Detienen a un policía por el travesticidio de Melody en Mendoza

El jueves por la tarde se detuvo al efectivo policial Darío Jesús Cháves Rubio por el asesinato de la joven trans a finales de agosto.

18 de septiembre de 2020

Por Penélope Moro

El jueves por la tarde se detuvo al efectivo policial Darío Jesús Cháves Rubio por el asesinato de la joven trans a finales de agosto en Mendoza. La causa avanza como travesticidio y además el imputado deberá someterse a un juicio por jurado, lo que implica la oportunidad de cambios en la perspectiva de género de la sociedad mendocina.

Melody Barrera fue asesinada en Mendoza la madrugada del sábado 29 de agosto, tras casi 20 días de hermetismo en la investigación ayer se dio con el presunto travesticida: Darío Jesús Cháves Rubio, un efectivo policial de 31 años, quien se desempeña en la Comisaría Nº 34 de Godoy Cruz, departamento de la zona metropolitana de la provincia.

La joven trans de 27 años fue hallada sin vida a partir de las 4 de la mañana del 29 de agosto en una de las “zonas rojas” de Guaymallén, en el límite con la Capital. Cuando llegó al lugar, el equipo de la Fiscalía Nº 8 de Guaymallén, a cargo de la Andrea Lazo, se encontró con el cuerpo aún fresco de Melody, quien recibió seis disparos que dieron de lleno en su pecho y un puñado de vainas desperdigadas a su alrededor.

Presentes dialogó con Viviana Beigel, quien representa a la familia de Melody y aportó más detalles a los que recientemente oficializó la Unidad Fiscal de Homicidios. Para la abogada, que se sumó al patrocinio recientemente gracias a la intervención de la organización social Clik, la reserva de la información que la fiscal ha mantenido hasta el momento “fue clave para dar con el asesino”.

Darío Jesús Cháves fue detenido y enviado al penal de Boulogne Sur Mer tras rehusarse a brindar declaraciones. Hasta el momento cuenta con un defensor oficial y ya se le inició un expediente administrativo en la Inspección General de Seguridad (IGS) que además solicitó su pase a pasiva. Aún no se determina si el policía estaba en funciones al momento del crimen y si el arma homicida, un calibre 9 milímetros, era la que utilizaba para prestar servicios en la fuerza.

De acuerdo a lo informado por la Fiscal Lazo, la detención surge del secuestro de video filmaciones por parte de la División Homicidios de la Policía de Mendoza, la declaración de un testigo y llamadas geo-referenciales generadas en la zona, más informes de delitos tecnológicos que ubican a Cháves Rubio como “principal sospechoso del travesticidio”.

Viviana Beigel, ya en contacto con la familia de Melody, cuenta que tanto la madre como sus dos hermanas mayores aún no salen de la conmoción y que sus horas son muy angustiantes. “Les costó iniciar el proceso de justicia, pero ya están en camino y seguras de lo que quieren pese al dolor y al estado de shock del que aún no logran salir”.

Explicó también que la Fiscalía investigó principalmente a través de las cámaras de seguridad apostadas en las zonas aledañas donde se encontró el cuerpo de Melody. “Fue un proceso muy complejo en cuanto a la investigación técnica e informática debido a que el crimen se cometido en la plena oscuridad de la noche. Incluso la Fiscalía de Homicidios debió adquirir nuevas herramientas tecnológicas para dar con la identidad del autor de los disparos”.

Testigo reservado

En este sentido destaca el trabajo de División de Homicidios de la Policía de Mendoza, la Unidad de Apoyo para la Investigación Fiscal del Ministerio Público Fiscal y de la División de Delitos Tecnológicos.

Pero además, la intervención de un testigo reservado terminó por aportar la luz necesaria para dar de lleno con el autor del asesinato de Melody. Según las declaraciones de esta persona se infiere que previamente el travesticida había tenido algún contacto o vinculación con la joven.

Esa noche del 29 de agosto, Melody merodeaba por la costanera que delimita Capital con Guaymallén, la chica estaba ubicada sobre calle Correa Saá, es decir, en la zona este, cuando desde un Volkswagen Bora, tal como se ve en las filmaciones, alrededor de las 3.50 recibió los disparos que dieron fin a su vida de manera inmediata.

El testigo señaló ante la fiscal Lazo que horas antes se había cruzado con Darío Jesús Cháves Rubio, quién le comentó sobre una discusión previa en la que el policía habría manifestado “ir a buscar un arma y cagar a tiros al travesti”. Este testigo detalló características físicas del efectivo y describió también el vehículo que aparece en los videos.

Lazo ordenó un allanamiento en la dependencia de la Comisaría Nº 34 donde se desempeña Chávez Rubio y allí se encontró el Volskwagen Bora que parece en las filmaciones, pero sin patentes. Se trata del auto particular del imputado quien fue capturado en la propia comisaría ubicada en el corazón del residencial Barrio Bancario de Godoy Cruz.

“Homicidio agravado por el odio a la expresión de género¨

La carátula que enfrenta Darío Jesús Cháves Rubio es “homicidio agravado por el odio a la expresión de género en concurso ideal con homicidio simple agravado por el arma de fuego más violación a las medidas de distanciamiento social obligatorio”. De constatarse que se encontraba en funciones cuando ejecutó a Melody, la calificación podría agravarse aún más. La pena que arriesga el policía es máxima.  

Para el colectivo trans es un gran avance que la calificación del crimen de su compañera sea la del “travesticidio” porque consideran que “por primera vez en Mendoza se nombran nuestras muertes”.

En este sentido, desde la Clik sostuvieron “el travesticidio de Melody nos tiene que servir para visibilizar las condiciones en las que hoy, en el 2020, siguen viviendo travestis y trans en el país. Hablamos de travesticidio por que la matan por su identidad, porque cuando une decide vivir como siente, genera en un sector minoritario pero violento, intolerante y asesino un odio que termina sobre nuestros cuerpos, pero también hablamos de travesticidio social, por una sociedad que arroja a travestis y trans al circuito prostibulario siendo menores de edad, que no se preocupa por los consumos problemáticos, la violencia de la noche ni la explotación sexual.”

Beigel explicó a Presentes que no hay protocolos especiales para este tipo de investigaciones caratuladas como “travesticidios”, pero que desde la querella se incorporarán a los fundamentos antecedentes e investigaciones jurídicas, material bibliográfico en torno al el Artículo 80 Inciso 4 del Código Penal para que enriquezca la perspectiva de género tanto en la investigación como en la condena que recaiga sobre el travesticida Cháves Rubio.

Otro dato importante que sumó la abogada querellante es que de llegar al banquillo de los acusados, el policía Darío Jesús Cháves Rubio será sometido a un juicio por jurados.

“Esta instancia es trascendente a nivel social, tanto para quienes integren ese jurado como para sus familiares. La participación de la comunidad en un caso que trasciende los tribunales mirado desde la óptica de la perspectiva de género de parte de la ciudadanía es fundamental para que estas historias no sigan ocurriendo”, consideró.

Por su parte, la fiscal ha ordenado nuevas medidas y allanamientos, y se espera conocer más detalles de la causa en los próximos días. De esta manera se abre en Mendoza una causa bisagra para la comunidad trans con grandes esperanzas de transformarse en paradigma judicial y social para todo el país.

18 de septiembre de 2020

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR