Suben casos de viruela del mono, faltan medidas de prevención y vacunas

México es unos de los países con mayor concentración de casos. Sin embargo, no hay información y la que hay genera estigmatización entre la población de hombres gays y bisexuales.

1 de agosto de 2022
Georgina G. Alvarez
Edición: Maby Sosa

VERACRUZ, México. La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró a la viruela símica una emergencia sanitaria mundial que hasta el 28 de julio acumula más de 21 mil casos en 78 países.

Estudios científicos recientes dan cuenta que, en este momento, las poblaciones mayormente afectadas por el brote son hombres gay, bisexuales y hombres que tienen sexo con hombres. En México los activismos se están organizando, exigen información sin estigmas y vacunación oportuna para los grupos en riesgo.

Los países en donde actualmente se concentra el brote son España, Estados Unidos e Inglaterra. En América Latina, Brasil y Perú concentran la mayoría de casos confirmados con 978 y 251, respectivamente.

Sigue México con 60, un dato que el gobierno federal dio a conocer dos días después que la OMS declarara la emergencia mundial, a la que el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell considera “no se espera que se vaya a propagar extensamente”.

La organización en contra del silencio

Los activismos en México reclaman que el gobierno tiene una actitud “lenta” sobre la prevención de la viruela símica. También hablan de una comunicación “floja, heterosexual, conservadora” que hace que la información no llegue a los grupos principalmente afectados en este momento. Lo cierto es que el gobierno mexicano no está comunicando a la población general sobre esta enfermedad.

Alaín Pinzón, director de VIHve Libre, organización dedicada al acompañamiento y apoyo a personas que viven con VIH en México, comentó a Presentes que en una sola semana se entera de hasta tres casos. Advierte que los datos del gobierno pueden tener un subregistro. Explica: “los hombres homosexuales y aquellos que vivimos con VIH tenemos de antecedente una atención estigmatizada y discriminatoria en los centros de salud lo que hace que haya aislamiento y no asistan a las clínicas”.

Y agregó, “hay quien está cayendo en pánico porque nadie habla de que somos el grupo principalmente afectado. Si decimos que nada más por putos y vivir con VIH somos la población mayormente afectada hay estigma. Hay que decir por qué somos mayormente afectados. Que el Estado reserve esta información es como si no existieras para la política de salud en México, como si no existieras como individuo homosexual que vive y tiene sexo con otros hombres. Como si eso estuviera mal para ellos (el gobierno). Te sientes tan invisibilizado y a la vez tan enfermo que piensas que te vas a morir, que es mortal, aunque no lo sea”.

Este viernes (29 de julio) se confirmaron las primeras dos muertes del nuevo brote de viruela símica. Sucedió en Brasil y España, ambas personas tenían el sistema inmune debilitado. En África, este año se han reportado 75 muertes causadas por este virus, de acuerdo a los Centros Africanos para el Control y la Prevención de Enfermedades (África CDC).

Alaín Pinzón dirige VIHve Libre, organización dedicada al acompañamiento y apoyo a personas que viven con VIH en México.
Foto: Georgina G. Álvarez

Viruela símica: qué es, cuáles son los síntomas

La viruela símica es una enfermedad de origen zoonótica, es decir, que se transmite entre animales, incluyendo a los seres humanos. En 1970 se detectó por primera vez en un niño. Desde entonces se han dado casos, sobre todo, en zonas rurales de África central y occidental, pero no es una enfermedad exclusiva de este continente. En años anteriores al actual brote se presentaron casos en Estados Unidos, Palestina y Singapur que fueron mitigados.

En mayo de 2022 la OMS detectó nuevos casos en países sin registros y cuyos patrones son distintos a los que suceden en los países donde la enfermedad es endémica.

  • Los síntomas: fiebre, cefalea, dolores musculares, dolor de espalda, falta de energía y ganglios linfáticos inflamados.
  • Seguida de lesiones cutáneas (en la piel) que pueden durar de dos a cuatro semanas y se caracterizan por ser dolorosas y evolucionar a costras.
  • Las erupciones cutáneas pueden aparecer en: la cara, las palmas de las manos, las plantas de los pies, los ojos, la boca, el cuello, la ingle, los genitales y área perianal.

Especialistas que trabajan en la Clínica Especializada Condesa, el primer centro comunitario de salud en México en atender a personas que viven con VIH, advierten que las erupciones de la piel por viruela símica pueden parecerse a algunas infecciones de transmisión sexual como el herpes o la sífilis y recomiendan acudir a evaluación médica ante cualquier sospecha.

El contacto durante la actividad sexual puede ser una vía de transmisión

La transmisión del virus entre persona y persona sucede cuando hay contacto físico estrecho y contínuo con las lesiones cutáneas derivadas de la enfermedad. También puede transmitirse a través de la saliva y gotículas respiratorias.

Ninguna institución u organismo de salud en el mundo ha demostrado que la viruela símica sea una infección de transmisión sexual (ITS). Sin embargo, por lo que se conoce hasta el momento, el contacto estrecho durante la actividad sexual puede ser una vía de transmisión del virus.

Así lo destaca un estudio publicado el 21 de julio por The New England Journal of Medicine en donde se informa que “en el 95% de las personas con infección se sospechó que la transmisión había ocurrido a través de la actividad sexual”. Y enfatiza que “no fue posible confirmar la transmisión sexual”. 

Otras formas de transmisión son por el contacto físico con objetos contaminados con el virus como cobijas, toallas, ropa de cama, juguetes sexuales, utensilios de cocina y superficies de alto contacto. Así mismo, las personas en embarazo pueden transmitirlo al feto por medio de la placenta.

  • La viruela símica se puede transmitir desde el momento en que empiezan los síntomas hasta que las lesiones en la piel sanan por completo. 
  • La duración de la enfermedad generalmente es de dos a cuatro semanas.

Si vives en la Ciudad de México puedes acudir a alguna de las dos sedes de la Clínica Condesa o a Centros de Salud T-III ubicados en cada alcaldía. Si te encuentras fuera de la capital se recomienda asistir al hospital general de tu entidad.

¿Qué opciones de prevención tenemos al alcance?

El brote actual marca una tendencia que se ha confirmado por diversos estudios publicados como el de The New England Journal of Medicine (NEJM) en el que participó México. Los resultados determinaron que, de 528 infecciones detectadas en 16 países, entre abril y junio, el 98% eran hombres homosexuales o bisexuales y el 41% de ellos vive con VIH.

Y si bien ya se han detectado pocos casos en niñes y mujeres, los activistas urgen que los gobiernos y autoridades de salud actúen en consecuencia con información, prevención, detección y vacunación a la comunidad que en este momento está siendo más afectada.

Las medidas de prevención que de manera general marca la OMS son: aislamiento; evitar contacto piel con piel, cara con cara, incluido el contacto sexual con cualquier persona con síntomas; lavarse las manos, usar mascarilla y limpiar objetos y superficies que se toquen con regularidad. Además, el director de la organización hizo una recomendación exclusiva a que los hombres que tienen sexo con hombres “reduzcan el número de parejas sexuales”. 

Antes de darse a conocer esa recomendación del director de la OMS, activistas consultados por Presentes comentaron que podría ser una forma de prevención, pero consideran importante cuidar cómo se comunica “para frenar el estigma y ganar en prevención”.

“Evitar reuniones que incluyan contacto directo y sexual, no ir a lugares de encuentro requiere limitaciones que no todos estamos dispuestos a asumir. Pero se vale, y no está mal quién decide irse por esta línea y promoverla, siempre y cuando se haga pensando en la autonomía sin juzgar, presionar o hacer sentir miedo o culpa a las personas”, comenta Carlos Ahedo, enfermero y coordinador de Salud Positiva de la organización Yaaj.

Para Ro Banda, cofundador de La Tribu, colectivo de VIH entre pares, una herramienta de prevención consiste en quitar el estigma sobre las prácticas sexuales. Así lo explicó en entrevista. 

“No podemos decirle a la banda que no coja, pero podemos armar a la banda con herramientas, un poco como pasó con el covid. Cuando la banda ya no aguantaba más se buscaron formas para reducir los riesgos: ciertas posturas, uso de gel, de cubrebocas. Ahora no tendría por qué ser distinto. Creo que el Estado debe cobijar e incentivar la desestigmatización de nuestras prácticas y las herramientas que surgen desde las organizaciones. Si no seguiremos en la misma narrativa de “bueno sí nos pasa, pero no solo a nosotros”, replicar eso es volver al silencio. Es importante decir que sí, nos está pasando por esto, estas son nuestras prácticas y qué hacemos, quizás incentivar un control informado de ellas sin higienizar”. 

Al respecto, el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades emitió algunas recomendaciones para el sexo seguro.

“Si no afecta a toda la población el Estado no actúa”

Ahedo agrega que existen tres niveles de prevención. En el primero intervienen las acciones para evitar una infección; el segundo se centra en el conocimiento y el diagnóstico en etapas iniciales para acceder a tratamiento, evitar complicaciones y contagios; en éste entran las vacunas y la información, dos recursos que el Estado mexicano no está promoviendo.

El gobierno mexicano ha tardado en socializar información puntual a la población general sobre la viruela símica. A diferencia de la covid, sobre la viruela símica no se habla diariamente en los canales oficiales del gobierno. Hasta ahora, lo poco que se ha difundido son dos avisos epidemiólogos, una guía para el manejo técnico de la enfermedad, contenido en redes sociales y un sitio web. En las calles no hay publicidad al respecto. 

Activistas exigen que también haya campañas informativas sin estigma, dirigidas a hombres que tienen sexo con hombres y que se acerque a los espacios de encuentro. 

“La Secretaría de Salud en México no brinda información sobre monkeypox y no acercan información a los espacios de encuentro, en saunas, en antros, en zona rosa. Quienes hacemos ese trabajo somos las organizaciones y la Clínica Condesa es el único espacio de salud que ha hecho esta tarea. Tal parece que si no afecta a toda la población el Estado no actúa”, denuncia Pinzón.

En ese mismo sentido, Ahedo agrega que “la prevención también es institucional, se requieren políticas públicas, acciones emergentes. Muchas veces las poblaciones son las que asumen que les toca la prevención y al fallar les toca pagar las consecuencias. Si bien el autocuidado es clave en la protección, ante un abandono institucional, ante la pésima gestión, nos mandan con una resortera a enfrentar a Goliat. La batalla no es justa y tampoco es justo que nos culpen por fallar”.

El tercer nivel de prevención está enfocado a la recuperación de la enfermedad, la rehabilitación física, psicológica y social. Sobre esto, Ahedo comenta que “en este momento, monkeypox se cursa con síntomas leves que difícilmente ponen en riesgo la vida, pero la experiencia de vivirlo no es ni similar en impacto psicológico y social. Debemos buscar medidas de seguridad pues el estigma genera abandono y rechazo; liberarnos de la culpa, saber que convivimos con ese virus y con más, cuidarnos del estigma social que se agudiza cada vez más”.

¿Cómo combatir el estigma? 

Como se ha mencionado, la población más afectada, en este momento, son hombres gay, bisexuales y hombres que tienen sexo con hombres; visibilizar el por qué pueden verse más vulnerables ante la enfermedad es uno de los principales reclamos que los activistas consideran “para frenar el estigma y ganar en prevención”.

“No se trata de decir que solo por ser putos y vivir con VIH, eso es estigma. Se trata de contar el por qué. Y es porque podemos ser personas inmunodeprimidas, porque podemos tener menos de 200 CD4 (células encargadas de defender el cuerpo frente a infecciones y patógenos), porque podemos tener el sistema inmune comprometido, porque podemos tener una enfermedad definitoria de sida, porque podemos tener alguna infección de transmisión sexual que complique el abordaje de la viruela símica. Al nombrarnos, al visibilizar esto, borramos el estigma que treinta años atrás dañó tanto a la comunidad cuando el silencio de los gobiernos llevó a tantas personas a guardar silencio, a aislarse. Hoy no vamos a ceder nuestro silencio. El silencio mata”, reclama Alaín Pinzón.

“A los gays y hombres que tenemos sexo con hombres nos van a atacar haya o no viruela. Por eso sí creo que romper el discurso homofóbico es reconociendo que nosotros, en este momento, somos una población prioritaria. Al no hacerlo corremos el riesgo que se desvíe la atención y los recursos. Reconociendo eso cobran sentido las lecciones que aprendimos de la epidemia de VIH», comentó en entrevista Ricardo Baruch, Doctor en salud pública y derechos LGBTI.

«Cuando no se hablaba de que los HSH (hombres que tienen sexo con hombres) éramos de los más afectados propició que no se invirtiera en información, prevención, atención, detección; lo cual provocó que se perdieran vidas y oportunidades durante décadas. Pero también es importante cuidar el lenguaje de que no es algo exclusivo de nuestra población. No podemos confiarnos. Al final la prevención está en manos de todas las personas sin importar nuestra orientación, nuestro género”, detalló Baruch.

“Para evitar el estigma primero es importante que el gobierno acepte que hay este brote en nuestras poblaciones. No aceptar que está focalizado es tremendo. Creo que pasa mucho que, si no lo dicen las autoridades de salud o el Estado, no lo creemos. Y sí creo que de parte del Estado necesitamos una respuesta concreta y no tibia, que visibilice la focalización de los grupos. Eso no quiere decir vincular esta enfermedad con la población. Quiere decir que se visibilice que ahora mismo nos está pasando a nosotras y que necesitamos información, atención, herramientas de prevención y vacunas”, agregó Ro Banda.

Ro Banda cofundador de La Tribu, colectivo de VIH entre pares.
Foto: Georgina G. Álvarez

“Viruela no, vacunas sí”

La OMS sostiene que la vacunación masiva no es necesaria. Pero Rosamund Lewis, especialista en esta enfermedad de la ONU sí ve necesaria la vacunación posexposición para grupos en riesgo. Considera que “debe hacerse en función de las necesidades de salud pública de cada país, cualquier persona que hubiera estado expuesta a alguien con viruela del mono debería vacunarse primero”.

De acuerdo a la especialista, actualmente hay poco más de 16 millones de vacunas almacenadas. Se trata de vacunas usadas para prevenir la viruela humana puesto que no existen versiones específicas para prevenir la viruela símica. Sin embargo, de las tres que se siguen produciendo, aún se desconoce su efectividad y duración de protección con el brote actual. Por esa razón insiste en que “hay una necesidad imperiosa de colaboración interregional, basada en la voluntad política, para generar las pruebas que apoyen el uso de vacunas y antivirales para la viruela del mono, así como para dirigirlos a las poblaciones con mayor riesgo de infección”.

En Canadá, Estados Unidos y al menos 27 países de la Unión Europea se están aplicando vacunas postexposición y preexposición dirigidas a poblaciones en riesgo. 

En México no hay reservas de vacunas contra la viruela humana que pudieran usarse en el brote actual. Además, las autoridades de salud insistieron en que por el momento “no se requiere, ni se recomienda la vacunación masiva contra esta enfermedad”. No mencionaron a grupos en riesgo. 

Para el doctor en salud pública, Ricardo Baruch, “la vacunación será la estrategia que nos permita volver a estar protegidos, por lo tanto, también gozar plenamente de nuestra sexualidad, sin por lo menos, miedo a la viruela. Mientras más tarde la actuación del gobierno y las instituciones en información, prevención, detección y vacunación pues será cada vez más complejo contenerla, incluso si el avance es lento”.

Y desde los activismos exigen que el gobierno mexicano compre y aplique vacunas, y se priorice a las poblaciones que en este momento están en mayor riesgo.

“No le estamos preguntando al gobierno si nos quiere vacunar. Es una exigencia que tiene que cumplir con los hombres que tenemos sexo con hombres, con las pesonas que vivimos con VIH y que también tenemos derechos, que también somos ciudadanos, que también pagamos impuestos. No tendríamos que exigirlo a este gobierno que se nombra tan abierto y progresista. Y si no se cumple vamos a seguir con la protesta”, enfatiza Alaín Pinzón.

1 de agosto de 2022
Georgina G. Alvarez
Edición: Maby Sosa

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR