfuerzos por Corregir la Orientación Sexual o Identidad de Género (ECOSIG). A los casos de Nicole y Kimberly le antecede el asesinato de Paula Michelle, el 4 de julio de este año. Su cuerpo se encontró en la avenida Plan de Ayala, Cuernavaca. Y en el mes de abril, el de Erick Castillo, hombre gay y Christian, hombre trans.

Medios locales reportaron que en menos de 24 horas hubo otros tres feminicidios en Cuautla. Según la información, en la colonia Campo de Enmedio encontraron cuerpos de tres mujeres en seis bolsas de plástico. 

Impacto en el activismo 

“Enojo, tristeza y frustración”, son los sentimientos que la noticia del transfeminicidio de Nicole y Kimberly le provocan a Tania Nava,  directora de Acciona, Comité de Diversidad de Morelos.

El activismo de Nicole, “es un trabajo que deja un legado y nos llena de frustración que no haya justicia. Genera incertidumbre y miedo. Muchos de los compañeros activistas ya no quieren dar entrevistas, temen por sus familias”, afirma en entrevista con Presentes.

De acuerdo a Tania, quien lleva más de quince años de activismo, en el país todavía queda un trabajo muy grande de sensibilización acerca de las vivencias LGBT. En Morelos existe un pensamiento conservador y prejuicios contra la diversidad sexual que suelen fomentarse desde las iglesias. Grupos religiosos suelen oponerse a la adopción homoparental, no reconocen familias diversas e incluso han llegado a sabotear las celebraciones del Orgullo.

El polémico desempeño de las fiscalías

El 7 de noviembre la jefa de gobierno de la Ciudad de México acusó al Fiscal de Morelos, Uriel Carmona Gándara, de encubrir el feminicidio de Ariadna Fernanda López Díaz. El caso se volvió mediático porque autoridades forenses de Morelos afirmaron que la joven de 27 años había muerto por una broncoaspiración a causa de intoxicación alcohólica. También dijo que su cuerpo no tenía huellas de violencia. Los peritajes de la Ciudad de México demostraron que Ariadna murió por un traumatismo múltiple.

Esta no es la primera vez que se cuestiona a las autoridades forenses de la Fiscalía Estatal.

En 2020 desapareció Elizabeth Montaño, médica trans de 47 años, jefa de Área de Calidad Educativa en el Hospital Siglo XXI, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). La encontraron muerta el 18 de junio en una carretera de Morelos, aparentemente sin signos de violencia. La Fiscalía General de Morelos concluyó que Elizabeth se había suicidado.

“Siento que a Morelos lo han utilizado como un tiradero. Venir y dejar a las mujeres siempre es la autopista México Cuernavaca, ¿Qué está pasando con esta situación?”, comenta la activista Tania Nava. Afirma que al menos diez mujeres han sido asesinadas y dejadas en esa autopista sólo en este mes.

Asesinada en su casa

Martha Tomelí tenía tenía 58 años. Usaba el nombre artístico y social Martha pues era transformista y le gustaba hacer shows. También era coreógrafa de niñes para bailes escolares y daba clases de aeróbics. Sus pronombres, ella y él, los usaba de manera indistinta. 

El jueves 3 de noviembre fue el último día que sus seres queridos tuvieron noticias de ella. El domingo 6 de noviembre vecinos llamaron a la policía tras percatarse de un olor desagradable que venía del interior de la casa de Martha.  Cerca de las 8:00 pm fue localizada sin vida en el interior de su casa, en la colonia Las Heras, Irapuato, estado de Guanajuato. 

Medios locales reportan que la necropsia de Martha arrojó que falleció a causa de asfixia por ahorcamiento. De acuerdo a publicaciones en Facebook de familiares, la pareja sentimental de Martha sería la responsable del crimen, pues ya había antecedentes de abuso y violencia económica en la relación. 

Al día siguiente el vehículo de Martha fue encontrado en la colonia El Milagro, abandonado. No hay detenidos y los familiares piden ayuda para localizar a la pareja de Martha.

“Nos dejas un enorme vacío en nuestros corazones, te extrañaremos tanto, siempre muy alegre y muy linda persona gracias por tu sincera amistad, Dios te tenga en su santísima gloria amiga un beso y un abrazo. Confiamos que en dónde te encuentres seguirás triunfando como siempre”, escribió en redes sociales Irapuato Pride.

A su entierro acudieron familiares, amigos que exigieron justicia por Martha.

De acuerdo al registro de la organización Letra S, si bien Veracruz representó en 2021 el estado con más hombres gay asesinados, con ocho casos, Guanajuato presentó el mayor número de mujeres trans asesinadas, con siete casos.

La organización señala que en ese año, “al menos 16 víctimas habían sido objeto de amenazas, maltratos, ataques y ofensas. O se las reportó como desaparecidas días antes de encontrar sus cuerpos sin vida”.

Martha Torres Lomelí.

Una transfemicidio en la vía pública

Karen Sánchez Álvarez (21 años) era migrante, activista y trabajadora sexual de Toluca, Estado de México. Formó parte del equipo de Derechos Humanos del Estado de México, del Colectivo Estado de México y alrededores y del colectivo Realitrans. Participaba en proyectos de investigación para conocer las problemáticas de salud de las mujeres trans mexicanas, en la prevención del VIH y salud sexual y reproductiva.

Fue asesinada con una arma de fuego el 10 de Noviembre en el Estado de México en plena vía pública. La activista Jazz Bustamante afirma que el lugar donde ocurrió el asesinato es “altamente peligroso”.

El colectivo Realitrans condenó el asesinato a través de su página de Facebook: «El Estado es injusto. Sigue dejando a las mujeres trans como ciudadanas de segunda: no existen oportunidades suficientes, no hay cupo laboral y capacidad de adquirir bienes y servicios de calidad, vivienda, alimentación y empleo formal». 

El colectivo afirmó que han estado en contacto permanente con autoridades de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México, la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas y la Secretaría de las Mujeres quienes les han dado acompañamiento.

Apenas en agosto Jessica Zoé fue asesinada en Ecatepec, Estado De México. Desde 2015 la entidad concentra 27 transfeminicidios.

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR