Iberia no dejó viajar a la activista trans Bianka Rodríguez a un encuentro LGBTIQ+

La salvadoreña Bianka Rodríguez no pudo abordar un vuelo para asistir al World Pride and Euro Games, en Dinamarca, pese a contar con los requisitos de viaje y una invitación oficial. En el aeropuerto de su país, se enfrentó a un personal de aerolínea transodiante.

31 de agosto de 2021
Stanley Luna
ACNUR / Tito Herrera

Bianka Rodríguez llegó a las 4 de la tarde al aeropuerto salvadoreño Óscar Arnulfo Romero, el pasado 14 de agosto. Tuvo el tiempo suficiente para registrar su documentación y así abordar un vuelo con el que haría escala en Madrid, para luego dirigirse a Dinamarca, al World Pride and Euro Games, un encuentro que juntó a más de 200 defensorxs de derechos humanos LGBTIQ+ entre la segunda y tercera semana de agosto.  

Sin embargo, Rodríguez, una reconocida activista trans de El Salvador, no pudo abordar el avión, a pesar de cumplir los requisitos de vuelo establecidos por la aerolínea: la doble dosis de vacuna contra la COVID-19 y su test PCR negativo. Además, ella contaba con una carta extendida por organizadores del encuentro, debido a las restricciones migratorias que actualmente tiene ese país. 

La activista no solo perdió su asistencia al World Pride and Euro Games, sino también su participación en un foro sobre desplazamiento forzado de personas LGBTIQ+, una temática central que trabaja en El Salvador y por cuya labor, en 2019, fue reconocida con el Premio Nansen Regional para las Américas, otorgado por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados. 

En entrevista con Agencia Presentes, Rodríguez relató que, en cuestión de 50 minutos, se registró y registró su equipaje en Iberia, y una colaboradora que le atendió en el mostrador de la aerolínea, inicialmente, aprobó su viaje. Pero, pasados 10 minutos, le dijo que tenía que consultar “una situación” con el gerente. 

Y, entonces, la decisión cambió:  Rodríguez no podía viajar porque tenía 10 días de haber recibido su segunda dosis de la vacuna y, al hacer escala en Madrid, el requisito, según la colaboradora, era que hubiesen pasado 14 días. La activista explicó que estaría de tránsito en Madrid, en ningún momento saldría del aeropuerto y mostró, nuevamente, la carta de invitación oficial a Dinamarca. 

Al World Pride and Euro Games también fue invitado el activista Érick Iván Ortiz, quien en ese momento estaba con Bianka. Y aunque él ya se había hecho el registro en la aerolínea y tenía todo en orden para viajar, la colaboradora de Iberia alegó que Ortiz tampoco no cumplía con los requisitos de viaje. Tenía menos de 10 días de haberse aplicado la segunda dosis de la vacuna contra la COVID-19. 

Les activistas llamaron a la aerolínea, donde les informaron que no existían problema con su aterrizaje en Madrid, porque elles iban de tránsito. Explicaron esto a la colaboradora, pero ella se negó a seguirles atendiendo, bajo la excusa que iniciaría con el abordaje de pasajeres en la puerta de embargue. Lo que podía hacer, señaló, era documentar que Rodríguez y Ortiz se presentaron al aeropuerto, pero no pudieron viajar por incumplir normas de viaje. 

También elles exigieron hablar con el gerente. Este les preguntó el motivo de viaje y resolvió que podían viajar, pero sin equipaje. Elles se opusieron, porque el viaje implicaría estar aproximadamente 20 días afuera de El Salvador. El colaborador de Iberia pidió, entonces, que mandaran sus documentos a un correo, para comprobar que lo decían era verdad. Esperaron 40 minutos y no tuvieron respuesta.

Sociedad transodiante 

Durante esta conversación, el gerente nunca respetó la identidad y expresión de género de Rodríguez. Les hizo esperar otros cinco minutos y luego les dijo que no habían recibido respuesta sobre el aval para que elles viajaran. Luego les avisó que tenía que subir a la puerta de embarque y, por último, les dijo que estaba evitando que les deportaran desde Madrid, porque no cumplían con las medidas de bioseguridad. El centro de operaciones no les dio una respuesta rápida, pero Rodríguez ya estaba cansada del maltrato y prefirió irse. 

Al estar afuera del aeropuerto, recibió una llamada telefónica de Ortiz, quien le dijo que lo habían dejado abordar y que todo se había tratado de “una equivocación”, pero que tenía un minuto para llegar a tomar el vuelo. Algo imposible, porque le implicaría pasar nuevamente por los controles sanitarios.  

 “Para mí, cuando el gerente me trató de él y cuando nunca me dieron una respuesta fue un momento estresante, transfóbico. No hay ninguna otra explicación que hasta que yo me retiro, voluntariamente, le dan el pase a la otra persona para que suba al avión”, denuncia Rodríguez.  

El pasado 17 de agosto, Ortiz denunció desde su cuenta de Twitter el hecho. Relató que, a los pocos minutos que Rodríguez se retiró del aeropuerto, Iberia le notificó que él sí podía abordar el avión, porque vieron que portaba la carta de invitación a Dinamarca. “Y cuando llegué a Madrid vi banderitas arcoíris con el logo de @Iberia. Sin vergüenzas”, escribió el activista. 

Al día siguiente de haber perdido su vuelo, Rodríguez se contactó con la aerolínea y esta la condicionó a pagar 700 dólares para viajar ese mismo día o al día siguiente. Ella se negó.

Para Roberto Zapata, de la organización Amate El Salvador, empresas multinacionales, como Iberia, quieren venderse abiertas con el tema de la diversidad sexual, pero en la sociedad todavía existe transfobia, además de discriminación para grupos vulnerables. En ese sentido, Zapata considera muy importante que Rodríguez y Ortiz realizaron en sus redes sociales.  

“En este caso, simplemente nos pudimos dar cuenta porque les ha pasado a dos defensores de derechos humanos visibles, pero de lo contrario probablemente hubiera quedado en el anonimato, como queda la gran mayoría de estos casos, que solo los conocemos a nivel de grupo de amistades o un poco la comunidad LGBTI, pero no la población en general”, sostiene.

Agencia Presentes intentó comunicarse con voceres de la Iberia para conocer su postura sobre este hecho denunciado por les activista y reprochado por la población LGBTIQ+ salvadoreña. Al cierre de esta nota, no hubo ninguna respuesta. 

31 de agosto de 2021
Stanley Luna
ACNUR / Tito Herrera

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR