"Fue un crimen de odio": a diez meses, el asesinato de Nicole sigue impune

Nicole Saavedra Bahamondes tenía 23 años y era lesbiana. Su cuerpo asesinado apareció en Limache, una semana después de que la vieran por última vez. Familiares y amigos denuncian que la investigación no avanza. La abogada que tomó el caso en enero habla de crimen de odio, machismo y de otros asesinatos de mujeres en la zona. Recién esta semana accedió a los expedientes.

20 de abril de 2017

Nicole Saavedra Bahamondes tenía 23 años y era lesbiana. La encontraron asesinada en Limache, una semana después de que la vieran por última vez. Familiares y amigos denuncian que la investigación no avanza. La abogada que tomó el caso en enero habla de crimen de odio, machismo y de otros asesinatos de mujeres en la zona. Recién esta semana accedió a los expedientes. Por: Airam Fernández, desde Limache Fotos: Familia Bahamondes y archivo Presentes A Nicole Saavedra, de 23 años, la vieron viva por última vez la mañana del 18 de junio de 2016, después de una noche de fiesta. Estuvo desaparecida una semana, hasta que la encontraron asesinada. Según la autopsia, murió de múltiples traumatismos en el cráneo y rostro. Su familia denunció públicamente preocupación: en diez meses, la investigación judicial no registró avances significativos, y no hay sospechosos. “A veces pienso que todo ha sido tan lento por pura discriminación, porque somos pobres y porque ella era diferente, era lesbiana”, dice María Bahamondes, prima de la víctima. El caso ha pasado por las manos de dos fiscales y un defensor oficial. La abogada que desde enero representa a la familia, Silvana del Valle, de la Red Chilena contra la Violencia hacia las Mujeres, considera que este factor es clave en la investigación. Ella cree que se trató de un crimen de odio: que a Nicole a la mataron porque era lesbiana. Pero recién esta semana tuvo acceso al expediente completo. “No hay nada nuevo desde enero, nada significativo”, dijo a Presentes, después de obtener las carpetas judiciales completas del caso. Las incógnitas que la fiscalía todavía no logra descifrar son las mismas de hace diez meses.  ¿Cómo es que Nicole apareció en Limache (localidad a 126 kilómetros de Santiago), un lugar tan retirado del que vivía? ¿Dónde y con quién estuvo horas antes de morir? ¿Qué pasó durante esa semana que estuvo desaparecida? ¿Fue torturada durante ese tiempo o solo antes de que la asesinaran? ¿Cómo fue trasladada hasta el cerro Los Aromos, en Limache, donde encontraron su cuerpo? “El caso más complejo que me ha tocado investigar” El fiscal de Limache que investiga el caso, Juan Emilio Gatica, no logra responderlas. Tampoco puede confirmar la tesis que sostienen los familiares y la abogada. Desde su despacho en la fiscalía, insiste en que al día de hoy, no hay una hipótesis que cobre más fuerza que otra. “Es un caso muy confuso, sin testigos, de los más complejos que me ha tocado investigar”, dijo a esta agencia. La investigación está en manos de esa fiscalía porque el cuerpo de la joven fue encontrado el 25 de junio de 2016 en esta pequeña ciudad chilena. Conserva la tradición de cualquier pueblo recóndito latinoamericano: la mayoría de los comercios cierran sus puertas a mediodía y vuelven a abrirlas después de almorzar. Colectivos y autobuses hacen rutas de una localidad a otra, mientras recorren las angostas calles de la ciudad. Pero ningún transporte público se acerca al embalse en el que fue encontrada Nicole, porque para llegar hay que tomar una complicada cuesta de tierra. Esa mañana, cuando la joven salió de la fiesta en la que estaba con varios amigos, caminó hasta un paradero en la comuna de La Cruz. Ahí esperaría un autobús que la llevaría a su casa en El Melón, una localidad rural donde la vida gira en torno a la agricultura y a la minería. Vivía a 40 minutos de distancia del cerro donde la encontraron después, sin signos vitales, golpeada y maniatada.

La historia de Nicole

Era la menor de dos hermanos, en una casa donde el único sustento siempre fue su madre. Ella hoy prefiere no hablar con la prensa. María cuenta: “Mi tía está muy mal, muy deprimida. Tiene una confusión terrible de información. No entiende por qué a ella, por qué esta vez le tocó a Nicole”.   A Nicole le faltaba un semestre para terminar su carrera como técnico en prevención de riesgo en el Instituto de Quillota, donde pasaba la mayor parte de su tiempo. “Se arrancaba a Quillota porque se sentía más cómoda, quizás porque veía más ambiente de ciudad. También es que tenía muchos amigos allá”, cuenta María. Le gustaba mantener su pelo muy corto y usar ropa holgada, cuentan en su círculo. En la familia conocieron a algunas de sus parejas, pero al momento de su muerte estaba soltera.

 “La miraban mal, la acosaban, la insultaban”

La orientación sexual de Nicole nunca fue un secreto ni para su familia ni para su entorno, aunque al principio a todos les costó asumirlo, dice su prima María: “Esta es una zona de campo, muy machista. Nosotros nos acostumbramos a la nueva realidad de ella, desde que cumplió los 14 años. Pero en la calle nunca la aceptaron. La miraban mal, la acosaban, la insultaban. Cuando tenía 16, unos tipos la persiguieron y le gritaron que ellos la harían mujer. La juzgaban y la atacaban por como se veía. ¿Por qué la golpearían así hasta matarla si ella no tenía problemas con nadie? No hay razón. Por eso creemos que toda esta tragedia ocurre porque la Nico nunca ocultó sus preferencias”.

“Por su orientación sexual o por ser mujer”

Silvana del Valle, integrante de la coordinación nacional de la Red Chilena contra la Violencia hacia las Mujeres, es la nueva defensora, a principios de este año. Cuando tomó el caso, por petición gente cercana a la familia de Nicole, nadie había tenido acceso al expediente completo, sino a datos muy concretos y selectivos de la autopsia, porque el proceso estaba bajo reserva. El fiscal Gatica explica que esta decisión judicial se tomó “para no alertar a las posibles personas que iban a ser investigadas”. “En una audiencia que tuvimos hace dos semanas- cuenta la abogada-  pedí que nos dieran copia de todo el expediente para saber lo que hay y,  con esa información, aportar a la investigación o sugerir caminos y líneas a considerar. Yo estoy segura de que éste es un crimen de odio. Y puede ser por dos razones: por la orientación sexual de Nicole o simplemente porque era mujer”, señala del Valle.

El crimen: sin robo

Hasta ahora no hay detenidos por el crimen, solo un sospechoso que ya fue descartado. María, la prima de Nicole, dice: “Al defensor que nos asignó el Estado, con suerte lo vimos solo una vez”.  Se queja por la lentitud con la que marcha la investigación. Considera que desde la Fiscalía no le han dado la importancia que el caso merece. Y a diferencia de lo que señala el fiscal, ella avala la tesis que plantea la abogada, como la más lógica de todas: cree que a Nicole sí la mataron porque era lesbiana. Hasta ahora, la única hipótesis que desestimó la fiscalía fue la de robo, porque en la escena del crimen constataron que Nicole tenía todas sus pertenencias: billetera, dinero, documentos, teléfono celular, ropa intacta. “Desde el punto de vista criminológico, todos los homicidios tienen un motivo. El de éste todavía no lo sabemos. Ya descartamos que haya sido por robo, porque a la niña no le quitaron nada. Lo que debo aclarar muy bien, es que hasta ahora no hay algo que nos indique que efectivamente esto ocurre por su condición sexual. Tampoco es que lo descartamos, porque todas las hipótesis son válidas en este minuto, pero los antecedentes no nos dan a pensar que una tenga más validez que otra. La razón de estos es que hasta ahora no hay testigos”, explica el fiscal.

Qué se sabe

Las únicas certezas que existen, a nivel judicial, son las que arrojó la autopsia, consignada en la causa nº 1600605044-5. Que la muerte de Nicole data entre 24 y 36 horas antes de que su cuerpo fuera encontrado en aquel cerro. Y que murió por múltiples traumatismos en el cráneo. Desde la fiscalía ya tienen interceptados algunos teléfonos, han interrogado a personas de su círculo cercano y llamaron a declarar a quienes la vieron por última vez en aquel paradero. Aún así, las autoridades no descifran incógnitas básicas: qué pasó durante la semana que Nicole estuvo desaparecida, dónde estuvo y con quién. Cuando creían que estaban cerca de un avance significativo, una prueba de ADN desplomó otra hipótesis y dejó fuera del juego al único sospechoso. “Hace algunas semanas, acá en Limache detuvimos a un sujeto por secuestro y violación. Pensamos que podía tener que ver con Nicole. Pero cuando hicimos los cotejos de los restos de ADN encontrados en su cuerpo, quedó descartado porque no coincidió”.

“En la zona existe un patrón de matar mujeres”

 Este crimen se asemeja a lo cometidos en contra de dos mujeres lesbianas, muy jóvenes también, que en algún momento compartieron territorio. Uno de los más recordados en la zona es el de María Pía Castro (19). Su cuerpo se encontró calcinado en un terreno abandonado de Limache, en febrero de 2008. Dos años después, el caso fue archivado por la fiscalía local, sin imputados. El caso más reciente es el de Susana Sanhueza (22), a quien encontraron envuelta en bolsas de basura y con las manos atadas, en el Archivo Municipal de San Felipe, el pasado 7 de marzo. De los tres episodios, este es el que presenta mayores avances: un joven de 22 años, conocido de la víctima, es el principal sospechoso. Fue imputado por homicidio simple, declaró a medios locales el comisario Gino Gutiérrez, jefe de la Brigada de Homicidios de Los Andes. El fiscal Gatica descarta relación alguna entre estos asesinatos, más allá del modus operandi. Pero para la abogada de la familia, es evidente el patrón: “No creo que haya un vínculo entre los culpables, pero definitivamente son asociaciones que la Fiscalía sí debería considera. Porque en la zona existe este patrón cultural y la normalización de matar mujeres de estas maneras atroces. Además, si desde el principio se hubiese considerado como un crimen de odio, específicamente anti-lésbico, se habrían tomado más resguardos para que la autopsia tuviera otros detalles”, dice del Valle.
[LEER MÁS: En Chile los crímenes de odio aumentaron un 33 por ciento en 2016 ]
Según el último informe del Movimiento de Liberación Homosexual de Chile (Movilh), en 2016 año hubo 4 asesinatos por crímenes de odio y las denuncias aumentaron en un 28,6%. Desde el brutal asesinato de Daniel Zamudio, ocurrido en 2012 en un parque de la capital, se registran 9 en total.

“Los culpables están afuera y pueden volver a hacerlo”

Este es un antecedente importante y la ley puede respaldar el caso de Nicole, asegura la abogada: “Los culpables de este horror están seguros de que no los vamos a pillar. Pero yo sé que cuando los encuentren, lograremos probarlo, para dejar de hablar de esto como un homicidio común y una estadística más”. Los interrogantes se hacen más pesados los 25 de cada mes, cuando en la casa de Nicole conmemoran  la razón del luto familiar. María dice: “A nosotros nos mataron en vida, no podremos ser felices nunca más. Nadie nos podrá devolver a Nicole, pero los culpables están ahí afuera y pueden volver a hacerlo. Por eso insistimos, porque no queremos que esto vuelva a pasarle a nadie más”.    ]]>

20 de abril de 2017

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR