#15MarchaTLGBI: Asunción salió a las calles con memoria, orgullo y resistencia

Por María Sanz, desde Asunción, Paraguay Fotos: Jessie Insfrán Más de un millar de personas salieron a las calles de Asunción el sábado 29 de septiembre para celebrar la diversidad sexual y pedir el fin de las violencias contra la comunidad TLGBI. Bajo el lema “Memoria, Orgullo y Resistencia”, la marcha partió de la Escalinata…

30 de septiembre de 2018

Por María Sanz, desde Asunción, Paraguay

Fotos: Jessie Insfrán

Más de un millar de personas salieron a las calles de Asunción el sábado 29 de septiembre para celebrar la diversidad sexual y pedir el fin de las violencias contra la comunidad TLGBI. Bajo el lema “Memoria, Orgullo y Resistencia”, la marcha partió de la Escalinata Antequera, lugar emblemático de resistencia para las trabajadoras sexuales travestis y trans durante la dictadura de Alfredo Stroessner (1954-1989).

Fueron precisamente las trans quienes encabezaron la marcha, que por primera vez se llamó TLGBI, para ayudar a visibilizar la situación de emergencia que vive el colectivo trans. “La Coalición TLGBI de Paraguay decidió poner la T delante, porque consideró nuestros derechos como prioritarios, debido a la violencia que estamos sufriendo. El jueves asesinaron en Encarnación (sur) a una compañera, de once puñaladas. Las trans seguimos siendo asesinadas: nos quieren exterminar”, dijo a Presentes Mary García, de la asociación Panambí, que nuclea a personas transgénero, travestis y transexuales de Paraguay.

La expulsión de la familia y de la casa o la represión policial son algunas de las violencias que la compañía de teatro de Panambí representó a lo largo de toda la marcha. Además, colgaron unos pañuelos negros de las rejas de la Plaza Uruguaya, en el centro de Asunción, con los nombres de las 61 personas trans asesinadas desde el final de la dictadura en 1989. Los dos últimos asesinatos, que acabaron con las vidas de Naomi y Nikol, se registraron en el último mes.

La manifestación combinó las reivindicaciones, el luto y la memoria, con el colorido, la purpurina y las consignas festivas. “Clítoris, clítoris, si probás ya no salís”, gritaban las percusionistas de la Tatucada de Aireana – Grupo por los derechos de las lesbianas, que marcaron el ritmo de la marcha. No lejos de ellas, otro grupo de personas con banderas arco iris, pero también con los colores de la transexualidad, la bisexualidad y la pansexualidad, coreaba: “¡Somos más que 108!”.

El 108 es el número-palabrapara nombrar a la diversidad sexual en Paraguay, y está relacionado con el número de personas “sospechosas de ser homosexuales” que fueron detenidas en septiembre de 1959 en Asunción, en el marco de la investigación por el asesinato del locutor radial Bernardo Aranda. Tras un mes de redadas, detenciones arbitrarias y torturas, el 30 de septiembre de 1959 apareció publicada en el diario El País la “Carta de un amoral”, un documento anónimo que defiende la libertad de los cuerpos y del deseo sexual. En memoria de esta carta, el 30 de septiembre es el Día Nacional de los Derechos TLGBIQ+ en Paraguay.

[LEE TAMBIÉN: “Esperando la muerte”: cómo viven y mueren las personas trans en Paraguay]

Reivindicaciones y marchas en otras ciudades

Además de en Asunción, este año se celebraron por primera vez marchas en Ciudad del Este(frontera con Foz de Iguazú, en Brasil), y Encarnación (sur, frontera con Posadas, en Argentina). Esta última manifestación fue considerada un éxito por sus organizadorxs, debido a que días atrás el intendente de la ciudad, Luis Yd, había prohibido la marcha, argumentando que Encarnación es una ciudad “a favor de la vida y la familia”.

Otres activistes viajaron desde ciudades como Caaguazú o Coronel Oviedo para participar en la marcha de Asunción. Y algunes se sumaban por primera vez a la movilización. “Esta es mi primera marcha y vengo con mi novio, a defender la igualdad y luchar por toda la diversidad. Hasta ahora siempre estaba apoyando desde la computadora, pero este año me dije que hay que salir a las calles, mojar la camiseta y ponerse al frente para ser parte de la historia y generar un cambio”, dijo a Presentes Guillermo Núñez, un fotógrafo de 27 años que vino a la marcha de la mano de su pareja.

La marcha de Asunción terminó en la Plaza de la Democracia, en pleno centro histórico, con la lectura del manifiesto por parte de las organizaciones de la Colación TLGBI. El documento recordó que, en los quince años que lleva celebrándose esta marcha, la sociedad paraguaya ha cambiado, pero no así los gobiernos, que ponen en riesgo de retroceso los derechos adquiridos.

“Antes Paraguay firmaba las resoluciones de la Organización de Estados Americanos (OEA) sobre derechos TLGBI”, dijo Viki Acosta, de Panambí, durante la lectura del manifiesto. “Pero ahora lidera el grupo de países antiderechos”.  Myriam Gallar, de la organización Arco Iris, añadió: “Paraguay se presenta como líder antiderechos TLGBI y antiderechos de las mujeres, y se caracteriza por querer borrar las siglas TLGBI”.

El manifiesto comparó la situación de derechos TLGBI de Paraguay con la de los países vecinos. “En toda la región hay avances, en Argentina, Uruguay, Bolivia y Chile hay leyes de identidad de género, mientras que en Paraguay no tenemos una legislación básica contra la discriminación. No queremos ser el país de la vergüenza”, dijo Ale Villamayor, de la organización Somos Pytyvohara.

También hubo críticas al actual gobierno de Mario Abdo Benítez, hijo del secretario privado del dictador Alfredo Stroessner, que asumió la presidencia de Paraguay el pasado 15 de agosto. “Este gobierno es versión actualizada y lavada de espíritu autoritario, violento y discriminador. Abdo dice que impedirá las leyes que atenten contra la familia tradicional. No atentamos contra nadie. Presentarnos como una amenaza es una manipulación para permitir el odio y negar nuestros derechos. (…) Reconocer derechos no significa quitárselos a nadie”, dijo Airym Sarta, de Aireana.

Antes de dar paso a la celebración y a los números de teatro, música, poesía y shows drags con los que terminó la noche, el manifiesto cerró con un mensaje claro: la lucha por los derechos TLGBI en Paraguay no tiene vuelta atrás.

30 de septiembre de 2018

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR