Comunidad mapuche reclama por asesinato de una joven activista trans en el sur de Chile

Emilia, una activista y artista trans de 25 años, fue asesinada el miércoles en Panguipulli, al sur de Chile. En la misma zona hace días un artista callejero fue abatido a tiros en un operativo policial.

19 de febrero de 2021
Emilia, una activista y artista trans de 25 años, fue asesinada el miércoles en Panguipulli, al sur de Chile. Recibió un disparo en la cabeza en circunstancias que se están investigando. En la misma zona hace días un artista callejero fue abatido a tiros en un operativo policial. 

Por Airam Fernández, desde Santiago de Chile 

Emilia Milén Herrera Obrecht fue asesinada de un disparo en la cabeza el miércoles en la madrugada, cerca del condominio Riñi Mapu, en Panguipulli, una ciudad del sur de Chile. Tenía 25 años, en su entorno le decían “Baucis” y hace poco tiempo había iniciado su transición, en el seno de una comunidad mapuche. 

A Emilia le dispararon en circunstancias que todavía son investigadas por la Brigada de Homicidios y del Laboratorio de Criminalística Regional de Los Ríos. Pero su muerte ocurre a menos de dos semanas de que se viralizara un video del asesinato de Francisco Martínez, un artista callejero que se resistió a un control de identidad y a cambio recibió cuatro balazos del arma de un policía. Lo que devino en una ola de protestas en varias ciudades de Chile. 

Es la misma localidad en la que hace cuatro años la activista ambiental Macarena Valdés fue encontrada muerta en su casa, en la comunidad mapuche Newen de Tranguil. Aunque la autopsia oficial estableció un suicidio, su familia sigue denunciando un asesinato generado en el marco de una lucha que comandaba en contra de la instalación de un proyecto hidroeléctrico de una empresa austríaca. 

Desigualdad y falta de diálogo

Una fuente que vive en la zona, conversó con Presentes vía telefónica y pidió el resguardo de su identidad por temor a represalias, explicó: lo que ocurre en Panguipulli y las zonas aledañas es el reflejo de una división que viene gestándose desde hace años, con una marcada desigualdad. Con una vida en esa ciudad sureña, habla con énfasis de “falta de diálogo con los pueblos originarios, que tienen una lucha histórica por la autonomía territorial, y simplemente no los escuchan y los reprimen”. Y cuenta que los conflictos con la municipalidad y las autoridades “también vienen creciendo desde hace tiempo, en parte por estas razones”. 

La bala que mata a Emilia se dispara en ese escenario. Y en medio de un conficto que resurge cada año: la necesidad de “veranear” y de llegar a playas aledañas a condominios privados en Panguipulli, que bloquean el libre acceso.

Qué dice la comunidad mapuche 

En un comunicado, la comunidad mapuche Lof Llazcawe, que consideraba a Emilia una lamngen (hermana en mapudungún), explicó que “cayó por una bala disparada en su frente por parte de los propios guardias sicarios contratados por el condominio, quienes en ese momento estaban expulsando a unos campistas que se encontraban ahí”. En ese texto, difundido por redes sociales, aseguran que Carabineros les había autorizado durante la tarde que acamparan en el lugar. 

Según el parte policial de Carabineros, registrado por el OS-1 de la policía uniformada y publicado por el diario La Tercera, se trataba de un grupo de aproximadamente 20 personas. El vocero de la Fiscalía Regional de Los Ríos, Eric Aguayo, dijo a la prensa local que el fiscal jefe de Panguipulli, Marcelo Leal, encabeza las diligencias para esclarecer lo ocurrido. Detalló que tras los disparos, se produjo “un incendio de varios inmuebles ubicados allí” y que a raíz de ese incidente hay siete personas detenidas. 

Presentes intentó comunicarse con la Fiscalía de Los Ríos para intentar aclarar lo que ocurrió, conocer todas las versiones que se manejan e indagar respecto al origen de las balas, pero hasta el cierre de esta nota no hubo respuestas. 

Justicia para Emilia

Multiforme, plantaniñanimal, transmutando, trava”. Emilia se definía así en su perfil de Instagram. Era artista plástica, nació y se crió en Santiago, pero hace al menos cinco años se había mudado al sur de Chile, cuentan en su entorno. Desde hace poco había decidido asentarse en la ciudad de Valdivia, ubicada a 100 kilómetros de Riñimapu, adonde se movía con frecuencia. 

Una amiga de su infancia, con quien compartió colegio y años de adolescencia, cuenta que aunque no se veían desde hacía tres años, sabía que estaba feliz en el sur. Complementaba su rol como artista con el trabajo de la tierra, el cuidado y recuperación de animales de la calle, un proyecto de elaboración de quesos y la enseñanza de mapudungún. 

“Lamentablemente yo me salté la última etapa de su vida, que es cuando logra su consagración social y personal. Pero sé que estaba haciendo lo que quería,.Sanándose y muy conectada a la tierra y al pueblo mapuche”, cuenta. Por eso no puede entender cómo pasó algo así: “Esto fue un acto injustificado y no ocurrió en el contexto de una protesta, ni de una toma. Emilia no era ninguna terrorista, como dicen por ahí. Ella estaba en otra sintonía, en el lugar equivocado, y recibió un disparo injustificadamente”, dice, basada en las versiones que manejan varios grupos del colegio al que fueron juntas. 

Dibujos de Emilia Milén, la joven artista y activista trans.

En un momento tan complejo, sólo desea que la Justicia llegue y busca aliviar el dolor recordando los momentos felices. Repasando sus dibujos, sus grabados, su arte: “Era la mejor persona del mundo. Nunca dejaba de sonreír y siempre tenía las palabras precisas cuando alguien lo necesitaba”. 

A Emilia la enterraron el 17 de febrero en la tarde. La comunidad Lof Llazcawe la despidió con una tradicional ceremonia fúnebre mapuche. 

Dibujos de Emilia Milén

Desde el miércoles, varias manifestaciones y velatones se han levantado en distintas ciudades de Chile. Este viernes 19 de febrero por la tarde habrá una jornada de agitación en el Cerro Huelén, en Santiago, convocada por amigues de Emilia y respaldada por varias organizaciones LGBTI. No sólo van a exigir justicia para Emilia. También quieren alzar la voz, desde la capital, para que cese la violencia, el abuso policial y la represión mapuche en el sur del país. 

Partera, trans y mapuche: cómo sobrevivir a la discriminación y traer vida en medio de la pandemia

Claudia Ancapán Quilape es una mujer trans de 44 años, matrona, mapuche y sobreviviente, que desde hace varios años trabaja en una clínica en Santiago

Leer más

19 de febrero de 2021

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario