Paraguay 2020: LGBT resistieron con autogestión la violencia estatal y discriminación

El año de la pandemia se caracterizó por una profundización en las crisis sociales y económicas que ya existían en la población LGBT.

23 de diciembre de 2020

Por Juliana Quintana

Fotos: Jessie Insfrán

El año de la pandemia de la covid-19 se caracterizó por una profundización en las crisis sociales y económicas que ya existían en la población LGBT. El abandono político y la ausencia de un sistema de apoyo financiero por parte del Estado obligó a muchxs a trabajar en la informalidad. Para las personas de la diversidad sexual y de género, el año transcurrió entre ollas populares, autogestión, falta de atención de la salud y falta de acceso a la vivienda. A esto se le suma la violencia policial y el regreso al clóset durante el periodo de confinamiento.

El último informe de la Coordinadora de Derechos Humanos del Paraguay (Codehupy), en su apartado Resistir es crear, redactado por Rosa Posa y Carolina Robledo (de Aireana, grupo por las lesbianas), Mariana Sepúlveda (de Panambí, asociación de travestis, transexuales y transgéneros) y Erwing Augsten (de la Red contra toda forma de discriminación) caracteriza a este periodo como “una de las peores condiciones para las personas LGBT”. 

Violencia policial y militar hacia personas trans

El centro de documentación y registro de violencia hacia las personas trans, de Panambi y el servicio Rohendu de Aireana registraron un incremento de los casos de violencia y discriminación desde el inicio de la pandemia. De acuerdo a los datos de Panambí, en lo que va del año recibieron 100 denuncias. El 52% proveniente de Asunción, y el 31% de otras ciudades del departamento Central. El resto corresponde a distintos puntos del país.

En julio, 35 personas que fueron privadas de su libertad por parte de funcionarios de la Marina de Ciudad del Este, con el argumento de ser sospechosxs del asesinato de un suboficial en un enfrentamiento armado. Entre lxs aprehendidxs había 3 mujeres trans que fueron secuestradas y torturadas.

Por su parte, Rohendu atendió un total de 200 casos, entre ellos, denuncias, solicitud de asesoría y apoyo psicológico. Entre marzo y agosto de 2020, periodo de mayores restricciones por la emergencia sanitaria, el número de llamadas solicitando ayuda ante ataques de pánico, ansiedad o ideaciones suicidas creció en un 55% con relación al 2019. 

El Centro de Conserjería y Denuncias de VIH/Sida y DDHH Paraguay recibió 190 denuncias, de las cuales 70 eran de personas trans y varones cis gays. En el periodo de este informe, se recibieron 370 denuncias entre las tres organizaciones.

La agresión física y la discriminación fueron las principales formas de violencia que sufrieron este año las personas trans. La cantidad de denuncias duplica las recibidas en el periodo anterior. La lucha contra la pandemia no se llevó a cabo en un plano de igualdad. Según la defensora de derechos humanos y activista trans Yren Rotela, el 99% de la población trans se dedica a la prostitución. 

17 Marcha TLGBI en Asunción

Hostigamiento policial a trabajadoras sexuales 

El contexto de emergencia sanitaria bajó la demanda de servicios sexuales, lo que implicó que las trabajadoras sexuales dedicaran más horas al trabajo para ganar lo mismo. La activista indicó en conferencia de prensa con la Coordinadora de Derechos Humanos del Paraguay (Codehupy) que, al verse obligadas a seguir trabajando durante el periodo de restricciones para la circulación, los agentes de Policía aprovecharon la situación para coimear. 

El grupo Lince, que estaba autorizado para hacer cumplir las medidas sanitarias, las hostigaron aún más que antes y amenazan con detenerlas en su espacio laboral.

Las personas trans no fueron beneficiadas por ninguno de los programas del Gobierno: Ñangareko (que, en teoría, destinaba G. 500.000 -USD 72,82-, a personas en situación de vulnerabilidad) y Pytyvõ (el subsidio de G. 547.210 – USD 79,70- se suponía que sería destinado en dos pagos a trabajadores independientes que se vieron afectados por la crisis sanitaria).

De acuerdo a varias entrevistas realizadas a la comunidad por Latitud 25, esto se relaciona con el hecho de que la cédula tiene los datos de la partida de nacimiento y se perciben como “no coincidentes” con la imagen de la persona trans solicitante. 

Ante la imposibilidad de salir a la calle, organizaciones como Casa Diversa, Escalando, Panambi y Transitar tuvieron que recurrir a pedidos de donación para cubrir necesidades de personas trans en emergencia, y colectas de alimentos no perecederos para ollas populares. Casa Diversa se ocupó de preparar kits alimentarios y productos de higiene para personas trans y salieron a distribuirlas en varias oportunidades. 

También, en julio de este año 35 personas que fueron privadas de su libertad por parte de funcionarios de la Marina de Ciudad del Este, con el argumento de ser sospechosxs del asesinato de un suboficial en un enfrentamiento armado. Entre lxs aprehendidxs había 3 mujeres trans que fueron secuestradas y torturadas.

Una fe que pesa más que los derechos

“Que vengan los de la bandera multicolor y nos digan: ‘Queremos a tus hijos’. Ellos se esconden detrás de mentiras, se esconden en banderas, pero quédense tranquilos, somos muchos más, somos mejores y no nos derrotarán”, dijo el expresidente paraguayo y líder del movimiento Honor Colorado, Horacio Cartes, “nosotros queremos a Dios, al Paraguay, a nuestra familia y a nuestros hijos, no nos quitarán el sueño de defender a la familia”.

El 9 de diciembre se realizó la conferencia magistral “Defensa de la vida y familia, prioridades máximas en el Paraguay” en el salón auditorio de la Asociación Nacional Republicana (ANR), con emisión virtual. También estuvo presente Miguel Ortigoza, un pastor del Centro Familiar de Adoración (una megaiglesia evangélica con sedes en todo el país) y uno de los principales voceros del movimiento anti-derechos en Paraguay. 

“Nadie nace gay, es un problema de identidad que puede ser perfectamente resuelto, esta gente sufre mucho y las estadísticas demuestran que son elevados los índices de suicidio entre ellos. Existen programas como los que tiene el Ministerio de la Mujer, que promueven las nuevas masculinidades. Mucha gente está haciendo un trabajo a nivel país para que no avancen los programas de la Unión Europea que pone 86 millones de dólares y como no ha funcionado, entonces vienen por los niños a través del Minna”, expuso, en alusión al Plan de la Niñez y la Adolescencia que presentó el Ministerio de la Niñez y Adolescencia.

Una investigación titulada “Niéguese a sí mismo” que incluye una serie de reportajes investigativos coordinados por Agência Pública de Periodismo de Brasil en alianza con Ojo Público en Perú, Mexicanos contra la corrupción y la impunidad de México, la reportera Desirée Yépez de Ecuador y El Surtidor, en Paraguay reveló cómo opera Exodus, el grupo religioso internacional que promueve la «reorientación» de LGBTQI+.

Las mal llamadas “terapias de conversión” no están prohibidas en Paraguay. El reportaje expuso varios casos de personas LGBTQI + que fueron sometidas a formas de tortura y con responsables que, todavía, quedan impunes. Gracias al antecedente de la campaña Curas que matan, de la cual formó parte Aireana y la coalición LGBT, en el 2011, la Sociedad Paraguaya para el Estudio de la Sexualidad Humana dio a conocer una nota en la que denunciaba las terapias de reorientación sexual que se estaban desarrollando en el país. La Sociedad Paraguaya de Psiquiatría también se pronunció sobre este tema.

Avances en la lucha por los derechos

En el informe de la Codehupy también resaltan la aprobación del Protocolo de Atención para Personas pertenecientes al colectivo LGBT del Ministerio de Defensa Público, la política más progresista sobre derechos humanos e igualdad en el país. “Está claro que, para seguir avanzando contra viento y marea, es necesario resistir, aportando creatividad en esta resistencia para eliminar, de una vez por todas, las barreras impuestas por el Estado y hasta por mucha parte de la sociedad civil”, expresan.

Un hito importante en el país fue la jura de Kimberly Ayala, la primera persona trans en convertirse en abogada. En noviembre, presentó, por tercera vez, su pedido de juramento ante la Corte Suprema de Justicia y, luego de 5 años de haberse recibido de la facultad y de habérsele negado dos veces el derecho a jurar y acceder a su matrícula, en una fecha histórica, hizo su juramento. 

La primera escuela para personas LGBT, Transformando, inició sus clases en la modalidad semi-presencial. Con clases que van desde Matemática, Ciencia y Comunicación, hasta Derechos Humanos y Educación Sexual Integral para personas trans. Las residentes de Casa Diversa, ubicada en San Lorenzo, una ciudad a 13 kilómetros de Asunción, este año, no solo recibieron clases de teatro, maquillaje y peluquería sino también fotografía, escritura y oratoria. Crearon una escuela que les permita recuperar la fe en la educación.

Por último, Aireana impulsó el día de la visibilidad lésbica en Paraguay tras recuperar la historia de Feliciana Coronel, mejor conocida como Chana, una mujer presa en el Buen Pastor (el centro penitenciario de mujeres en Asunción) que había reclamado el derecho a las visitas íntimas para lesbianas hace 27 años. 

“Por las lesbianas pioneras, por Chana y sus compañeras que nos abrieron el camino y comenzaron la revolución lésbica en nuestro país. Hoy, 16 de septiembre, celebramos todas juntas el día de la visibilidad lésbica en Paraguay”, rescataron desde Aireana.

Panambi también insistió en el día de la visibilidad trans, travesti y no binarie en Paraguay. Eligieron el 15 de octubre de 2017 en homenaje al día en que su compañera Romina Vargas fue asesinada. El año pasado, la justicia paraguaya condenó por primera vez un transfemicidio, y fue el de Romina. 

“La existencia de este día es importante porque nuestra sociedad aún adolece transfobia y se extiende a todo los ámbitos de nuestra sociedad. En este día, reivindicamos la necesidad de una Ley de identidad de género, el acceso a la educación y a la salud segura y gratuita”, escribieron en las redes de Casa Diversa. Desde 1989, la caída de la dictadura stronista, al 2020 se identificaron 63 asesinatos a personas trans.

23 de diciembre de 2020

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR