Aunque Veracruz no reconoce identidad de género, cada vez más trans la logran por vía legal

Mientras Veracruz sigue sin tratar las propuestas para ley de identidad de género, la larga lucha de las personas trans consiguió que sean cada vez más las que logran reconocimiento de su identidad, a veces sin necesidad de un amparo.

29 de julio de 2021
Ana Alicia Osorio


Cada vez que Grecia esperaba consulta médica por el asma que padece, la enfermera en turno gritaba el nombre que le pusieron al nacer, ese que no la identificaba. Todas las personas presentes se volteaban a verla. Su deseo para salir de ese problema, y de muchos otros que encontraba en el camino, era hacer el cambio de identidad de género en su acta de nacimiento. El estado de Veracruz, de donde es originaria, no lo permite. 

Grecia debió, como muchas otras personas, recurrir a la vía judicial. Y lo hizo a través de un amparo, el instrumento para defenderse ante actos violatorios de las autoridades o los sistemas judiciales. Con ayuda de algunas amigas, encontró abogadxs que ya habían hecho ese tipo de trámites. Incluso en otros momentos donde fue muy controvertido llegar a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (el máximo tribunal mexicano). 

El 26 de abril de  2021, Grecia consiguió su nueva acta de nacimiento.  “Habemos muchas trans. Si ellas que están en el puerto que tienen más amistades no podían conseguir su acta, imagínate yo que soy de uno de los municipios más lejanos… Pensaba que toda mi vida iba a tener mi nombre con el que me fue otorgado desde chiquita”, contó Grecia Hernández Valenzuela, una semana después de haber logrado terminar ese trámite.  

Foto: Matrimonio igualitario

Carla Regina: hacia una sentencia histórica

La primera trans en interponer un amparo para que el Gobierno de Veracruz reconociera su derecho a realizar el cambio en el acta de nacimiento fue Carla Regina Lara Molina. Su caso fue parte de un proyecto universitario de un grupo de abogadxs que llevaron adelante el procedimiento. 

A principios de 2015 y después de años de buscar la manera en que podía tener el reconocimiento de su identidad, lxs abogadxs la contactaron y le advirtieron: el proceso sería largo. 

“Fui un conejillo de indias, no sabíamos hacia dónde íbamos ni qué iba a pasar. Fueron muchísimas vueltas, era algo que no tenía precedentes. Mandaron muchísimas cosas que no se tenían que hacer, me mandaron a sacarme sangre, me mandaron con el psicólogo, me mandaron un examen para ver el nivel de hormonas, un sinfín de cosas y tonteras”, cuenta Carla. 

Uno de los problemas que enfrentaba ante el oficial del Registro Civil, el Juez Federal, los Magistrados y demás oficinas por donde pasaba su trámite, es que el Código Civil del Estado de Veracruz contempla la posibilidad de hacer cambios en el acta de nacimiento por medio de un juicio civil. Pero no sustituye el documento original, no resguarda y es además un procedimiento largo. 

Carla Regina Lara Molina consiguió una sentencia que marcó precedente.

“Para mí era muy importante ser reconocida”

“Yo lo que tenía en mente era ser reconocida ante mi país. Porque ahí hay muchísimas cosas, cuestiones de que quieras comprar algún carro, de que quieras hacerte de tus bienes, de que quieras incluso casarte. Para mí era muy importante ser reconocida”, indica Carla. 

El 17 de octubre del 2018, la Suprema Corte de Justicia de la Nación reconoció el derecho de Carla a realizar el cambio en el acta de nacimiento. Y también a que estas modificaciones fueran realizadas con un procedimiento administrativo, pues el juicio civil es violatorio de los derechos humanos en este contexto. 

“La identidad de género es un elemento constitutivo y constituyente de la identidad de las personas, por lo que su reconocimiento por parte del Estado resulta de vital importancia para garantizar el pleno goce de los derechos humanos de las personas trans, incluyendo la protección contra la violencia, la tortura, los malos tratos, y los derechos a la salud, a la educación, al empleo, a la vivienda, a la seguridad social, y a la libertad de expresión y de asociación”, indica el resumen de la resolución de la SCJN.

La sentencia fue histórica: por primera vez el máximo tribunal mexicano se pronunció al respecto.  Para Carla el trámite llevó más de tres años, pero sentó el precedente para que personas como Grecia puedan demorar cerca de seis meses en obtener su nuevo documento. 

“Es un gusto que muchas otras chicas puedan hacerlo de esa manera. Es muy importante para tus proyectos, para tus negocios, es muy importante para la cuestión de autopercepción. Es muy importante tener el documento y decir ‘soy esta persona’”, dice Carla. 

Pasan los años pero no las leyes 

A partir de 2018, se desató una lluvia de amparos. Comenzó con las personas que iban a  las oficinas a realizar el trámite y, al ser rechazadas, debían recurrir al amparo. Aunque no sabemos con exactitud cuántas personas han realizado la modificación sexogenérica en su acta de nacimiento ya que el titular del Registro Civil, Arturo Dominguez, se negó a responder la entrevista.

Carla y Grecia aseguraron conocer a muchas mujeres que han recurrido a esa vía. Saben que muchas ya cuentan con sus nuevas actas de nacimiento y celebraron su derecho a la identidad. Pero las leyes en Veracruz no han cambiado, a pesar de se han presentado dos propuestas de reforma (2018 y 2019) para permitir que el trámite de cambio de identidad sexo-genérica fuera una cuestión administrativa. Las dos quedaron en la ‘congeladora’, es decir, no hubo avances al respecto. 

Identidad de género en México

El primer lugar que tuvo una ley que garantiza el derecho a la identidad de género fue en 2008 Ciudad de México a través de un procedimiento judicial y en 2015 vía un trámite administrativo. Poco a poco se le han sumado estados, actualmente se garantizan en 16 de 32, de los cuales solo dos aceptan el trámite para menores de 18 años, Jalisco y Oaxaca. 

Niñxs trans en Jalisco. Foto: Esteban Leñero

Tres caminos posibles mientras tanto

Ante la falta de las leyes que garanticen el proceso, el abogado Irving Bonilla señala que existen tres procedimientos posibles: el juicio civil (muy largo), un juicio de protección de derechos humanos ante la Sala Constitucional del Poder Judicial del Estado (que es “tortuoso”) y el amparo. “Este es al que más se ha recurrido. Hay operadores que los sacan más rápido porque ya son asuntos de mero trámite o los contemplan como asunto de mero trámite, pero hay otros que le dan los trámites ordinarios”, indicó. 

Para presentar los amparos quienes buscan este proceso recurren a algunas organizaciones, abogados o abogadas que han llevado otros casos. Irving Bonilla siguió el de Carla y ahora ha acompañado a muchos otros. 

Por eso, dijo Mercurios Espinoza del Ángel -quien representa en Tamaulipas y Veracruz a la Asociación México Igualitario- que en el norte del estado los trámites ya comenzaron a hacerse sin necesidad de interponer amparos. “Llegó el punto en el que la Dirección General del Registro Civil en Veracruz optó por darle entrada a los trámites ya sin necesidad de amparo. Esto hace pocos meses, porque notaron que es una pérdida de tiempo tanto para ellos como para los veracruzanos el enfrascarse en demandas que finalmente iban a ser perdidas”, aseguró.

Foto: México Igualitario

Sin embargo, en otras zonas de la entidad, los Oficiales del Registro Civil dijeron que no tienen esa instrucción por lo que se requieren las otras vías. 

La identidad es un derecho humano básico, no pueden estar suprimiendo tanto ese derecho, no veo que exista algún tipo de problema o que dañe a terceros el hecho de que te encuentres con esa persona que tú eres”, sentencia Carla Regina Lara Martinez. 

Irving, Mercurios, Carla y Grecia coinciden: existe un instrumento legal que permite demostrar que las autoridades de Veracruz les están negando los derechos a las personas trans, por lo que es necesario modificar las leyes para que deje de ser así.

29 de julio de 2021
Ana Alicia Osorio

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR