La diversidad como territorio: 5 años de Agencia Presentes

Agencia Presentes cumplió cinco años y sus fundadoras y directoras hacen un repaso de la génesis y desarrollo de este proyecto periodístico.

25 de noviembre de 2021
Ana Fornaro y María Eugenia Ludueña
Ariel Gutraich

Presentes fue concebido en Buenos Aires desde el inicio como un medio regional. Nacimos en 2016, un año después de la primera marcha masiva por el Ni Una Menos en Argentina y de que los femicidios se transformaran finalmente en un tema de debate público: llegaron a los grandes medios y la expresión “crimen pasional” ya no tenía cabida.

En ese momento, antes de convertirnos en cofundadoras de Presentes, trabajábamos en un medio público digital de noticias judiciales y de derechos humanos, Infojus Noticias. Allí nos conocimos y compartimos en el día a día la edición de temas de géneros y de diversidad sexual. En diciembre de 2015 Mauricio Macri asumió como presidente y su Gobierno desmanteló ese medio, junto a otros medios públicos. Nos despidieron a casi todas las personas trabajadoras y nos pusimos a pensar un proyecto periodístico independiente. 

Con esta premisa y con la idea de “agencia de noticias” –nos pensamos como una especie de “mayorista” productora de noticias de la diversidad sexual para los medios– nos planteamos un proyecto regional, en principio de cobertura de cuatro países: Argentina, Paraguay, Perú y Chile. Se trata de cuatro países muy distintos, pero donde tantas veces se dibujan patrones en común, como lo señala el citado informe. En este escenario, Argentina es pionera en acceso a derechos de la diversidad sexual (cuenta con una ley de identidad de género avanzada desde 2012, una victoria política de colectivos LGBT+).   

Construir un medio con mirada regional era una manera de enfocar pero a su vez de expandir: nuestro territorio es el género y la diversidad y desde ahí nos paramos para contar las historias de los países donde se fueron entramando corresponsalías, con las dificultades que implica contar países con realidades y legislaciones tan diferentes para las personas LGBT+. 

La mirada latinoamericana

Desde Presentes nos interesa fortalecer nuestra mirada latinoamericana. A medida que la comunicación se globalizó y fueron desapareciendo las corresponsalías, es cada vez más difícil conocer otras realidades desde miradas de la región. Cada vez más nos enteramos de lo que pasa en El Salvador por la CNN o las agencias internacionales con base en Europa o Estados Unidos. Ahí hay todo un desafío para los medios independientes latinoamericanos. Y aunque Presentes es un medio pequeño, apostamos a encararlo: contar las redes que se tejen desde nuestra identidad latinoamericana.

Por ejemplo, la red de teoría travesti trans que consiguió que, al juicio por el travesticidio de Diana Sacayán celebrado en Argentina, viajara la activista muxe Amaranta Gomez Regalado desde el mexicano Itsmo de Tehuantepec. O que al juicio por la ejecución extrajudicial de Vicky Hernández, trans hondureña asesinada al producirse el golpe de Estado en Honduras, ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos fuera citada la activista travesti argentina Marlene Wayar en el mismo rol para explicar las violencias estructurales que atraviesan las vidas de las travestis trans en la región. 

Say Sacayán, hermano de Diana junto a Amaranta Gómez Regalado en el juicio por el travesticidio de la activista en Ciudad de Buenos Aires, 2018.

Por eso en 2018 decidimos ampliar la mirada del Conosur y cubrir también el triángulo norte de América Central: Guatemala, El Salvador y Honduras. Esto viene siendo un reto enorme y hasta hoy; a pesar de que tenemos periodistas muy comprometidas en esos países, nos enfrentamos a las dificultades de la distancia y las diferencias culturales. 

Marcha Trans en El Salvador, 2021

En 2019 dimos otro paso importante y creamos una coordinación en México, un país que resulta clave para nuestra cobertura regional por su diversidad, riqueza cultural y tamaño.

Marcha del Orgullo en Ciudad de México, 2019

Poner a dialogar e intentar mostrar lo que pasa en distintos puntos de un continente es nuestro mayor desafío, pero también contar la diversidad de la diversidad. No es lo mismo ser una persona LGBT+ en Argentina, donde existe un marco legislativo que es de avanzada en la región, que en Honduras, donde ser LGBT es vivir en riesgo en un país con altas tasas de violencia para toda la población. 

Una manera que encontramos para generar un diálogo más fluido con activistas (muchas fuentes y productoras de las notas de Presentes) y periodistas es mediante nuestros talleres de capacitación sobre cómo cubrir noticias de la diversidad sexual con perspectiva de derechos humanos. Desde 2016 hemos coordinado talleres para más de 1.000 personas de toda América Latina. Nuestro objetivo es, además de contar las noticias de la diversidad, mejorar las prácticas periodísticas y generar un impacto en otros medios. Gracias a estos talleres –presenciales y virtuales– hemos tendido redes en varios países y aprendido de colegas y activistas. 

Contar un cambio de época

Somos conscientes: estamos contando un cambio de época. Y lo hacemos intentando escuchar a las voces involucradas y discriminadas, también a aquellas subrepresentadas en otros medios de comunicación. Conversando y mirando con otres, tejiendo alianzas con colectivos cruciales en la construcción de otro tipo de comunicación para otra realidad. Sentimos ese vértigo, la alegría y la responsabilidad de intentar hacerlo bien, lo mejor que se pueda, y, a veces, la frustración. 

Marcha del Orgullo Villero, Ciudad de Buenos Aires, 2021

Porque hay ciertos hilos que conectan las tramas políticas, culturales, sociales y económicas del patriarcado y sus opresiones y no están tan claras a simple vista ni están siendo contadas por medios masivos, como la televisión, desde una perspectiva de género y derechos humanos. A las personas trans las siguen matando de maneras idénticas en Salvador, en Mexico e incluso en Argentina: estando en situación de prostitución o de trabajo sexual, en la calle, con una saña atroz. Y las siguen discriminando cuando van a un hospital y no las quieren atender. 

Marcha del Orgullo Villero, Ciudad de Buenos Aires, 2021

Somos testigas también de los devenires de la discriminación mediática, que adopta diferentes matices, pero dibuja patrones en común cuando titula estigmatizando y criminalizando a algunas identidades. Entonces no solo queremos contar este cambio de época, sino hacerlo un poco mejor. 

Sabemos también que somos testigas y protagonistas de las diferentes tensiones dentro de los feminismos. Vemos cómo, lamentablemente, muchos sectores siguen sin compenetrarse con la agenda de diversidad sexual y otros, en los peores casos, se han convertido en espacio explícitamente transexcluyentes, cayendo en biologicisimos que tanto daño nos han hecho como movimiento a lo largo de la historia. También constatamos la virulencia en las redes sociales, la falta de matices en los discursos que tienden a polarizarse entre un “ellas” y “nosotras”. Cotidianamente nos preguntamos cómo participar del debate público sin agregar más ruido al griterío de las redes. No es fácil. No tenemos muchas respuestas, solo algunos lineamientos personales y del propio medio. 

Abrir la agenda, ampliar la cosmovisión

En el último año y medio, justo antes de que estallara la pandemia, nos propusimos ampliar la agenda de diversidad sexual a otros temas, siempre con nuestro enfoque de géneros y derechos humanos. Veíamos, y vemos, con preocupación cómo los temas de mujeres indígenas –la temática indígena en general, pero en particular el de las defensoras territoriales– sufría casi los mismos problemas que detectamos hace años con las noticias LGBT+: desde la invisibilización hasta la estigmatización, pasando por la exotización.  

Nos planteamos entonces, de a poco, abrir Presentes a estos temas en plena pandemia. Visibilizar las violencias padecidas pero también los roles claves como defensoras de la tierra en un momento planetario donde los pueblos originarios son prácticamente los únicos que tienen una cosmovisión integral del problema en que estamos metidas como humanidad. 

A su vez, desde las redes de mujeres indígenas y campesinas con las que estamos en contacto nos cuentan sobre las necesidades también a los interiores de sus comunidades de hablar de diversidad sexual y darle espacio a todos estos cruces. La palabra “interseccionalidad” parece quedarse corta por momentos. Empezamos de a poco, como todo en Presentes. El año pasado participamos de la campaña de visibilización del “chineo” (violación a niñes indígenas por parte de criollos en el norte de Argentina), una práctica presente e impune desde tiempos coloniales. Luego también investigamos cómo vivieron la pandemia mujeres indígenas en Paraguay y Argentina. Este año seguiremos con las coberturas e investigaciones desde estos dos países con la intención férrea de ir descolonizando nuestras propias prácticas periodísticas. 

Últimos deseos 

El día a día a veces se hace cuesta arriba, pero tenemos un equipo increíble, intergeneracional, diverso y potente. Y con el tiempo aprendimos a dividir los roles. Es el equipo el que infunde la fuerza y el apoyo cuando algunos planes se caen o hay que afrontar asuntos complejos, en las redes o en la vida. Algunos días nos reímos de la versatilidad que exige llevar adelante un medio regional. Las diferencias horarias, las notas y los mensajes al celular que llegan desde temprano hasta la madrugada, los trámites para hacer transferencias y pagos internacionales.

A veces nos parece increíble. Los feriados trabajando porque, salvo el 1 de mayo o el 1 de enero que se frena todo, el resto de los días no laborables cambia de país en país y suelen pasar cosas todo el tiempo. Y están también, y sobre todo, las relaciones entrañables construidas en estos casi casi años. Con el equipo y también esas relaciones con las y los corresponsales en otros países, con quienes nunca nos hemos visto personalmente, pero es como si nos conociéramos. Fantaseamos con juntarnos con alguna vez a tomarnos una cerveza en algún bar de Jujuy o Ciudad de Guatemala, o en reunirnos con nuestras aliadas y admiradas Pikara Magazine en algún rincón de Bilbao. Presentes nació desde un deseo periodístico pero también desde una red de afectos, hasta hoy; y, no sin haber tenido muchos altibajos, esta dimensión afectiva la que nos sostiene como medio y como personas.   

*Este artículo se publicó en el especial monográfico sobre periodismo feminista de Pikara Magazine.

25 de noviembre de 2021
Ana Fornaro y María Eugenia Ludueña
Ariel Gutraich

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR