Personas trans exigen al Poder Judicial de Paraguay que reconozca sus identidades

Diez personas trans se manifestaron esta mañana ante el Poder Judicial de Paraguay para exigir la aprobación del cambio de nombre como parte de la campaña “Soy Real #MiNombreDebeSerLegal”.

15 de octubre de 2021
Juliana Quintana
Jessie Insfrán

Diez personas trans se manifestaron esta mañana ante el Poder Judicial de Paraguay para exigir la aprobación del cambio de nombre. La campaña “Soy Real #MiNombreDebeSerLegal” tiene por objetivo el reconocimiento del nombre social de las personas trans. Es impulsada por  Amnistía Internacional Paraguay, la Coordinadora de Derechos Humanos del Paraguay (Codehupy) y la Asociación Panambi.

Les denunciantes provienen de diversos lugares del país: Capital, departamento Central, Caaguazú, Alto Paraná y Amambay. Hace años trabajan en colectivo por la reivindicación de sus derechos. Uno de ellos es que sus documentos personales reflejen el nombre con el cual se identifican. El procedimiento establecido por las leyes no debería demorar más de tres meses.

El Código Civil en su artículo 42 especifica que son los jueces quienes deben autorizar los cambios o adiciones en el nombre o el apellido y otorga el derecho a solicitar la rectificación de nombre por vía judicial invocando una “justa causa”. Kimberly Ayala fue la primera abogada trans de Paraguay, el año pasado tuvo que jurar con su nombre asignado al nacer. 

Activistas haciendo historia

En diciembre de 2016, Mariana Sepúlveda e Yren Rotela presentaron ante un juzgado de Asunción el pedido de cambio de nombre en sus documentos. Ya pasaron cinco años desde que iniciaron la rectificación de sus nombres y todavía no tienen una sentencia favorable. En mayo del 2017 la jueza en lo Civil y Comercial Julia Rosa Alonso hizo lugar a la demanda de cambio de nombre de Yren. En un fallo inédito, Rotela se convirtió en la primera mujer trans que obtuvo la venia de la Corte Suprema de Justicia para cambiar de nombre en su cédula de identidad. Esa acción quedó en la Corte Suprema de Justicia para una nota consultiva. 

Personas trans en Paraguay víctimas de violencia

“Venimos luchando por el acceso a los derechos humanos para todas las personas. Las personas trans en Paraguay somos víctimas de violencia, discriminación, exclusión y sistemática violación de todos nuestros derechos humanos. Muchas personas trans han sido asesinadas, excluidas de sus hogares, sin acceso a la justicia, a la vivienda, a la educación”, dice Kimberly. 

Al no tener la posibilidad de acceder a la educación, la formación y la capacitación, hoy el trabajo sexual es el principal modelo impuesto de supervivencia de las personas trans. Todas estas situaciones conllevan a que la expectativa de vida de las personas trans sea de 35 a 40 años. El cambio de nombre es esencial para el reconocimiento de su existencia y su integración a la sociedad paraguaya. 

«El Estado se niega a respetar y reconocernos»

“Las personas trans, como ciudadanas y ciudadanos en la República del Paraguay, defendiendo nuestra autonomía, nuestra libertad y nuestra esencia, estamos firmes y en unidad para dar lucha a las desigualdades y las injusticias sociales. Nosotres no somos un peligro, sino que estamos en peligro”, explicó Kimberly a Presentes. 

Iris Leticia Brítez, de la organización Actuando, de Pedro Juan Caballero, expresa: “Mientras que el Estado nos niegue este derecho, seguirá siendo el responsable directo de todas las formas de violencia que recibimos las personas trans a lo largo de nuestras vidas. El acceso al cambio de nombre es la forma principal y fundamental para que las personas trans podamos tener mayor dignidad por parte del estado y la sociedad”.

Las denunciantes y las organizaciones de derechos humanos se trasladaron del Palacio de Justicia hasta la Fiscalía General del Estado, en Asunción. Allí la fiscala Sandra Quiñónez las iba a recibir para dar su parecer sobre el cambio de nombre. Sin embargo, luego de una hora de espera, no las recibió.

“El reconocimiento y respeto de nuestro nombre es parte fundamental para nuestro desarrollo humano. Esto aportará a que el Estado Paraguayo pueda garantizar el derecho a la identidad tal cual lo expresa el artículo 25 de la constitución. Mientras tanto, el Estado se niega a respetar y reconocer nuestro cambio de nombre y proteger nuestras vidas, las personas trans seguiremos siendo obligadas a sobrevivir en espacios y ambientes hostiles”, consigna Iris.

15 de octubre de 2021
Juliana Quintana
Jessie Insfrán

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR