VIH: A los faltantes de medicación, se sumó violencia policial y mediática

Pasadas las 13 horas un cordón policial nos empujó con sus escudos de manera violenta. Más tarde, los medios desinformaban. La violencia hacia las personas VIH+ continua, #NoHayMásTiempo

9 de agosto de 2019

Por Lucas Gutiérrez  Ayer frente al ex Ministerio de Salud las personas VIH+ y organizaciones de la sociedad civil nos movilizamos para denunciar faltantes de medicación y de políticas públicas. Pasadas las 13 horas un cordón policial nos empujó con sus escudos de manera violenta. Más tarde, los medios desinformaban. La violencia hacia las personas VIH+ continúa, #NoHayMásTiempo. Los carteles contaban lo que estamos viviendo: no hay medicación. Mientras en varios hospitales del país se repiten las denuncias de faltantes y fraccionamiento de la medicación antirretroviral para los tratamientos, las personas VIH cortábamos la avenida 9 de Julio exigiendo que el secretario de Salud Alfredo Rubinstein concediera una reunión.

[LEE TAMBIÉN: Denuncian faltantes de medicación para VIH: “Es una situación límite”]
Según el personal policial, lo que pretendían era que liberáramos un canal de esta avenida. Delimitados por un listón rojo gigante –eterno símbolo de la lucha VIH- quedamos separadxs: de un lado quienes exigimos nuestro derecho al acceso a la salud y del otro las fuerzas policiales. Con los enormes escudos comenzaron a empujarnos de manera violenta. Más de 50 policías –que igualaban la cantidad de manifestantes- comenzaron a dar golpes de escudo para abrirse paso.

Con el acento puesto sólo en el tránsito y la categoría inocua y deslegitimadora de “tensión” (figura poética al servicio de los servicios) por 1era. vez desde 2015 un medio “grande” menciona la falta de medicación contra el VIH.https://t.co/PaHqvpoN5t

Mientras se daba el micrófono abierto, un policía sin identificar -ya que tenía su nombre cubierto- le dijo a la activista María Sánchez: “Si están enfermos váyanse a su casa”. Mientras la compañera lloraba de impotencia y sostenía su medicación vencida, el policía se reía junto a otro efectivo, que directamente ni siquiera tenía su nombre en el chaleco. “La señora está alterada, parece”, decían.
[LEE TAMBIÉN: “A mí no me va matar el VIH, me va a matar tu indiferencia”]
“Por suerte no pasó a mayores”, llegamos a pensar. ¿Qué significa que “pase a mayores”? ¿Que nos rocíen con gases? ¿Qué nos golpeen? Ya el hecho que nos hayan golpeado con los escudos y nos arenguen verbalmente es demasiado. No es para nada un hecho menor. A media cuadra de la Secretaría esperaban seis camionetas de la fuerza policial, ¿para qué? No quiero saberlo. Esta es la cuarta vez que las personas positivas manifestamos desde el año 2016 por falta de medicación. Y la presencia policial ha ido aumentando cada vez. Teniendo en cuenta lo denunciado por Fundación Grupo Efecto Positivo respecto no solo de los faltantes actuales sino de la falta de previsión en las compras, ¿qué va pasar la próxima vez que marchemos?

Los medios perpetuando la violencia hacia las personas VIH+

“Enfermos de sida afirman que faltan remedios“, dice la placa de Canal 12 de Córdoba. NO SEÑORES DE CANAL 12. NO. No somos enfermos, somos personas que viven con un virus, en este caso VIH. VIH y sida no son lo mismo. Y si estuviésemos en situación de sida tampoco esta es la manera de titular. Esto es estigma y prejuicio. Esto es violencia. TN publicaba que los manifestantes estábamos “cara a cara” con la policía. No TN, la policía luego de empujarnos y golpearnos se tapó la cara con el escudo. Estábamos “cara a escudo” y “cara a casco”. Las placas amarillas, amarillísimas, de TN no se animaban a enunciarnos. Con la misma violencia que canal 12 de Córdoba hablaba de sida, TN silenciaba nuestro VIH, nuestro reclamo. No marchamos al Ministerio de Desarrollo Social, marchamos al ex Ministerio de Salud hoy devenido en recortada Secretaría. Hablan de “empujones” cuando lo que estaba sucediendo era violencia. Y claro, la prioridad: “Liberan un carril de la 9 de julio al sur”. La violencia policial y de los medios hegemónicos se suma a la que el sistema de salud ejerce sobre las personas VIH positivas. Desde la Dirección Nacional de sida y ETS emitieron un comunicado hablando de “supuestos faltantes” negando las denuncias de hospitales y personas positivas. El secretario Rubinstein habló de que esto es un “tema de campaña”. Bueno señor Rubinstein, claro que lo es, porque nuestra salud es un tema político. Los faltantes son reales. El deterioro de nuestras salud y nuestras muertes también. Ayer en todo el país hubo protestas. En Ciudad de Buenos Aires el Frente Nacional de la salud por las personas VIH+ -espacio que reúne más de 60 organizaciones- se movilizaba, en Rosario frente al Programa Municipal sobre sida (Promusida) la Mesa Positiva y Vox, entre otrxs. En San Luis, Córdoba, Mendoza también hubo convocatorias. Siempre visibilizando los faltantes de medicación y faltas de políticas de salud que van más allá de los actuales. En un contexto en el que no sólo denunciamos la falta medicación sino también reactivos para medir nuestra carga viral. Mientras siguen llegando telegramas amenazando suspender pensiones no contributivas. En un panorama en el que los carteles en las farmacias de los hospitales enuncian los faltantes que luego el Gobierno niega. Mientras los medios hegemónicos invisibilizan y violentan nuestra existencia y supervivencia. En medio de todo eso, la policía nos pega con los escudos. Con sus defensas contra nuestras defensas vulneradas por el virus, y en este caso no hablo solo del VIH. Y todo esto lo pienso parado al lado de una de esas nuevas garitas policiales que se eleva por encima de nuestras cabezas y solamente puedo pensar en Foucault y su panóptico. Todo lo ve. Todo lo invisibilizan.]]>

9 de agosto de 2019

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR