Líder indígena denunció a un funcionario por políticas de VIH en Chile

Llevó su causa hasta los tribunales de justicia chilenos, señalando que Carlos Beltrán vulneró sus derechos como paciente y usuario del servicio de salud haciendo públicos sus antecedentes clínicos a través de un correo electrónico público.

7 de diciembre de 2018

Por Víctor Hugo Robles

Willy Morales se considera un “sobreviviente” del VIH/SIDA porque ha resistido la muerte social de lo que originalmente se conoció como “cáncer gay”. De la tristeza, preocupación e invisibilidad siendo un tímido adolescente pasó a la organización social transformada ahora en intensa lucha pública – política. Hoy es presidente de la Red Nacional de Pueblos Originarios en respuesta al VIH/SIDA en Chile, organización que busca incidir nacional e internacionalmente en las políticas públicas del VIH/SIDA con pertinencia cultural.

Entre las tareas comunitarias, su trabajo de artesano tejedor en Chiloé y las muchas batallas por la sobrevida, Willy Morales ha sido protagonista de los avatares de los tratamientos para el VIH/SIDA en América Latina, protagonizando una serie de protestas en representación de las personas indígenas. Recientemente, internado en el capitalino Hospital Clínico San Borja Arriarán de Santiago debido a un agravamiento de su salud, Morales grabó un video que se hizo viral por las redes sociales locales denunciando un “experimento dañino e irregular con terapia para VIH/SIDA”. Su acusación está dirigida en contra del Dr. Carlos Beltrán, asesor en VIH del ministro de Salud en Chile, presidente de la Corporación Sida Chile, cuestionado además de “conflictos de interés” por su relación con la industria farmacéutica.
[LEE TAMBIÉN:VIH/sida en Chile: Entre las peores cifras de la región y el show mediático]

Willy Morales no solo denunció públicamente el hecho sino que ahora llevó su causa hasta los tribunales de justicia chilenos, señalando que Carlos Beltrán vulneró sus derechos como paciente y usuario del servicio de salud haciendo públicos sus antecedentes clínicos a través de un correo electrónico público enviando a decenas de organizaciones sociales, que fue publicado íntegramente por medios de comunicación. En estas últimas horas, la Primera Sala de Corte de Apelaciones de Santiago, acogió a tramitación el Recurso de Protección a favor de Willy Morales y ordenó un informe al recurrido Dr. Carlos Beltrán dentro de 5 días, quien deberá ser notificado por la fuerza policial pública en su domicilio fijado en el Ministerio de Salud.

“Estuve hospitalizado una semana esperando que llegara el ministro de Salud para explicarle mi denuncia contra su asesor pero el ministro nunca apareció”, dice a Presentes, relatando su historia que ahora llega a la justicia.

– ¿Por qué razones te hospitalizaron, Willy?

“Porque no tenía plaquetas, tenía la presión por las nueves. Sentía sueño y cansancio. No tenía otros síntomas pero no comía y eso es extraño para una persona como yo que soy muy bueno para comer. Durante mi estadía en el hospital extraño el lugar donde yo vivo. Estoy aquí en ciudades ajenas”.

En la misma cama del hospital grabaste un video viral denunciando al asesor en VIH/SIDA del Ministerio de Salud chileno. ¿Por qué lo hiciste? ¿Cuál es el fondo de la denuncia pública?

“Lo grabé para se supiera lo que está pasando. Yo denuncio y acuso con nombre y apellido, primeramente al doctor, asesor del ministro de Salud, el doctor Carlos Beltrán, que me entregaba medicamentos sin estar yo en ningún centro de atención, sin abrirme ficha médica y sin protocolo. Recuerdo que cuando yo le decía que estaba con calambres y que orinaba sangre, era muy incómodo, sufría y tenía mala calidad de vida. El doctor me dijo que tenía que aguantar y aguantar. Yo aguanté tres meses pero no pude más. Ya cuando no podía seguir con el tratamiento me dio la orden para que me fuera a otro hospital y retirar ahí medicamentos legalmente. Yo no resistía, orinaba sangre, cosa que yo no entendía, pensé que se podía tratar de un cálculo pero no era eso. Tuve una calidad de vida mala”.

Willy Morales se refiere al medicamento conocido comercialmente como “Stribil” comercializado en nuestro país por laboratorio Gador –empresa auspiciadora de las actividades de la Corporación Sida Chile- que se indica a las “personas que no han tenido daño orgánico por tanto medicamento. Yo he tenido hepatitis, pancreatitis y me dieron ese medicamento que es para gente que no ha tomado nunca tratamiento”, apunta el activista.

“Necesitan conejillos de indias y justo caí yo”

– ¿Por qué señalas que realizaron un “experimento” contigo?

“Yo investigue quien estaba tomando el medicamento y no encontré a nadie. Todavía no entraba el medicamento a la guía clínica en Chile cuando me lo indicaron, era como una novedad tomarse una pastilla. Yo cuando le dije al doctor que no podía seguir tomando el tratamiento, no le serví y me trasladaron de un hospital al otro, era un experimento, digo yo. Después de unos meses ese medicamento entró a Chile y ahora es entregado por el Estado de Chile a personas que no tienen daño orgánico. Yo creo que conmigo estaban realizando conejillos de indias”.

¿Qué pedías en el video?

– “Yo pedí –sin resultado- que el ministro me diera la cara, que comprendiera por qué está pasando esto. Yo sé que dejé la terapia anteriormente porque me hacía mal, ellos vieron que me hacía mal, orinar sangre no es normal, los calambres no son normales, tener movimiento involuntario en las manos no es normal, todavía tengo las manos hinchadas. El ministro tiene que hablar con las personas y responder por todo lo que ofreció. Es importante saber cuántas personas están teniendo rechazo con estas terapias de última generación, no sé si se les hizo un estudio previo o migraron sin estudio”.

El ministro que no apareció

Willy Morales relata a Presentes que a veces se siente incómodo por lo que está pasando y dice creer posible que lo traten de “loco”. Sin embargo, pese a todo aquello, sigue adelante en coordinación con otros pueblos. “Los pueblos indígenas no estamos incluidos en la agenda del VIH/SIDA que desarrolla el Ministerio de Salud. ¿Por qué a los pueblos originarios se les excluye?, pregunta Morales, denunciando lo que define como un “genocidio”.

Por su parte, Tai Riroroko Pakarati, vocera Rapanui de la Red Nacional de Pueblos Originarios, señaló en declaración pública: “Brindamos todo nuestro apoyo a nuestro compañero, hermano indígena, Willy Morales, que en estos momentos está hospitalizado grave por el experimento en terapias del VIH/SIDA que está desarrollando el Ministerio de Salud y muy en especial por el Ministro de Salud que no se ha preocupado por informarse en terreno de la situación real que está ocurriendo en nuestro país y por ello generando políticas públicas de sanidad que no son acorde a la realidad actual”. “Sí Usted, señor ministro, no se digna a darnos la cara y darnos espacio como pueblos indígenas para que nosotros podamos decidir sobre nuestra salud, nos veremos en la obligación de buscar otros medios, otros mecanismos para hacernos escuchar”, concluyó.

Los descargos del doctor

Mediante una carta abierta enviada por correo electrónico a todas las organizaciones sociales con trabajo en VIH/SIDA del país, el doctor Carlos Beltrán respondió a los cuestionamientos de Willy Morales, entregando como fundamentos de su defensa datos privados clínicos de Morales, negando los hechos y acusando un “montaje” en su contra “intentando dañar mi prestigio profesional, adquirido con más de 30 años de ejercicio como médico”.

El Recurso de Protección

Esteban Arévalo, abogado de Willy Morales, especialista en derecho a la salud, comentó para Presentes la primera acción legal –anuncia otras- que emprendieó este miércoles 5 de diciembre. En la acción legal se señala que Carlos Beltrán incurrió en “en un acto ilegal que priva el legítimo ejercicio del derecho al a) Respeto y protección a la vida privada de la persona, b) La protección de sus datos personales. Ambos reconocidos y garantizados en el artículo 19 N°4º de nuestra Carta Fundamental”. El recurso solicita tener por “Interpuesta la Acción Constitucional de Protección y en definitiva se acoja declarando: 1) Que el envío del correo electrónico antes especificado y trascrito por parte del recurrido fue un acto ilegal, que privó a mi representado del legítimo ejercicio de los derechos señalados en el acápite IV letras “a” y “b” de esta presentación. 2) Que se ordene al recurrido abstenerse de continuar dando a conocer datos sensibles contenidos en la ficha clínica de mi representado de forma ilegal. 3) Que se condena en costas al recurrido”.

EL Ministro de Salud  no ha querido referirse al tema.

7 de diciembre de 2018

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR