Familias diversas: Osvaldo y Jaime adoptaron a María, una niña con discapacidad

Osvaldo Gómez y Jaime Díaz adoptaron María, una niña con discapacidad. Cuentan cómo fue el proceso y a qué prejuicios se enfrentaron.

7 de octubre de 2021
Keili González

Osvaldo Gómez y Jaime Díaz están juntos desde hace 18 años y con María, una niña con discapacidad a la que adoptaron hace dos años y tres meses, eligieron ser familia. La pareja se conoció en la Facultad de Humanidades de la Universidad Autónoma de Entre Ríos (UADER) y desde hace unos años emprendieron un para ser padres.

Viven en Colonia Santa María, departamento Federación, en Entre Ríos, donde trabajan en una zona de escuelas rurales. Jaime es director de la Escuela N° 21 “Belisario Roldán”, y Osvaldo el director de la N° 39 “Santos Vega”.

En entrevista con Presentes por videollamada, respondieron sobre cómo fue la historia de amor y el proceso de adopción. Del otro lado de la pantalla, se los puede ver acompañados de María, sentada en su sillita, jugando y a la espera de la cena.

 “En nuestra experiencia y caso en particular, la situación no fue compleja como lo habíamos escuchado. En otros casos las familias atravesaron situaciones burocráticas tediosas y con muchas barreras. La adopción de María se tramitó en el Juzgado de Familia N° 2 de Concordia. La conocimos un viernes, la visitamos sábado y domingo y el lunes ya la trajimos a nuestra casa para el pernocte y no volvió más a la residencia donde estaba alojada”.

Un proceso de tres años

La idea de adoptar empezó por el contacto de Jaime con la Defensoría del menor y el Consejo Provincial del Niño, el Adolescente y la Familia (COPNAF), por su trabajo en el Servicio de Apoyo a la Integración Escolar (SAIE).

 “En una oportunidad charlando con la Defensora del Público de Chajarí, la doctora Silvia Ghiorzo nos contó de la existencia del Registro Único de Aspirantes a Guarda con fines de Adopción de Entre Ríos (RUAER) y que en las próximas semanas se abriría la inscripción. Luego de esa charla, lo dialogamos con Osvaldo y resolvimos buscar el formulario para hacerlo”.

En este sentido, explicó: “El proceso comenzó con una entrevista obligatoria de todas las personas inscriptas. Se realizó en Villaguay, porque generalmente se hacían en esa ciudad. Allí el equipo de RUAER nos contó cómo funcionan y los perfiles de los niñxs que hay en la provincia, tomando conocimiento de que lxs niñxs pequeñxs son menos, que quienes muy pocas veces son adoptadxs son los niños y niñas grandecitos, adolescentes, grupos de hermanos y aquellxs con alguna discapacidad”.

Osvaldo agregó que con las sucesivas entrevistas fueron cambiando y analizando las posibilidades y resolvieron anotarse para unx niñx con discapacidad. También dijo que el caso de ellos llevó tres años, que el proceso fue de manera simultánea a cuando María nació. “Tuvimos que atravesar distintas circunstancias para poder elegirnos y abrazarnos fuerte para caminar por este mundo”.

Ambos coincidieron que posteriormente, en que tuvieron el apoyo de las autoridades escolares, sobre todo de Dirección Departamental de Escuelas de Federación, ya que el régimen de licencia es obsoleto y decía, por ejemplo: 60 días para la mamá y 2 días para el papá. Además, indicaron que fue un trabajo conjunto que les permitió a Jaime tomar los 60 días y a Osvaldo otro procedimiento de licencias sujetas a lo que regía.

El artículo 594 del Código Civil y Comercial de la Nación define a la adopción es una institución jurídica que tiene por objeto proteger el derecho de niños, niñas y adolescentes a vivir y desarrollarse en una familia que le procure los cuidados tendientes a satisfacer sus necesidades afectivas y materiales, cuando éstos no le pueden ser proporcionados por su familia de origen. La adopción se otorga sólo por sentencia judicial y emplaza al adoptado en el estado de hijo, conforme con las disposiciones de este Código.

La norma, en su artículo 599, inscribe que las personas que pueden ser adoptantes son aquellas que conformen un “matrimonio”, por ambos integrantes de una “unión convivencial” o por una única persona, exigiendo entre el adoptado y el adoptante una diferencia de 16 años.

Diversidad en la diversidad

Las familias diversas no son solo las constituidas por dos papás, dos mamás, personas trans, o aquella integradas por más padres y madres. Son también las que incluyen infancias diversas, las que escuchan, se informan y buscan acompañarse cuando sus hijes, a veces desde edades muy tempranas, expresan libre y abiertamente que sus identidades de género no se corresponden con el sexo asignado al nacer. Son las que contemplan las particularidades y se abrazan desde el amor, bancando el posicionamiento del estar siendo diferente a lo que establecen los parámetro de la “vida normal”.

Entre chistes y charlas, atendieron a María, le dieron de comer, jugaron y siguieron la entrevista. Se definieron como los primeros “putos visibles” en sus familias y señalaron que, como la mayoría, intentaron esconderlos o camuflarlos.

“La familia es familia: somos una familia igualitaria que ha decidido transitar la vida los tres juntos, tratando en todo momento que María pueda desarrollar todo su potencial. Familia es quien te ama, te cuida y protege y ese vínculo no necesariamente debe ser biológico. La familia heterosexual es una construcción social occidental y cristiana y tiene condiciones de imposición. Aquí tratamos de escapar a todo eso”, dice Jaime.

Greta Pena, abogada, activista lesbiana feminista y subdirectora de la Agencia Nacional de Discapacidad explicó a Presentes por qué la discapacidad es leída socialmente como un factor que imposibilitaba a niñes y adolescentes ser adoptades: “El estigma y los prejuicios que recaen sobre las personas con discapacidad se extienden a les niñes en condición de adoptabilidad. En general, tiene que ver con asociar a la discapacidad con una valoración negativa pero también con temores e ignorancia. Les niñes con discapacidad pueden desarrollar una vida plena, autonóma e independiente luego de adultes. Es verdad, que existen obstáculos, pero en la crianza de cualquier hije siempre existen barreras, complicaciones, interrogantes, dificultades”.

Para ella, las familias LGBTIQ+ vinieron a cuestionar situaciones impuestas en la “familia tradicional”, como la democracia en las relaciones, el desbaratar roles impuestos y también, poner en primer plano el deseo y el amor por sobre los prejuicios. Además, Pena contó que esos factores hacen que una proporción importante de parejas de dos mamás o dos papás o con un integrante trans adopten niñes con discapacidad.

Interrogado por los prejuicios que han tenido que enfrentar, Jaime contó que en ocasiones no la han pasado bien, debido a los pensamientos sesgado por las creencias religiosas. También comentó que hay una denuncia en el INADI, a resolver, pero e mostró optimista y agradeció a la lucha que ha logrado que la sociedad cambie: “Hubo cambios, aunque en lo cotidiano todo no está tan dado como el discurso, creo que en eso estamos de acuerdo”.

La diversidad vuelve a desbordar definiciones cuando María se mete en la entrevista. Hay risas mientras circula la palabra, soltando las expresiones con la esperanza de sostener el hilo del diálogo para culminar. Del otro lado de la pantalla se puede ver que la emoción los invade, porque encontrarse fue la respuesta y salida de escape de amor sin definiciones, más que las que ellos desean y construyen.

7 de octubre de 2021
Keili González

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR

1 comentario

Los comentarios están cerrados