El ambientalista Daniel Cáceres sufrió homofobia en un bus: intervino el Estado

Un pasajero se quejó con el tripulante de cabina y éste amenazó a los jóvenes con bajar a Daniel y su pareja del bus a medio camino de su destino y en plena noche.

12 de septiembre de 2019

Por Vero Ferrari 

El activista ambiental y biólogo marino Daniel Cáceres (24 años) y su pareja vivieron una de las experiencias más atemorizantes de sus vidas en un bus de la empresa de transporte interprovincial Tepsa de Perú. Fue el 13 de agosto en un viaje desde Lima hacia Máncora, una zona de playas al norte del Perú. El viaje en carretera dura aproximadamente 16 horas y durante la noche se disponían a dormir. Pero cuando se dieron un beso, la homofobia se hizo presente. Un pasajero se quejó de ellos con el tripulante de cabina (terramozo) Jorge Jiménez, y éste amenazó a los jóvenes con bajarlos del bus a medio camino de su destino y en plena noche. Cuando Daniel intentó conversar con el chofer para señalarle lo que su tripulante estaba haciendo, éste le dio un empujón.

[LEE TAMBIÉN: Denuncian a una orquesta de salsa peruana por burlas homofóbicas]

Mientras discutían, pudieron grabar un video donde quedan evidenciadas las posturas homófobas de varios pasajeros.

“Caballero, escúcheme, le voy a decir algo legal, mire, a usted le corresponde en la primera estación que pare, usted llame a dos testigos, dos, los denuncia por, yo le voy a decir por… entonces usted para allá nomás y llama a dos testigos, y los dos testigos ya sabemos qué hacer, porque esto no es un parque, aquí van niños, personas mayores que merecemos un poco de respeto y consideración”- dice en un momento un pasajero.

Activismo en red

Frente a esta situación, la pareja decidió recurrir a sus redes de contactos activistas. El caso salió publicado en las redes sociales de la web Mano Alzada y se comunicaron con la congresista Marisa Glave (Nuevo Perú, partido de izquierada en el que milita también Cáceres), quien dio aviso a la Superintendencia de Transporte Terrestre de Personas, Carga y Mercancías (Sutran).

Presentes se comunicó con Daniel, quien señaló que presentará la denuncia formal ante Indecopi contra Tepsa esta semana con la representación legal de la organización Demus (Estudio para la Defensa de los Derechos de la Mujer). Busca que la empresa sea sancionada con una multa para que situaciones como las que vivió no vuelvan a repetirse nunca más.

“Nadie debe viajar con miedo ni vivir con miedo en ninguna circunstancia, lo que hizo la empresa al responderme de esa manera es institucionalizar la homofobia de la que he sido víctima al no reconocer que lo que hicieron fue terriblemente discriminatorio, y la discriminación en el Perú, quiéranlo o no, está penada, y tenemos el derecho a usar las herramientas legales a nuestra disposición para frenar este tipo de actos”, dijo a Presentes.

La respuesta del Estado

Apenas fueron avisados, Sutran empezó a monitorear el bus en donde viajaban los jóvenes para darles alcance con una patrulla de policía. También se comunicaban con los representantes de la empresa, quienes ofrecieron remediar el impase y dar facilidades a los jóvenes retirando a su tripulante del bus, mientras un asesor del Ministerio de Transporte y Comunicaciones (MTC) llamaba a la pareja. La Defensoría del Pueblo también activó sus alertas para ofrecer orientación legal y acompañamiento a los jóvenes.

Al llegar la policía, se detuvo al bus en el distrito de Chala para que se hiciera la denuncia respectiva. Ahí, sostiene Daniel en un pronunciamiento público emitido el 22 de agosto, luego de recibir la respuesta de Tepsa por correo sobre su queja en el Libro de Reclamaciones.

El pronunciamiento público posterior de Daniel sale por la respuesta que tuvo la empresa Tepsa sobre su queja, en donde señalan que no consideran el trato del tripulante de cabina como homofóbico, que fue por pedido de otros pasajeros que se le solicitó a la pareja mantener el orden “debido a que manifestaciones de esa índole puede generar incomodidad bien sea la pareja heterosexual u homosexual”. Asimismo, la empresa agradece que haya habido una “conciliación” entre los homofóbicos y la pareja, cuando esto nunca sucedió, como se puede ver en el video que lograron grabar.

Antecedentes de multas por discriminación  

Indecopi ya ha multado a otras empresas por actos de discriminación contra personas LGTBI. El 8 de mayo del 2014 se impuso una sanción de 50 unidades impositivas tributarias (S/185,000) a la discoteca Gótica por impedir la entrada a la joven trans Godfrey Arbulú. Así también, el 11 de noviembre de 2015 Indecopi sancionó al mall Plaza San Miguel con una multa de S/30,800 por la actitud de un guardia de seguridad que discriminó a la pareja de jóvenes Julio Lavalle y Joustin Rodríguez, al intentar retirarlos del recinto por darse muestras de afecto.

12 de septiembre de 2019

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario