Alejandra González, la concejala trans que ganó batalla judicial histórica a la discriminación

Por Víctor Hugo Robles, El Che de los Gays Foto: gentileza Rodrigo Chandia y captura de TV Después de una larga batalla legal, en los últimos días de diciembre de 2017 la Corte Suprema de Justicia de Chile falló a favor de la activista transgénera Alejandra González Pino. Mientras en Parlamento de Chile se debate una…

3 de enero de 2018

Por Víctor Hugo Robles, El Che de los Gays Foto: gentileza Rodrigo Chandia y captura de TV Después de una larga batalla legal, en los últimos días de diciembre de 2017 la Corte Suprema de Justicia de Chile falló a favor de la activista transgénera Alejandra González Pino. Mientras en Parlamento de Chile se debate una Ley de Identidad de Género, ella dice: “La justicia tarda pero llega”. A los 49 años la ex concejala de Lampa, zona rural cercana a Santiago, ha sido el centro de la noticia por ganar un inédito juicio en la Corte Suprema de Justicia en contra de la actual alcaldesa de Lampa apelando a la Ley Antidiscriminación. La historia se remonta a principio de los 2000. En aquel tiempo Alejandra ejercía como concejala en Lampa. Se convirtió en la primera persona transexual en conquistar un cargo de elección popular en Chile, paradigma de incidencia política que fue posterior inspiración para Zuliana Araya en Valparaíso y Juliana Zapata en Collipulli, Región de la Araucanía, sur de Chile. Alejandra González, Katty Fontey de TravesChile y Víctor Hugo Robles, en el subte, después de la Gala de Fundación Selenna

“A los 7 años empecé a sentirme diferente”

La vida de Alejandra está marcada por las luchas sociales pero también por la pobreza, la vulneración y una identidad de género resistida. Los problemas familiares y la falta de recursos comenzaron a cruzarse con una sexualidad e identidad de género diferentes a la norma. Era notorio en el colegio. De esos días de juegos y domesticación educativa, Alejandra recuerda: “Empecé a descubrirme diferente a los siete años por mi actitud, mis modales. Recuerdo que compartía más con las niñas, me gustaba estar con ellas. En ese proceso, cuando estaba en octavo básico, descubrí que tenía una diferencia de conducta con mis compañeros. Yo era más femenina. Tanto así que los profesores en ese tiempo determinaron que no podía bañarme con los varones. Una profesora les preguntó a mis compañeras cómo me veían. Ellas dijeron que yo era una niña, igual que ellas. El tema complejo eran las duchas, después fueron las clases de gimnasia”.

El despertar: un circo transformista

La identidad de género de Alejandra comenzó a transitar entre hostilidades y desinformación. La llegada de un circo de transformista al pueblo, cuando Alejandra tenía 20 años, marcó su vida. Recuerda ese día con éxtasis: “La primera vez que me relacioné con la diversidad sexual fue a los 20 años, en un circo de transformistas que llegó al barrio. Primera vez que llegaba un circo de transformistas a Batuco y yo presidía una junta de vecinos, así que tuve que analizar la autorización. Recuerdo que llegó la dueña del circo, la Mandi, una transgénera, una señora, me pidió la autorización para instalar el circo y me explicó que no era un circo con payasos, sino un circo para “personas con criterio formado”. Le pregunté en qué consistía el show. Me dijo que eran hombres que se vestían de mujer y realizaban un espectáculo. Estuvieron tres meses en Batuco. Lleno total, la gente estaba revolucionada porque iban a ver al Felipe, o sea, a mí, Alejandra, que ya estaba trabajando en el circo”.

¿Una concejala transgénera con terno y corbata?

La vida social, el trabajo comunitario y el afán político, fueron siempre parte de la vida de Alejandra González. Así que cuando su comuna vivió una tragedia, la primera en  organizar la ayuda fue ella, ganándose el cariño y respeto de su pueblo, el mismo que la eligió concejala por tres periodos consecutivos con altas votaciones desde 2004 hasta 2016. De esos días de arduo trabajo fiscalizador, tiene bellos y amargos recuerdos teñidos de una política tradicional que no aceptaba su diferencia. Alejandra recuerda su debut en el Consejo Municipal de Lampa: “En el año 2003 me proponen, la misma comunidad, mi localidad, postularme como concejala. Me postulé por un cupo de independiente. Fue en 2004 y recibí el apoyo de mucha gente. Igual tuve que renunciar a las juntas de vecinos para que no se vinculara con el tema político electoral. Nunca pensé que estaría metida en esto. Fue una campaña humilde pero esmerada. Incluso, el mismo día de la elección, no sabía que había salido electa. Fue emocionante e inesperado”.

El primer golpe machista

“El primer alegato y combo fue con el ex alcalde”, recuerda Alejandra. “Tenía que asumir el 6 de diciembre del 2004 y el alcalde me mandó a llamar. Me dijo: “Bueno, Felipe, me alegro. Mira, te quiero hacer una consulta, tú sabes que tienes que jurar, estos son los pasos a seguir, tú tienes que venir de terno y corbata. Yo quedé muerta”, confiesa la ex autoridad pública que debió vestir formal según las estrictas exigencias del “protocolo”. La batalla con el alcalde de la época si bien fue el inicio de una ardua lucha no fue la más dura, vendrían tiempos peores. La más agotadora e insufrible de todas las discriminaciones, recuerda Alejandra, la vivió en 2014. Fue cuando en su tercer período denunció a la actual alcaldesa Graciela Ortúzar de reiterada discriminación a su identidad de género trans. La denuncia se hizo pública y Alejandra fue perseguida, su casa atacada por desconocidos, acompañando una campaña electoral que perdió.   Luego de la derrota, Alejandra regresó a su oficio de antaño, la peluquería, su arma de combate. Mientras, la denuncia por discriminación continuó su camino hasta que una reportera radial sorprendió a la ex concejala. La Corte Suprema de Justicia había fallado a su favor y condenaba a la alcaldesa de Lampa por la Ley Antidiscriminación. Un fallo inédito, inesperado. Alejandra había ganado una trascendente batalla que creyó muchas veces perdida.

El histórico fallo

La sentencia estableció el trato discriminatorio de la alcaldesa al referirse a la demandante por su identidad legal y no de acuerdo a su identidad de género social. Y además, por burlarse en diversas oportunidades de su identidad de género. Alejandra con Chilevisión, tras conocerse la noticia del fallo histórico.  “Se debe tener presente que de acuerdo a lo dispuesto en el artículo 2 de la Ley N° 20.609, corresponde entender por discriminación arbitraria toda distinción, exclusión o restricción que carezca de justificación razonable, efectuada por agentes del Estado o particulares, y que cause privación, perturbación o amenaza en el ejercicio legítimo de los derechos fundamentales establecidos en la Constitución Política de la República o en los tratados internacionales sobre derechos humanos ratificados por Chile y que se encuentren vigentes, en particular cuando se funde en los motivos que señala a título ejemplar”, dice la resolución del tribunal. Es un fallo inapelable. Junto con citar una sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos que recientemente ha declarado “que la exigencia de someterse a intervenciones quirúrgicas o tratamiento esterilizador, como requisito para reconocer la identidad de género, viola el derecho al respeto a la vida privada y familiar”, la Corte Suprema de Justicia chilena dictaminó: “La demandada doña Graciela Fernanda Ortúzar Novoa, alcaldesa de la comuna de Lampa, incurrió en un acto discriminatorio respecto de doña Alejandra González Pino, en razón de su identidad de género, debiendo cesar en dicha conducta y dirigirse a ella con su nombre social. Además, se la condena al pago de una multa equivalente a cinco unidades tributarias mensuales, a beneficio fiscal, sin costas”.

En Batuco, después del fallo

Serena pero contenta por el significado histórico del fallo, Alejandra González habló con Presentes: “Lo recibo con humildad pero también con alegría porque este fallo marca un precedente social y político. Representa un avance que abre muchas ventanas, las mismas ventanas que se me habían cerrado antes”, simboliza políticamente Alejandra. “Soy una mujer trans de 49 años que ha luchado toda la vida por su sexualidad e identidad”, agrega Alejandra. Dedica el fallo a sus compañeras de toda la vida: “Hoy no solo pienso en mí, sino en todos los jóvenes, niños y niñas trans que luchan por el bien vivir. Este fallo lo comparto con mi comunidad, particularmente con los más desvalidos, mis amigas trans, las más sencillas, las trans de circo, las trans que viven con VIH y las trans que no encuentran una fuente laboral por ser como somos. Este fallo lo comparto con las más jóvenes, las adolescentes, especialmente los y las niñas trans que con valentía hacen visible lo invisible en tiempos donde nuestras identidades sexuales y de género deben ser defendidas y validadas”. Buenas noticias para las comunidades trans Diversas organizaciones de la diversidad sexual han celebrado la buena noticia. Desde el Movilh hasta Fundación Iguales, incluyendo a la vocera del Gobierno de Chile han felicitado el histórico dictamen del máximo tribunal de justicia. Las más emocionadas e involucradas han sido las organizaciones de las comunidades transgéneras como OTD, Fundación Selenna y TravesChile, entre otras. “Todas las trans deben tener reparación por lo que hemos pasado. Esto es relevante en las luchas sociales de la comunidad”, dice Silvia Parada, histórica líder de la agrupación TravesChile que nació como colectivo a principios de los años 2000.   Por qué es un fallo de alto impacto Constanza Valdés, licenciada en Ciencias Jurídicas y Sociales, asesora de las organizaciones transgéneras, analizó el fallo para Presentes: “La sentencia se convierte en la primera acción de no discriminación que se acoge argumentando la existencia de una discriminación arbitraria en razón de la identidad de género desde la dictación de la Ley Zamudio. Además, el fallo reconoce el derecho de la concejala a utilizar su nombre social y a ser respetada, independiente de si obtuvo su cambio de nombre y sexo registral”. Desde España, la reconocida diputada transexual por Madrid Carla Antonelli lo celebró a través de las redes sociales: “Bravo, poquito a poco, mucho más despacio de lo que realmente quisiéramos, pero dando pasos hacia adelante, porque la igualdad hasta que no sea real no será IGUALDAD, felicitaciones por este gran paso”. En Santiago, Alejandra González valoró el fallo de la Corte Suprema en la gala anual de Fundación Selenna que reúne a niños y niñas trans: “Yo veo a estos niños y niñas y me doy cuenta que estoy luchando por ellos, porque son el futuro de Chile. Tal vez puedan ser parlamentarios y parlamentarias que trabajen por una ley más inclusiva, más tolerante y menos discriminatoria”.
[LEER EL FALLO COMPLETO]
]]>

3 de enero de 2018

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR