Las causas ambientales detrás de los carpinchos de Nordelta

El humedal de Nordelta se destruyó para construir el complejo de barrios privados. Con la pandemia y cuarentenas, los carpinchos empezaron a circular por las calles.

20 de agosto de 2021
Agustina Ramos

Esta semana, vecinos del complejo de barrios privados de Nordelta, partido de Tigre (provincia de Buenos Aires) denunciaron una “invasión” de carpinchos en los countrys. Las fotos y las denuncias enseguida se replicaron y las redes sociales se llenaron de memes. Pero detrás de estas quejas vecinales y chistes poco se ha dicho sobre las causas de esta proliferación, que está lejos de ser insólita. 

Tanto el carpincho como el coipo son animales nativos se asientan especialmente en ambientes semiacuáticos, como los humedales. Nordelta se emplaza en un humedal que fue prácticamente desmontado en su totalidad para la urbanización en los años ‘90. “Este es uno de los problemas que reflejan la necesidad que tenemos de que se sancione la Ley de Humedales”, dijo a Presentes la bióloga María José Corriale, doctora en Ciencias Biológicas y especialista en la relación entre hábitat y fauna silvestre. 

“Ya no queda prácticamente nada del humedal. Estos últimos años la zona que no estaba intervenida fue totalmente desmontada para la construcción de nuevos barrios”, agrega Corriale.

El humedal previo a la construcción de las urbanizaciones era el hábitat natural del carpincho, así como el coipo. Cuando se modifican tan drásticamente estos ambientes, pueden ocurrir dos cosas: las especies se extinguen localmente o se adaptan y tratan de sobrevivir de alguna manera, como es el caso del coipo y el carpincho. 

La pandemia liberó a los carpinchos 

“Nordelta fue avanzando sobre las zonas que todavía no estaban intervenidas y eso hacía que los animales que habitaban en esas zonas se introduzcan en la urbanización en busca de nuevos sitios donde establecerse. Es así que ‘llegaron’ los carpinchos a Nordelta”, detalla.

Un fenómeno que estimuló la frecuente presencia de los carpinchos en zonas urbanas fue la pandemia. “Como estábamos en aislamiento y había mucho menos movimiento en las calles, el carpincho estuvo más activo accediendo a lugares y entonces se los podía ver más cerca de las casas, o en lugares donde antes no andaban”, cuenta Corriale.

¿Son peligrosos los carpinchos?

Los carpinchos son el roedor de mayor tamaño y peso del mundo. Su nombre técnico es Hydrochoerus hydrochaeri, pero también se lo nombra como capibara, chigüire o chigüiro​es. Son nativos de América del Sur y como son semiacuáticos se establecen en ambientes acuáticos o humedales. Son herbívoros, se alimentan principalmente de pasto, y no son agresivos -de hecho tienden a ser presa, más que predadores-, salvo que se sientan amenazados o vean amenazadas a sus crías.

Sobre los peligros que los carpinchos pueden traer para la actividad humana, Corriale explica que el mayor de ellos son los accidentes viales que pueden ocurrir por lo que recomienda disminuir la velocidad de los vehículos en los horarios de mayor actividad del carpincho: si bien son nocturnos, tienen gran movilidad al atardecer.

Además, si bien pueden atacar a otros animales si se sienten amenazados, también pueden verse agredidos por animales como perros que transitan sueltos en la calle y sufrir daños.

Por otro lado, en cuanto a la noticia que circuló de personas que dispararon contra el animal, Corriale sostiene que “la legislación en Buenos Aires es clara: la caza de la especie está prohibida, sobre todo en zonas urbanas”.

Ley de humedales, ya 

La abundancia de fotos de los carpinchos en hogares y su rápida circulación por portales de noticias y redes sociales tuvo lugar en la misma semana en la que el miércoles 18 de agosto hubo una marcha multitudinaria -más de 390 organizaciones socioambientales- frente al Congreso de la Nación para exigir el tratamiento de la Ley de Humedales y que esta no pierda estado legislativo.

“La conservación de estos ecosistemas tan diversos es vital porque cumplen muchísimas funciones, además de albergar a la fauna nativa y de tener una alta biodiversidad. Los humedales regulan los excedentes hídricos, evitan inundaciones y cumplen muchísimas funciones. Esta modificación de los ambientes para urbanizaciones hace que ese humedal ya no cumpla sus funciones y probablemente las áreas lindantes sufran muchas más inundaciones. Creo que si tenemos una ley de protección de los humedales estas cosas no pasarían o no hubieran pasado”, concluye Corriale.

20 de agosto de 2021
Agustina Ramos

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR