Preocupación de personas travestis y trans por nueva “zona roja” en Mar del Plata

La norma prevé graves sanciones. La medida implica un retroceso y la criminalización del colectivo travesti trans.

1 de julio de 2022
Agencia Presentes

MAR DEL PLATA, Argentina. El Concejo Deliberante del Municipio de General Pueyrredón aprobó la ordenanza 1280-vj-2021 para reglamentar el ejercicio de la prostitución trasladando la mal llamada zona roja a un lugar aún no definido.

La norma prevé una imposición de sanciones como multas entre 123 y 617 mil pesos, y cárcel de 5 a 30 días para quienes que no acaten la normativa.

El intendente Guillermo Montenegro tiene 45 días para recibir denuncias y opiniones sobre la norma mientras determinan la zona a trasladar el corredor de oferta de sexo en la vía pública.

La votación ajustada de 12 contra 11 expresa el rechazo a la decisión por la gravedad del proyecto, tanto por su contenido como por la forma en que fue presentado.

El dictamen votado es el resultado de un anexo del proyecto elevado por el bloque del Frente de Todos tomado por el concejal Nicolás Lauría del bloque oficialista Crear Juntos. A ese proyecto se le incluyeron los artículos punitivistas desvirtuando el espíritu de la norma trabajada durante mucho tiempo por el bloque opositor.

Sesión del Concejo Deliberante de Mar del Plata donde se votó la normativa.
Foto: AMI Mar del Plata

Los proyectos de igualdad, subestimados

La presidenta de la Comisión de Políticas de género, mujeres y diversidad, Sol de la Torre (FdT) contó a Presentes que fueron siete los proyectos presentados desde 2021.

“Eran proyectos vinculados a la puesta en valor de los barrios que se veían involucrados en la zona donde se ejercía la prostitución. Otros asociados a políticas de abordaje de las vulneraciones en las que desarrollan su vida las personas que ejercen la prostitución, que la gran mayoría no la eligen como trabajo. Pero también quienes sí lo hacen en una ciudad que es bastante hostil para esta actividad», afirmó.

«También hubo proyectos hacia la adhesión de los lineamientos del Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación para erradicar la criminalización de las personas en ejercicio de la prostitución. En 2018 a la eliminación de las sanciones del código contravencional de la oferta de sexo en la vía pública era un dato a tener en cuenta para legislar en la Municipalidad”, detalló.

La concejala se refiere a la derogación del artículo 68 del Código de Faltas, que penaba a las personas que ejercían la prostitución, y que el Senado de la Provincia de Buenos Aires sancionó. De esa manera puso límites a la persecución y criminalización. Sorprendentemente un gobierno del mismo signo político, cuatro años después, retrotrae esa decisión.

Un instrumento para criminalizar identidades

“Esto es muy preocupante. Retrocede muchísimo y estamos organizades por las reprimendas que van a venir”, dice Agustina Ponce, activista travesti. “Establece directamente la criminalización de nuestras compañeras y hasta por ahí. Porque es la criminalización hacia todas nosotras. No solamente la que están en situación de prostitución o se llaman trabajadoras sexuales», destaca.

«Digo esto porque al establecer zonas de prostitución y ampliar facultades a la policía, los milicos van a andar con esto en el bolsillo», describe. «Es decir, si yo, que logré escaparme de la prostitución hace varios años, voy caminando a las 3 de la tarde por cualquier barrio porque estoy esperando a alguien, un patrullero, me puede decir: ‘Usted es travesti, está ejerciendo la prostitución acá. Al calabozo’. Se les brinda el instrumento para seguir criminalizando nuestras identidades”.

Verónica Lagos es, dice, “circunstancialmente” concejala (FdT), pero es abogada del área de Derechos Humanos de la Municipalidad. “Teníamos una deuda más propositiva. Debíamos consensuar con el entonces presidente de la comisión de seguridad Nicolás Lauría para crear una batería de herramientas y ordenanzas vinculadas a la ausencia del Estado durante la noche”, explica.

«Como abogada me ha tocado intervenir y escuchar los padecimientos ocasionados por el mismo Estado. Y cuando se hace presente, es de forma represiva o es para regular el delito. No es secreto que muchas veces han sido víctimas las compañeras -en su gran mayoría trans y migrantes- de violencia institucional, policial, con agresiones y requisas vejatorias”.

Para la concejala, una problemática compleja requiere soluciones complejas y no un simple traslado.

El sin sentido de una medida

Verónica Lagos recuerda que al finalizar la sesión los integrantes del bloque oficialista “festejaron por ser un día histórico».

«Y en realidad lo fue», dice, «pero porque la institucionalidad se dejó de lado para llevar adelante un proyecto que menoscaba derechos, que no soluciona. Se lo vende como la panacea, pero criminaliza a un sector vulnerable»

Y agrega, «además subestiman a los y las vecinas diciéndoles que porque se pene con arresto o multa se resuelve el tema. El mundo está debatiendo el fundamento del amedrentamiento de la pena, o para qué sirven las cárceles. No hay una voluntad de fondo para terminar con esto. No hay un relevamiento, no hay cercanía, ni un estudio sobre la realidad de las personas”.

La red en pandemia

Agustina cuenta que durante la pandemia crearon un comité de emergencia para darles respuesta en ayuda humanitaria y alimentaria a compañeras, compañeros, compañeres LGTBI en Mar del Plata, Chapadmalal. Hoy continúan con esa ayuda.

En ese marco, se realizó un relevamiento de personas que estaban en situación de prostitución en la vía pública. De las 168 personas travestis, 153 estaban en situación de prostitución.

“Es decir, las prostitutas no son narcotraficantes, no viven en mansiones lujosas. Cuando íbamos a llevar la ayuda teníamos que buscar la casa más humilde. En la casa más pobre de la cuadra, golpeábamos las manos y ahí salía la travesti. Ese sentido que intentan generar de las narcotravestis, no es así. Son las redes delictivas que se valen de nuestras compañeras que están en extrema vulnerabilidad. También hay una romantización, pero si vamos por La Perla vemos mujeres grandes prostituyéndose porque son las únicas que sostienen a sus familias. Cuando yo me paraba en Godoy Cruz estaba con mujeres que sostenían la olla en su casa. No me paraba con el imaginario de universitarias que en lugar de elegir la carrera eligen la prostitución”.

Mar del Plata ostenta una ordenanza que se declara como una ciudad incluyente para promover el turismo “gay friendly”. Pero en esa misma ciudad, en un balneario de Playa grande se expulsa a una pareja gay, se sanciona a la comunidad trans o las personas en situación de prostitución. La localidad es pionera en promulgar la ley de Cupo travesti trans pero nunca se reglamentó ni puso en marcha. 

Foto: Ariel Gutraich.

Persecución y criminalización

Durante la aprobación del proyecto estuvo presente Daniela Castro, directora Provincial de Políticas de Diversidad Sexual del Ministerio de las Mujeres de Provincia de Buenos Aires.

Castro manifestó su repudio al proyecto presentado por el oficialismo, por “perseguir y criminalizar a aquellas personas que ven permanentemente vulnerados sus derechos en términos de acceso al trabajo, salud y educación”.

Expresó, “lamentamos que Juntos no se haya tomado el tiempo de escuchar nuestras voces y escucharnos de la misma forma en la que se escuchó a los vecinos. Las compañeras trans que están en situación de prostitución en Mar del Plata tienen los mismos derechos que cualquier ciudadano o ciudadana. Ahora, esos derechos en la implementación, no existen”, expresó Castro.

“Con muchísimo dolor, vemos el retroceso en Mar del Plata, donde tampoco se implementa la ya aprobada ordenanza que da cumplimiento al Cupo Laboral Travesti Trans”, afirmó.

«Represión y violencia como respuesta»

El movimiento de mujeres y diversidad de la ciudad de Mar del Plata-Batán expresó un repudio a la aprobación de la ordenanza.

«Rechazamos enfáticamente el proyecto. Requerimos al intendente municipal que en uso de sus facultades vete la ordenanza votada por su bloque», expresaron en un comunicado.

«La norma referida propone criminalizar a las personas en situación de prostitución que no la ejerzan en las zonas que habilitará el intendente Montenegro. Esto que implica un retroceso en materia de Derechos Humanos y se vulneran tratados internacionales constitucionalizados», destacan.

«Estamos alertas y movilizadxs ante este atropello a nuestros derechos. Le hacemos saber a la gestión municipal que no toleramos más violencia estatal y trabajaremos hasta que se deje sin efecto esta norma».

El comunicado se puede leer completo en la página de Facebook del movimiento.

Llorar de tristeza y de rabia

El viernes 24 de junio el Concejo Deliberante de Mar del Plata fue colmado por una numerosa guardia policial y personas que presenciaron la sesión.

Cuando la votación salió por la mínima diferencia y mientras el bloque oficialista festejaba, entre el público se leían carteles de colores con frases como «Al calabozo no volvemos más», «No al proyecto de Montenegro que criminaliza y no resuelve nada», y otras consignas que se coreaban.

La mitad de los concejales mascullaban bronca y Sol de la Torre lloraba, tal vez, de tristeza y de rabia. “Se trastocó un proyecto para el que trabajamos muchísimo con mi equipa, incluso con una compañera travesti trans. Lo que más me angustia es la impunidad, la perversidad, la demagogia con la que se hacen las cosas en el Concejo Deliberante. Parecen no ser conscientes que cuando estamos votando una norma estamos decidiendo el futuro o el no futuro de un colectivo”. 

“Como feminista, hacemos política desde el corazón. Queremos construir un estado que contenga y contemple las problemáticas, angustias y dolores que viven las vecinas y vecinos de esos barrios. Y también que abrace a los vecinos y vecinas que eligen el trabajo sexual, o se encuentren desempleadas en situación de prostitución, porque fueron excluidas de toda forma de derechos y dignidad en nuestra ciudad”

Agustina, por experiencia de vida sabe cómo va a terminar esta situación: “Ésto va a terminar en la cacería de milicos hacia las travestis”.

Descree del armado de una zona segura con baños, cámaras y refugios. “Lo que está diciendo el estado municipal es que hay vecinos de primera y vecinos de segunda. Los concejales del oficialismo se refirieron a los vecinos de Mar del Plata, en abstracto. Una burbuja que no sabemos quiénes son. Sin contar que las vecinas de Mar del Plata también somos nosotras. Porque todo ese Disneylandia que quieren armar va a terminar siendo en la ruta o en las inmediaciones de un barrio popular, reforzando la idea de vecinos de segunda o de quinta”.

Fotos: AMI Mar del Plata

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR