Las universidades argentinas avanzan en la incorporación el cupo laboral trans, travesti y no binarie

La Universidad Nacional del Litoral es la doceava casa de altos estudios en incorporar la medida para el colectivo trans y la segunda en contemplar a las personas no binaries.

31 de mayo de 2022
Soledad Mizerniuk y Victoria Rodríguez

SANTA FE, Argentina. Hace cuatro años, la Asamblea Trans y No Binarie de Santa Fe, Miser y distintas agrupaciones que trabajan por los derechos de las disidencias comenzaron a elaborar junto a los gremios y las organizaciones estudiantiles un proyecto para la implementación del cupo laboral en la Universidad Nacional del Litoral (UNL).

El jueves 26 de mayo el Consejo Superior aprobó la iniciativa, pero realizó modificaciones a la propuesta original. Así la UNL se convirtió en la segunda casa de estudios en incorporar al cupo a las personas no binaries y en no exigir el cambio registral para acceder al registro de aspirantes.

“Con esta resolución de la universidad, el movimiento trans, travesti y no binario tiene la posibilidad de ser mirado de otra forma, con más dignidad. No sólo van a tener la posibilidad de terminar una carrera sino también la dignidad de tener un trabajo firme y formal dentro de la academia”, explicó en diálogo con Presentes, Alejandra Ironici, referenta de Miser Santa Fe. “A nivel social y cultural, nos posiciona de otra manera. La sociedad va a ver que queremos ir por más aceptación e inclusión y que la UNL dé el respaldo, a través de una resolución que es producto de nuestro proyecto y de la ley nacional, es un paso importante”, dijo.

La resolución N° 173 del Consejo Superior establece que se alcanzará progresivamente el cupo del 1% de personas trans, travestis y no binaries en la planta de la universidad. Además, brinda una indicación transitoria, hasta que se cumpla con ese porcentaje, de que anualmente la incorporación no podrá ser inferior al 5% del total de ingresos de ese año.

“La sanción fue bastante convulsa porque veníamos trabajando hace tiempo. Nos pilló tan de sorpresa que se esté sancionando que pensamos que se estaba aprobando algo para nosotres sin nosotres. Por suerte tenemos compañeras que pudieron atajar la situación. Pero no estamos pudiendo ni reaccionar porque no sabíamos si esto nos iba a incluir”, analizó Gora, integrante de la Asamblea Trans y No Binarie de Santa Fe.

La voz de los sindicatos

Para los sindicatos de docentes y no docentes de la UNL (Adul y Apul, respectivamente) el accionar del Consejo Superior responde a la manera en la que habitualmente se toman las decisiones en la universidad. “A diferencia de lo que pasa en los Concejos y la Legislatura, en estos espacios no hay lugar para el cabildeo. La autonomía les permite a las universidades decidir”, explicó a Presentes, Oscar Vallejos, secretario general de Adul y secretario adjunto de Conadu Histórica.

Por su parte, Enrique Mammarella, el rector de la UNL, celebró que el Consejo Directivo –integrado por representantes docentes, no docentes, estudiantes y graduados. “Reconociendo que el acceso al empleo público de personas travestis, transexuales, transgénero y no binarias se ve actualmente obstaculizado por un patrón sistemático de desigualdad, (el consejo) acaba de aprobar una resolución que implementa acciones positivas para posibilitar su inclusión como personal no docente y/o como personal contratado», afirmó.

«La norma sancionada permite flexibilizar algunos criterios y requisitos de idoneidad y de empleabilidad para los puestos de trabajo, pero sin desvirtuar la naturaleza de las funciones de los cargos a cubrir. Con el fin de compatibilizar los objetivos de la política institucional de ‘discriminación positiva’, con obligación de garantizar el cumplimiento de los fines de la Universidad”, agregó el rector.

Para recordar, la primera Encuesta de Vulnerabilidad Trans de América Latina, realizada por el gobierno provincial en Santa Fe, en 2019, arrojó que solo el 5 por ciento de personas trans llega a la universidad; de lo cual se desprende la necesidad en todas las normativas de cupo del acompañamiento en la trayectoria laboral y con herramientas formativas a la hora de regularlas e implementarlas. 

Seguir la reglamentación

Una de las cuestiones esenciales para muchos de los cargos que tiene la universidad es haber terminado la escuela secundaria. En este caso, se contempla que, entre el ingreso bajo contratación y el pase a planta, la persona tenga la posibilidad de completar el nivel medio de educación. “La universidad le va a dar un apoyo para que termine la escuela a través de herramientas que tienen. Eso es una gran ventaja de este proyecto porque no todas las personas trans tuvieron la oportunidad de terminar el secundario”, explicó Ironici.

Y Vallejos agregó: “Tenemos cierta ansiedad de cómo se van a aplicar algunas cuestiones como, por ejemplo, el tema de la idoneidad y la experiencia laboral. Justamente el cupo aparece porque las personas de las colectivas no pueden tener experiencia porque nunca se les ha dado la oportunidad. Hay menciones que queremos ver cómo se van a aplicar porque pueden ser una restricción fuerte”.

“Incluso es un debate que nos dimos durante casi cuatro años. Junto a los gremios y las organizaciones justamente tuvimos el debate de la idoneidad porque ninguna compañera tiene experiencia laboral, todas venimos de la calle, del trabajo sexual. Ya descargaremos el proyecto y analizaremos bien cómo va a ser su implementación”, resaltó Fabiana González, activista trans del Movimiento Evita.

Otro punto al que las organizaciones están atentas es a la fecha en la que se abrirá el registro de aspirantes. Según les indicaron, será a principios de 2023. “Así que por este año no sabemos si lo van a abrir. Y lo que nos dijeron es que el armado de ese registro va a estar a cargo de Bienestar Universitario y de la Secretaría de Extensión”, agregó la referenta de Miser Santa Fe y marcó que esperan tener el articulado lo antes posible.

En ese sentido, la resolución indica en su artículo 3 que la inscripción será “voluntaria, bastando solo la autopercepción de la persona para reconocer la vivencia interna del género tal y como cada persona la siente, siendo éste el único requisito para la inscripción en el registro”. Y en el artículo siguiente indica que se creará un registro para aspirantes para el Personal No Docente y otro para Personal Contratado.

“Apuntamos a que en la comisión, reglamentación e implementación de todo esto se mantenga el espíritu colectivo”, dijo José Ferro, integrante de Apul.

Agregó que hace dos años que están trabajando dentro del sindicato en el tema del cupo, pero también en instancias de reflexión y capacitación para que, cuando el cupo se implemente, “haya condiciones de recepción, acompañamiento, seguimiento y aprendizaje mutuo”.

Las primeras 11

Hay 70 universidades nacionales públicas distribuidas en todo el país. Incluyendo ahora a la UNL, solo 12 de ese total cuentan con resolución aprobada de cupo travesti trans. Algunas incluyeron en su reglamentación a No Binaries.

En 2017, la Universidad Nacional de Mar del Plata se convirtió en la primera de América Latina en implementar el cupo laboral travesti-trans.

La iniciativa se gestó en el seno de la cátedra libre Lohana Berkins, de la Facultad de Ciencias de la Salud y Trabajo Social, que promueve la Asociación por un Mundo Igualitario (AMI)

Un año después, el Consejo Superior de la Universidad Nacional de Tierra del Fuego (UNTDF) aprobó, por amplia mayoría, el proyecto de “Cupo laboral trans”. Asumió de este modo el compromiso de contemplarlo en su planta de personal universitario, tanto Docente como No Docente.

En noviembre de 2018, la Universidad Nacional del Comahue (UNCo) fue la tercera en el país en aprobar una resolución similar para sus planteles docentes y no docentes.

En julio de 2019, también la Universidad Nacional de la Pampa aprobó por unanimidad, la Resolución 53/19 y el Reglamento Cupo Trans. Son iniciativas que habilitan la incorporación en la planta no-docente de personas travestis, transexuales y transgénero. El rectorado abrió en 2021 la inscripción a dos convocatorias públicas realizadas mediante el reglamento de cupo laboral trans, destinadas a cubrir un cargo no docente en General Pico y otro cargo no docente en Santa Rosa.

En octubre de 2020, la Universidad Nacional de Luján (UNLu) aprobó el cupo del 1 por ciento y el 1 de julio de 2021 se hizo efectivo el ingreso de la primera trabajadora trans de la Institución, como no docente.

Ese mismo 2020, la Universidad Nacional de Rosario resolvió al respecto y –desde ese entonces a la actualidad– ya ingresaron 13 personas. “La intención es ir ampliando el número año tras año”, dijo Florencia Rovetto, secretaria del Área de Género y Sexualidades – UNR, en diálogo con Presentes. En la misma línea, destacó que “hay una política de cupo” y explicó: “Cada año se implementa abriendo el cupo de nuevo y generando nuevos registros en un archivo que llamamos RUA, Registro Único de Aspirantes”.

En noviembre de 2020, el Consejo Superior de la Universidad Nacional de Villa María (UNVM), en Córdoba, aprobó por unanimidad la propuesta de adhesión al decreto presidencial que promueve una mayor inclusión de este colectivo. Se comprometieron a incorporar a la planta de docentes, por un lado, y a la planta de no docentes, por otro, a personas travestis, transexuales, transgénero y no binaries, en una proporción no inferior al uno por ciento (1%) en cada una de las plantas.

En el caso de la Universidad Nacional de General Sarmiento (UNGS), en la sesión del 17 de marzo de 2021, el Consejo Superior de la UNGS aprobó por unanimidad los “Lineamientos para la inclusión Travesti, Transexual y Transgénero”, por Resolución CS N° 7878.

Estos lineamientos plantean el diseño y puesta en marcha de iniciativas concretas encaminadas a promover y garantizar la inclusión educativa y laboral de la población travesti-trans en la Universidad.

En septiembre de 2021 el Consejo Superior de la Universidad Nacional de las Artes aprobó la implementación del Cupo Laboral para Personas Travestis, Transexuales y Transgénero “Effy Beth” en el ámbito de la universidad. Effy fue una artista conceptual, activista feminista queer, performer y estudiante del entonces IUNA. A partir de su militancia, junto a referentes como Lohana Berkins, Marlene Wayar, Diana Sacayán y Susy Shock, y su producción artística puso en tensión las categorías identitarias y visibilizó los procesos de marginalización, discriminación laboral e hipersexualización de la comunidad trans.

El año pasado, siguió un camino similar la Universidad de Cuyo (UNCuyo). Hace dos meses sus autoridades presentaron el Informe sobre la Primera Convocatoria e Inscripción al Registro de Anotación Voluntaria de Personas Travestis, Trans y No Binarias aspirantes a ingresar a trabajar en la Casa de Estudios.

Entre otros datos, el trabajo relevó 38 personas inscriptas, su género y rango etario y escolaridad alcanzada. A los efectos de garantizar la igualdad real de oportunidades, el requisito de terminalidad educativa no puede resultar un obstáculo para el ingreso y permanencia en el empleo, por lo que se ofrece la posibilidad de que finalice los estudios faltantes mediante la coordinación de los servicios que ofrece la UNCUYO u otras instituciones.

A su vez, las autoridades de aplicación deberán garantizar espacios de capacitación para el empleo y formación laboral como así también mecanismos de acompañamiento para la permanencia en el empleo.

Ya en 2022, el pasado 1 de mayo, la Universidad Nacional de Avellaneda anunció la implementación del cupo laboral travesti trans del uno por ciento para cargos de personal no docente.

La lucha

En los últimos años, tanto la Universidad de Buenos Aires (UBA) como la Universidad Nacional de la Plata se convirtieron en el escenario de numerosos reclamos al respecto, tanto en el ámbito público como administrativo.

En noviembre pasado, la Secretaría de Géneros y Diversidad Sexual de AGD-UBA y la Cátedra Libre de Estudios Trans lograron que se apruebe en el Consejo Directivo de Filosofía y Letras una resolución para instrumentar el cupo laboral trans docente y no docente en la Universidad de Buenos Aires.

Si bien distintas unidades académicas avanzaron sobre esta apertura de oportunidades, aún no hay una definición por parte de los Rectorados.

En el Noroeste, en la Universidad Nacional de Jujuy el tema aún no es ni siquiera parte de un debate. Situación distinta se propicia en la de Tucumán en la cual sí forma parte de la agenda más urgente.

31 de mayo de 2022
Soledad Mizerniuk y Victoria Rodríguez

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR