Audiencia en la CIDH visibilizó las violencias hacia personas intersex

Intervenciones quirúrgicas, mutilaciones, patologización y exhibición médica son algunos de los atropellos a sus derechos que sufren las personas intersex. En una audiencia de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), se expuso la temática y se brindaron testimonios.

22 de marzo de 2017

Intervenciones quirúrgicas, mutilaciones, patologización y exhibición médica son algunos de los atropellos a sus derechos que sufren las personas intersex. En una audiencia de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), se expuso la temática y se brindaron testimonios. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) convocó, de oficio, a una audiencia para conocer sobre la situación de las personas intersex en América. Lo hizo en el marco de las sesiones que lleva adelante por estos días en Guatemala. El presidente de la CIDH, Francisco Eguiguren, junto a dos relatorxs, escuchó durante casi una hora los informes y recomendaciones de activistas y el testimonio de Alejandro, un varón intersex de Chile. De la audiencia participaron representantes de Brújula Intersexual (México); Justicia Intersex (Argentina); MULABI Espacio Latinoamericano de Sexualidades y Derechos (Costa Rica); e InterACT (Estados Unidos), organizaciones que además elaboraron informes sobre sus realidades locales.

[LEÉ TAMBIÉN: #Américas: cada semana asesinan a 9 personas LGBTI]
“La CIDH ha tomado plena conciencia sobre la situación de las personas intersex. Es un tema que está invisibilizado. Dentro de las siglas LGBTI se diluye un poco esta situación”, señaló Eguigueren cuando abrió la audiencia.

La situación de Chile

La activista costarricense Natasha Jiménez expuso un informe elaborado en conjunto con el chileno Andrés Rivera Duarte. Comenzó explicando: las personas intersex tienen diferentes orientaciones sexuales y se perciben como hombres, mujeres o como géneros no binarios. “No es una experiencia trans”, aclaró. Jiménez se refirió a la situación en Chile, donde el Ministerio de Salud elaboró la circular N° 18 (de diciembre de 2015), que suspende los tratamientos innecesarios de normalización de niños y niñas intersex, incluyendo cirugías genitales irreversibles hasta que tengan edad suficiente para decidir sobre sus cuerpos. “Lamentablemente, a la fecha de elaboración de este informe podemos informar que no existe ninguna estadística pública respecto del número de nacimientos intersex en el país y mucho menos sobre los tratamientos a los que han sido sometidos y su evolución”, denunció.

Mutilaciones quirúrgicas

Jiménez señaló que no existe ninguna política pública o ley que mencione las personas intersex ni que busque proteger sus derechos, fundamentalmente su identidad corporal, autonomía y consentimiento informado. Sostuvo que incluso hay casos en los que ni siquiera se les ha consultado a los padres del recién nacido para practicar cirugías genitales “irreversibles, mutilantes y que en muchos casos provocan esterilidad en las personas intesex”. También señaló que la mayoría de los neonatos intersex son asignados al sexo femenino, lo que involucra  tratamientos quirúrgicos irreversibles, invasivos y medicaciones innecesarias. Otro de los temas que denunció fue la exposición fotográfica a la que son sometidas las personas intersex por parte de médicos, enfermeras y estudiantes “que provoca graves consecuencias psicológicas en su vida, marcadas por sentimientos de violación  y tortura”.
[LEÉ TAMBIÉN: La niña intersex que vivió dos años anotada como varón]

Medidas reparatorias

Jiménez recomendó que se establezcan medidas de protección legislativas para las personas intersex, que se asegure a través de los Ministerio de Salud, “el efectivo cumplimento” de la circular 18 y  de la N° 7 (de 2016). Esta última recomienda en Chile, detener cualquier tipo de intervención médica innecesaria sin el consentimiento informado de sus destinatarios. También solicitó que se establezcan medidas reparatorias para aquellas personas intersx que han sido víctimas de intervenciones no consentidas o sin un consentimiento genuinamente informado. Al mismo tiempo, pidió que se apruebe la ley de identidad de género para facilitar el proceso de cambio registral. Por último, exigió que la Organización Mundial de la Salud (OMS) elimine cualquier nomenclatura que pretenda patologizar a las personas intersex, además de que los Estados respeten el derecho a la identidad corporal y a la autodeterminación de las personas intersex.

“Me sentía avejado, violado, triste y lleno de dolor”

Alejandro, de 39 años, se presentó como un hombre intersex chileno. “Es la primera vez que una persona de Chile entrega su testimonio personalmente”, señaló cuando arrancó su alocución de 15 minutos. Contó que a los 35 años descubrió quién era. “Toda mi vida, viví forzado en una identidad que no me correspondía, los médicos le ordenaron a mi madre que me oculté la verdad para no poner en riesgo los tratamientos a los que era sometido”, señaló. “Cuando nací los médicos determinaron que los genitales debían ser modificados porque no encajaban con lo que la medicina considera normal para un hombre”, sostuvo y señaló que a los dos meses de vida “le removieron el falo lo que dio lugar a un proceso de feminización forzada que puede definirse en dos palabras: violación y tortura”. A los 9 años le realizaron una segunda cirugía, para “crearle” una vagina y asegurarle un conducto que pudiera ser penetrado. Para que ese conducto no se cerrara le introducían dilatadores. Cuando no estaba en el hospital, la madre era la encargada de realizar esa terapia. “No tengo palabras para describir la humillación que vivía día a día. Me sentía avejado, violado, triste y lleno de dolor”, señaló.

Lxs niñxs, las primeras víctimas

Cuando Alejandro tenía 11 años, tuvo lugar su última intervención para reconstruirle un conducto para orinar porque los médicos querían asegurarse de que “la niña que estaban creando orinara sentada”, afirmó. “Esta intervención terminó de destruir mi vida. Y lo peor es que ninguna de las intervenciones anteriores eran necesarias para proteger mi salud. Sólo se trataba de cirugías cosméticas para hacer que mis futuros comportamientos encajaran con los estándares médicos que definen la normalidad. Numerosos esfuerzos para borrar toda huella de mi diversidad corporal”, dijo. Sobre el cierre, la relatora por los derechos de la niñez, Esmeralda Arosemena de Troitiño, sostuvo que “la niñez es la primera víctima de esta realidad”. E hizo referencia a la Convención Internacional de los Derechos del Niño que señala que todas las instancias deben atender el interés superior de los niños. “Es una forma de violencia contra la niñez hay que decir basta a cualquier tipo de manifestación de violencia y esta es además cruel”, señaló.

Seguí a Presentes:

Twitter @PresentesTLGBI Instagram: PresentesLTGBI Facebook: https://www.facebook.com/presentesLGBTI/
]]>

22 de marzo de 2017

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR