“Brotecitos”, el primer cancionero trans-travesti-no binario, llegó a las bibliotecas argentinas

El cancionero es el producto del taller Voz Propia, dictado por las artistas Susy Shock y Javiera y existe en formato papel y digital.

5 de noviembre de 2021
Verónica Stewart

“Yo te voy a susurrar bien suavecito un mundo en forma de cuna que tejimos despacito. En estos telares cantados, sin celestes ni rosas”. La letra de “Brotecitos”, de Morena García, le da título al primer cancionero trans-travesti-no binarix de la Argentina y de la región. El espíritu de lucha, construcción y deconstrucción encerrado en estos versos representa la totalidad del libro a la perfección.

El cancionero es el producto del taller Voz Propia, dictado por Susy Shock y Javiera, donde Susy se encargó del taller de escritura de letras y Javiera, del de composición musical. En el taller participaron veinte artistas de todo el país para dar a luz, inicialmente, a un espectáculo filmado durante la pandemia en la ballena del CCK, hoy disponible en YouTube. El Instituto Nacional de la Música (Inamu) rápidamente se mostró interesado en publicar un material impreso. El resultado es “Brotecitos: NuesTrans Canciones”, que contiene diez canciones principalmente apuntadas a las infancias, un prólogo escrito por Marlene Wayar y Crónicas de I Acevedo.

Susy Shock habló con Presentes sobre la importancia de reunir un saber que está “disgregado e invisibilizado, y que pertenece a una comunidad que está en situación caótica, fuera de todo el sistema de forma muy cruenta”. Ese existir por fuera del sistema implica en muchos casos, explicó Susy, tener que recurrir a la prostitución como única salida. “¿Y dónde están nuestros saberes?”, se preguntó. “¿Dónde está la posibilidad de acceder a la belleza, por ejemplo? El arte es parte de una movida política para reubicarnos y para repensarnos en voz propia sin que alguien nos tutele”, agregó.

Cambio de paradigma

El cancionero en formato físico ya fue distribuido en más de 300 bibliotecas públicas y privadas de todo el país, mientras que el formato digital es de acceso libre y gratuito a través de la página del Inamu. Representa, sin dudas, un hito histórico en la cultura argentina. El producto final de esta propuesta no es sólo un hermoso y necesario regalo para las infancias (y lxs adultxs, claro) de todo el país, sino que es un reconocimiento justo y urgente para la comunidad de artistas trans-travestis-no binarixs quienes, además de poder difundir su obra, recibieron asesoramiento legal del Inamu para registrarla.

“La decisión de publicar composiciones de personas con identidades disidentes del sistema, y de hacerlo como parte de la misma colección que publicó a Spinetta y a Cocomarola, apunta a un cambio de paradigma”, comentó Javiera a Presentes. En ese sentido, destacó que históricamente, la industria de la música ha decidido premiar y reproducir todo aquello que ya demostró ser exitoso. Por eso describió este proyecto como revolucionario, porque “no apunta a resaltar personalidades, sino a la posibilidad de reinventarse y reinscribirse, que tanto tiene que ver con el arte”.

Iluminar a las nuevas generaciones

“Tengo 52 años y me armé mirando a la mujer, pero yo no soy mujer. Todo el tiempo tenía que mediar lo binario para descubrir todo eso que me correspondía y qué cosa podía pertenecerme”, dice Susy Shock.

Aquí yace la importancia de este cancionero: la posibilidad de que las personas travestis-trans-no binarixs generen contenidos no sólo para expresarse en su propia voz, sino también para que esa voz haga eco con toda infancia que pueda estar sintiendo algo parecido. En palabras de Susy, es importante para que “ilumine a esas generaciones que sino se construyen muy terriblemente solitas”.

En este sentido, Roma Roldán, artista del Gran Buenos Aires que fue partícipe del cancionero en dos temas, destacó la importancia de que “estos pequeños inmensos relatos se abran para las personas que tengan vivencias parecidas y también para quienes no. Que puedan emocionarse con esto y entender un poquito desde adentro lo que nos pasa, y digo desde adentro porque el arte tiene una forma particular de atravesar a las personas”.

En palabras de Javiera, “Brotecitos” también es “para quienes quieran afirmar el género asignado al nacer, pero desde un lugar más consciente y por lo tanto más responsable de los privilegios que implica estar en consonancia con la mayoría de los individuos en el sistema”.

Para lxs artistas, participar de esta propuesta fue, también, muy emocionante. “Fue muy arduo el trabajo que hicimos durante cuatro meses”, dijo Lorena Carapachay, de Salta, a Presentes. “Para mí fue muy fuerte aprender a escribir así. Las coplas que hacía antes eran siempre populares, o que escuchaba de algún vecino. Hoy en día, puedo decir que soy una persona que puede armar sus propias coplas”.

Para lxs niñxs, las niñas, los niños

Producir un cancionero dirigido principalmente a las infancias no solo tiene el enorme impacto de acompañarlas en su crecimiento. También significa que estamos frente a una obra trans-travesti-no binari. Esto se centra no tanto en la situación de víctima, dura y difícil de transitar en una sociedad que no te reconoce o que te agrede directamente, sino un poquito más en la esperanza de ser, la alegría, la felicidad que puede estar asociada a crecer en un mundo que sí te ve y te siente”, dice Javiera.

Roma Roldán, por su parte, destacó cuánto lx movilizaba imaginarse “profesores de música, niñeces, artistas de cualquier estilo cantando y versionando alguna de estas canciones sin que la mirada de nadie lxs inhiba o sin que sea algo sorpresivo. Que este cancionero sea un empuje para seguir saliendo de los lugares de comodidad y los discursos conocidos”.

En este sentido, Susy Shock definió a este cancionero como “una invitación para que también la heterosexualidad se empiece a mirar como co-responsable de muchas de las violencias. Es una invitación a mirarse para adentro, a sentir si parte de ese disciplinamiento no les va condenando todo el tiempo. Cuando peleamos, peleamos por todas las crianzas, no solamente las disidentes. Es muy difícil ser nenito y ser nenita como se plantea. Para ellxs, también, va “Brotecitos”.”

5 de noviembre de 2021
Verónica Stewart

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR