#CHILE: Un año después, el crimen de odio de Nicole sigue sin Justicia

Al cumplirse un año del asesinato de Nicole Saavedra Bahamondes, la familia y la abogada sostienen la hipótesis de que la mataron por ser lesbiana. Denuncian que la causa no avanza. El 25 de junio hubo una movilizacion para pedir Justicia.

30 de junio de 2017

Al cumplirse un año del asesinato de Nicole Saavedra Bahamondes, la familia y la abogada sostienen la hipótesis de que la mataron por ser lesbiana. Denuncian que la causa no avanza. El 25 de junio hubo una movilizacion para pedir Justicia. Por Airam Fernández La investigación que conduce la Fiscalía Local de Limache (Chile) por el asesinato de Nicole Saavedra Bahamondes está paralizada: es lo que denuncia la abogada de la familia, Silvana del Valle. El 25 de junio, al cumplirse un año del crimen, su familia convocó a una marcha. Aún no hay hipótesis oficiales ni sospechosos, más allá de lo que dice el entorno familiar, donde consideran que a Nicole la mataron por ser lesbiana. “La teoría de que fue un crimen de odio es la que seguimos manejando junto a su familia. Sé que la Fiscalía podría probarlo o al menos aproximarse, si tuviera voluntad”, dice la defensora. Esta abogada, que además es la coordinadora de la Red Chilena contra la Violencia hacia las Mujeres dice que el caso involucra una serie de episodios propios de violencia institucional. El sábado 25 de junio, al cumplirse un año del asesinato, los familiares y amigxs de Nicole se organizaron para movilizar a las comunidades de Quillota y Limache, a más de 120 kilómetros de Santiago. Ni la lluvia detuvo la marcha. En una plaza se quedaron hasta que anocheció. Nicole tenía 23 años cuando la vieron viva por última vez, el 18 de junio de 2016. Estuvo desaparecida una semana, hasta que la encontraron asesinada. La autopsia reveló que murió de múltiples traumatismos en el cráneo y rostro.

 [LEER MÁS: Qué se sabe hasta ahora del crimen de Nicole]

“Si tuviéramos recursos, la justicia ya hubiese llegado”

El martes anterior, según contó a Presentes la abogada, ella y la familia recibieron copias de las carpetas judiciales. Pero no están actualizadas, como deberían. Lo que más les preocupa y molesta es que el fiscal no participó en persona de la segunda audiencia, que se realizó el 21 de junio. “Juan Emilio Gatica nos dejó plantados, mandó a un suplente, y se excusó por un problema de agendas. Se nota que no tiene interés”, dice Silvana del Valle. Ella asumió la defensa del caso a principios de este año. Esa segunda audiencia duró veinte minutos. El tiempo, según la abogada, transcurrió en poner al día al abogado ayudante, Iván Morales Rojas, enviado por el fiscal Gatica. “Nos pasamos todo el rato explicándole lo que sabemos, porque él no sabía nada. Fue una vergüenza”, cuenta la abogada. María Bahamondes, prima de la víctima, también estuvo ahí. Salió muy decepcionada: “Fue una burla, una torpeza de la fiscalía. Siempre he pensado que si tuviéramos recursos, la justicia ya hubiese llegado. Pero somos pobres y no nos pescan”.

“Quiero que me digan por qué no hay avances”

En las “nuevas” carpetas, dice la abogada, no hay documentos actuales. Nada desde enero hasta el día de hoy, asegura la abogada. En abril hizo la misma solicitud para tener copia del expediente. Ahora volvió a encontrar los papeles que ya había revisado: “Significa que estos meses han pasado en blanco, sin un solo avance. Lo poco que se ha hecho, a nivel de investigación, es porque yo lo he solicitado. Y el fiscal no da la cara. Yo quiero que me diga por qué no hay avances”. De esas diligencias que ha pedido, hay una en particular que considera crucial y aún no tiene respuesta: el pedido de registros de cámaras de seguridad instaladas en la carretera que conduce a la zona montañosa donde fue encontrada Nicole, sin signos vitales y muy golpeada, el 25 de junio de 2016. A la fecha, no hay constancia en las carpetas de que esas grabaciones hayan llegado.

“Hay que seguir luchando por ella y por las que ya no están”

En abril, el fiscal Gatica dijo a Presentes que ante la falta de testigos, no podía confirmar la tesis de los familiares y la abogada de que se trató de un crimen de odio. Esta vez también se intentó consultarlo, pero no hubo respuesta. En aquel encuentro, en su despacho en la fiscalía, dijo que el crimen era “un caso muy confuso, sin testigos, de los más complejos que me ha tocado investigar”. No lograba responder a ninguna de las incógnitas básicas: ¿Cómo es que Nicole apareció en Limache, un lugar tan retirado del que vivía? ¿Dónde y con quién estuvo horas antes de morir? ¿Qué pasó durante la semana previa a su muerte, mientras estuvo desaparecida? ¿Fue torturada durante ese tiempo o solo antes de que la asesinaran? ¿Cómo fue trasladada hasta el cerro Los Aromos, en Limache, donde encontraron su cuerpo? Son las mismas preguntas que se hace su familia. Sobre todo María, la prima de Nicole. “Si además tenemos que luchar para que el fiscal quiera trabajar en el caso, no imagino cuándo llegarán las respuestas que tanto buscamos”, se queja. Está agotada, pero promete no bajar los brazos. hasta conseguir justicia. “Es una promesa que le hice desde que nos la mataron. Hay que seguir luchando por ella, pero también por todas las que ya no están”.  ]]>

30 de junio de 2017

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR