2 años sin Marcela Chocobar: marcharon por la joven trans asesinada en Río Gallegos

Marcela Chocobar fue asesinada el 6 de septiembre de 2015 en Río Gallegos. Su cráneo se encontró días después pero su cuerpo sigue sin aparecer. Sus hermanas marcharon al Juzgado para pedir justicia, que se realice una nueva investigación y continúe la búsqueda.

7 de septiembre de 2017

Marcela Chocobar fue asesinada el 6 de septiembre de 2015 en Río Gallegos. Su cráneo se encontró días después pero su cuerpo sigue sin aparecer. Sus hermanas marcharon al Juzgado para pedir justicia, que se realice una nueva investigación y continúe la búsqueda.

Informe desde Río Gallegos: Belén Manquepi Gómez

Fotos: Gentileza La Opinión Austral

“Nos movilizamos, a dos años de la muerte y desaparición de mi hermana, para reclamar por todo el mal accionar de la justicia”, dijo Judith Chocobar, una de las cuatro hermanas de Marcela, la joven trans de 26 años asesinada el 6 de septiembre de 2015. Las hermanas Chocobar encabezaron ayer la movilización en el centro de Río Gallegos, la ciudad donde viven y donde se perpetró el asesinato.

Las acompañaron las organizaciones Juntas y a la Izquierda, Las Rojas, del Plenario de Trabajadoras y la Mesa de Mujeres. Partieron desde el mástil de Avenida Kirchner (Ex Roca) y San Martín, al Juzgado Penal de Instrucción Nº 3. Allí, tres de las hermanas –Judith, Elizabeth y Karina- se reunieron con el secretario del Juzgado Penal, Fernando Costabel. “Le planteamos nuestras inquietudes de todo lo que no se hizo y por qué no se cambió la carátula y no tuvimos respuestas”, dijo Judith a Presentes.

“Queremos que se juzgue como crimen de odio”

Desde hace mucho tiempo las hermanas -oriundas de la provincia de Salta- vienen pidiendo cambio de carátula. Desde un principio es “homicidio simple”. El reclamo es que se investigue como femicidio o crimen de odio.

La modificación del delito también había sido solicitada por la Secretaría de Derechos Humanos de Santa Cruz, “Pero la jueza (Rosana Suarez) y el fiscal (Antonio Chan) la mandaron a la Cámara. Es una vergüenza tener jueces y fiscales así”, comentó otra de las hermanas, Elizabeth Chocobar. Y anticipó a Presentes que la familia va a solicitar una audiencia con el fiscal para tener más precisiones acerca del avance de la investigación.

Cómo sigue la investigación

Ahora que la causa se encuentra en la Cámara Oral, la familia Chocobar deberá aguardar que se corra vista al expediente y se entregue a abogados defensores y querellantes que revisan la causa y que podrían incluir más pruebas. Después, la causa debe regresar a manos del fiscal Saldivia. Una vez revisadas las observaciones de las partes decide si las acepta o no. Y una vez que la causa esté completa, se fija una fecha de juicio

[LEER MÁS: Así investigó la Justicia los crímenes de odio] 

Además del cambio de carátula, Elizabeth remarcó que la familia reclama continúe la búsqueda del cuerpo. “Nos prometieron que lo iban a buscar. Necesitamos el cuerpo para que pueda descansar en paz, para que nosotras podamos descansar. Seguimos pidiendo justicia, justicia por ella y que aparezca la gente implicada”.

La familia Chocobar cree que hay otras personas involucradas, más allá de las dos detenidas.  “Necesitamos que se investigue bien la causa, porque en esa fiesta (donde se supone que estuvo Marcela) no hubo dos ni tres, hubo como ocho, diez personas. Y esas personas se tienen que investigar. Lo que pedimos es que se investigue todo de nuevo. Eso es lo que vamos a apelar en el juicio, que la causa se vuelva para atrás. Y vamos a pedir una vez más que aparezca el cuerpo de mi hermana”, dijo Elizabeth.

La justicia machista revictimiza a la familia”

Paula Nauto integra a organización Las Rojas y estuvo en la movilización de ayer en Río Gallegos, acompañando a las hermanas de Marcela. “La justicia machista lleva una y otra vez a revictimizar a la familia. Hoy, sin ir más lejos, una de las hermanas, Laura, se descompensó en las puertas del juzgado”, contó la mujer. Y denunció que desde el Estado, “no sólo no se ayuda ni contiene a la familia,”. “No aportar mayores datos o negarse a seguir líneas de investigación que la misma familia había propuesta es desamparar a estas mujeres. Por eso nos tenemos que juntar y apoyarnos entre nosotras para conseguir algunos cambios en lo que es la justicia machista. Día a día deja pasar, hay cada vez más mujeres muertas, los femicidas salen impunes y vuelven a salir a la calle”.

Dos detenidos, un liberado y muchas sospechas

La última vez que vieron con vida a Marcela Chocobar fue a la salida de un pub de la ciudad de Río Gallegos, en la madrugada del 6 de septiembre de 2015. Ella solía ir con amigas. Una cámara registró cuando se iba de allí, a bordo de un Renault 9 rojo. Días después, su cráneo fue hallado en un baldío. Su cuerpo aún no apareció. “Su cráneo apareció en un descampado de San Benito, que es un barrio humilde y lejos del centro. Estaba solo el hueso. Por el tiempo que había pasado los investigadores creen que es difícil que se haya consumido así de forma natural. Es doloroso pensarlo, pero alguien se tomó el trabajo de quitarle la carne con un filo. En esta zona es común que las personas tengan experiencia en frigoríficos y el fileteado”, contó la hermana de Marcela, Judith Chocobar.

Cuatro meses después del hallazgo del cráneo, un hombre compró a un precio muy bajo el auto rojo donde la habían visto a Marcela por última vez. Pero al comprador le resultó muy extraño un comentario del vendedor y acudió a la policía. El hombre le había dicho que el Renault ya había sido allanado y “que no tenía nada que ver con el crimen”. A partir de una serie de escuchas telefónicas, en mayo de 2016 la justicia detuvo a tres hombres. Uno de ellos era el vendedor del auto, Adrián Fioramonti, quien quedó libre tras pagar 50 mil pesos de fianza y luego fue sobreseído por “falta de mérito”. Antes, la justicia había investigado a un ex novio y después detuvo a dos hombres de nacionalidad boliviana. Tenían un auto similar al Renault rojo de la filmación, aunque esta línea de investigación quedó descartada y dilató la captura de los presuntos responsables, Ángel Azzolini y Oscar Biott. Los dos están detenidos y a la espera del juicio oral.]]>

7 de septiembre de 2017

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR