La liga Stonewall le pone diversidad al fútbol mexicano

Seis equipos conforman hasta ahora la liga con sede en Guadalajara, donde participan lesbianas, gays, bisexuales, una chica trans y personas de género fluido.

13 de mayo de 2021
Mariana Quintero
Gentileza Liga Stonewall y Deportivo Alianza

“Aquí jugamos todxs” es el lema de la Liga Stonewall, una liga de fútbol LGBTIQ+ que surgió con el propósito de “poder brindarles a las y los jugadores un espacio donde puedan sentirse libres, plenos y que se olviden de los prejuicios que impone la sociedad”, explicó Karen Quezada. Junto a Quetzal Ayala, Karen fundó este proyecto con sede en la ciudad de Guadalajara, Jalisco, México.

Seis equipos conforman hasta ahora la liga donde participan lesbianas, gays, bisexuales, una chica trans y personas de  género fluido. Aunque el espacio está pensado principalmente para las personas que pertenecen a la comunidad LGBTIQ+, en realidad este no es un requisito para poder participar.

Uno de los objetivos más importantes de este proyecto es que funcione como un campo de visorías para  seleccionar jugadoras y jugadores que conformen un equipo que represente a México en los Gay Games, evento multideportivo que se celebrarán en Hong Kong en 2022. Además se pretende crear comunidad y trabajo en red  entre lxs deportistas.

¿Por qué una liga LGBTIQ+?

Quetzal contó que es común que las personas que pertenecen a la diversidad sexual y que practican algún deporte estén expuestas a comentarios peyorativos y discriminatorios: “Eso te presiona, te tensiona y limita tu rendimiento”, dijo. Tanto Karen como él tienen afinidad con el deporte, sobre todo el fútbol, y ambos han tenido experiencias de agresiones. 

“Creo que todos sabemos que [el fútbol] es de los deportes más machistas que existen, me ha tocado recibir comentarios muy despectivos por ser mujer lesbiana, incluso a las mujeres heterosexuales les decían comentarios como ‘machorra’ o ‘marimacho’ (…) y si no son comentarios despectivos, son sexuales como ‘ay mamacita’”, relató Karen.

Este tipo de situaciones no son casos aislados y no se limitan a comentarios. En abril, el equipo de Nuevo León de balompié Leones LGBT+ el pasado 23 de abril hizo una denuncia por redes sociales. En un comunicado en Facebook contaron cómo el personal del Sport Center Sendero les negó el uso de las instalaciones, alegando que socios y dueños se quejaron por la “mala imagen” que el equipo daría al centro deportivo. 

“Las necesidades para los equipos es el respeto para todas, todos y todes, que se nos trate cordialmente, no digo que especial porque al final del día somos todos iguales, pero tampoco me segregues, tampoco me maltrates, tampoco me estés diciendo comentarios peyorativos que no tiene que ver con el nivel deportivo, sino con mi persona”, expresó Quetzal.

Equipos LGBT+ en Jalisco con “mucho nivel”

“Cuando yo decidí jugar fútbol yo era el único en la primaria que se dedicaba a jugarlo”, contó Marco Valdés Mora sobre cómo descubrió que le gustaba este deporte: “un día mi papá me mete al entrenamiento, me enseñan a pegarle al balón, me enseñan a bajarlo y me lancé con un equipo”.

Ahora Marco tiene 22 años y es actual jugador en la posición media del equipo Deportivo Alianza, fundado en febrero de este año y en el que se encuentran dentro otros 17 integrantes. “Yo no conocía esto de que había liga gay, siempre imaginaba que podría haber algo así y el día que lo descubrí, formé parte. Tengo ya casi tres años en esto y contando, porque no creo salirme”, dijo.

“Yo empecé a jugar grande porque a mí no me gustaba el fútbol. Tenía 22 años cuando empecé a jugar y de ahí me empezó a llamar la atención (…) en mi casa todos jugaban menos yo, y de los 22 hasta ahorita [con 37 años], soy el único que no ha dejado de jugar”, relató sobre su cercanía a este deporte. Sobre las ligas LGBT+ dijo que se enteró hace cuatro meses: “siempre he estado acostumbrado a jugar con puros hombres, puros héteros y esto es muy nuevo para mí, pero es una experiencia muy padre”.

Este también es el caso de Alberto Castro, jugador de centro delantero en este mismo equipo, quien desde hace tres meses supo de la existencia de estos espacios: “un amigo me comentó que tenía un equipo LGBT y me invitó a jugar, poco a poco me empecé a meter de lleno y ya empecé a ver que había ligas, que había torneos”. Sobre Deportivo Alianza dijo que son “un equipo fuerte y por eso estoy aquí, me gusta ganar”.

Un deporte sin apoyo

“Hace falta que no estemos tan escondidos como las ligas heterosexuales, porque sí nos hacen comentarios de ‘ay no, cómo han de jugar’”, contó Miguel sobre la situaciones que viven como deportistas. Dijo la que es una constante la desconfianza de su desempeño en la cancha.

Al respecto Marco opinó que “para los heterosexuales, el hecho de que seas gay, te hace incompetente hasta cierto punto, pero eso es fuera del  campo. Cuando ya te metes al campo, tú ya eres igual que ellos y eso depende de la competencia tú das y si tú te sientes apto para poder competir”.

A esto se suma la falta de patrocinios e incluso el apoyo del gobierno. Alberto dijo que los incentivos económicos o el préstamo de instalaciones serían de mucha ayuda para los deportistas que integran estos equipos. “Es necesario pongan más atención a la comunidad, porque creo que todos valemos lo mismo y tenemos las mismas necesidades que los deportistas heterosexuales (…) [la falta de recursos] es lo que merma a los equipos y a los deportistas”, comentó.

Respecto al panorama de los equipos LGBTIQ+ y si se visualizan en algún momento en la primera división Quetzal dijo que “sería increíble, imagínate un equipo de la comunidad dentro de las grandes ligas”. Sin embargo, aunque reconoció la capacidad de los equipos, recalcó que no solo depende de ello: “ [el fútbol] es un deporte, sino el más, de los más machistas, heteronormados y cisgénero, entonces la sociedad como tal no está lista o los directivos de esas ligas no están listos para dar esta apertura”. 

Por eso organizaciones como Guadalajara Pride, asociación enfocada en promover la inclusión a través de actividades culturales, deportivas, académicas y lúdicas; y la Federación Mexicana Deportiva de la Diversidad, han sido claves para que se pudiera formar la Liga. 

13 de mayo de 2021
Mariana Quintero
Gentileza Liga Stonewall y Deportivo Alianza

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR