Quién es Calenna Garbä, la pianista trans premiada en Mar del Plata

Talentosa y sobria, esta compositora e intérprete del género “música ligera” se mudó hace casi 15 años a Mar del Plata para desarrollar su arte y darle un vuelco a su vida. Después de dos discos, varios espectáculos y un recorrido a pulmón, su ciudad adoptiva la premió con el máximo galardón del verano. Por…

16 de febrero de 2017

Talentosa y sobria, esta compositora e intérprete del género “música ligera” se mudó hace casi 15 años a Mar del Plata para desarrollar su arte y darle un vuelco a su vida. Después de dos discos, varios espectáculos y un recorrido a pulmón, su ciudad adoptiva la premió con el máximo galardón del verano. Por Amanda Alma Fotos: Vanesa Meier  Fue la gran sorpresa de los Premios Estrella de Mar 2017. Esta vez no le tocó a Cacho Castaña ni a Lizzy Tagliani. No fueron jóvenes promesas de la escena teatral ni conocidos personajes con trayectorias infinitas. Fue Calenna Garbä, una pianista y compositora trans que el 6 de febrero recibió una estatuilla por su trabajo. Aunque venía de una formación clásica, hace cinco años irrumpió con orgullo en el escenario con el género música ligera. Es difícil seguir el movimiento de sus manos sobre las ochenta y ocho teclas de un piano. Se mueven con la destreza adquirida en más de dos décadas de trabajo y aprendizaje. En 2012 grabó – de forma totalmente casera- su primer disco, “Demoliendo años”: nueve composiciones propias. Ella misma vendió alrededor de 600 copias. Eso la impulsó a seguir. En 2016 salió “Calenna Clásica Ligera”, un disco que le dio un lugar en la escena marplatense. Su búsqueda musical y la vivencia de su identidad  de género han ido acompasadas, pero dice que prefiere no categorizarse. “Me defino como un ser humano”, le respondió a Presentes. “Para mí toda categoría es una forma de restricción”. Calenna habla de forma pausada. Se toma el tiempo de pensar cada una de sus respuestas y es selectiva con sus palabras. No le gusta mucho ahondar en su pasado – es doloroso- y sortea las preguntas sutilmente. “Mi apuesta ha sido siempre transformar el mundo desde la música”. Nacida en la Ciudad de Buenos Aires hace 44 años, emigró a Mar del Plata cuando pisaba los 30. En ese destino provisorio pudo desplegar su arte y su identidad disidente. Dejó atrás la negación de su propia historia, un trabajo porteño de administración de empresas. Encontró una ciudad frente al mar, de horizontes amplios, desde donde expandirse. La feliz la recibió cargada de prejuicios pero con muchas posibilidades, las fue descubriendo de a poco.

Hacerse escuchar

“El desarraigo, instalarse en una ciudad nueva, abrirse paso, no es fácil”, dice Calenna. “Hay que tratar de encontrar la manera, si no te escuchan de una forma, que sea de otra”. La visibilidad trans, en una comunidad avejentada y muy conservadora, la desafió a crear piezas únicas. Su exploración musical va de lo lo popular a lo académico, recreando su propia historia en cada nota. Sin palabras. Sola o acompañada por una orquesta. “A los 8 años, me enamoré del piano en la casa de una tía. Mi padre era bandoneonista de folklore y tango y él iba allí a ensayar o a hacer arreglos. Yo lo acompañaba. Mi infancia transcurrió rodeada de música y eso determinó mi pulso vital en el arte. El piano era como un juego, con sus teclas blancas y negra que combinaban”. De la madre dice que, tras años de alejamiento, levantó el teléfono al enterarse de su premio.

“Mi forma de luchar, mi aporte”

En 2011 la Municipalidad de Mar del Plata le dio un impulso a la articulación  y organización del colectivo de la diversidad sexual. En ese momento en Argentina se estaban discutiendo las leyes de Matrimonio Igualitario y de Identidad de género y la inclusión laboral trans -por la que tanto luchó la referente Diana Sacayán- también estuvo en el centro de los debates. Hace cuatro años ingresó al mítico teatro Auditorium con una beca de estímulo, lugar donde sigue trabajando. Hoy ese teatro la recibe como artista y la premia. Cuando recibió el reconocimiento, agradeció emocionada a sus compañerxs.  “Mi misión es dejar la mayor cantidad de música escrita, para la posteridad: esa es mi forma particular de normalidad, un poco artificial, pero sin rótulos. Es mi forma de luchar, mi aporte”. El espectáculo “Calenna Clásica Ligera” —por el que recibió la estatuilla— es una apuesta grande de lo que ella proyecta como arte. Junto a una decena de músicos en escena, buscan la “forma más inteligente para tratar de romper con los paradigmas que encasillan las expresiones humanas”. Esa versatilidad al piano es lo que reconoció el jurado del premio más importante del verano. En una ciudad como Mar del Plata, que naufraga entre denuncias de vaciamento de las políticas culturales por parte del intendente Carlos Arroyo (PRO) y la impunidad de las patotas que agreden a personas LGBTI, este premio se carga, también, de sentido político. El arte sigue siendo una trinchera y ella es contundente: “La cultura se sostiene reconociéndola”.

Seguí a Presentes:

Twitter @PresentesTLGBI Instagram: PresentesTLGBI Facebook: PresentesLGBTI]]>

16 de febrero de 2017

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR