Doble crimen de odio de una pareja gay en Guatemala

Rudy Josué Guerra Cardona, de 39 años, y José Alexis Ramirez Chinchilla, su pareja, fueron asesinados a balazos.

21 de mayo de 2020

Por Pilar Salazar

Rudy Josué Guerra Cardona, de 39 años, y José Alexis Ramirez Chinchilla, su pareja, fueron asesinados a balazos el 3 de mayo en su vivienda de Aldea Quiriguá Bajo en Los Amates, Izabal, a 200 kilómetros al noreste de la Ciudad de Guatemala. Los encontraron vecinos al día siguiente. Bomberos voluntarios de la aldea cubrieron la emergencia y dieron aviso al Ministerio Público, quien llegó a hacer las pesquisas correspondientes y recolectar evidencias del crimen.

Rudy era un barbero bastante conocido que según su hermana trabajaba en el mercado municipal de Los Amates. Vivió con Elizabeth una amiga y con su familia durante mucho tiempo y era considerado como de la familia antes de irse a vivir con José (su pareja). Un amigo que trabajó con él lo describe como una persona que no tenía problemas con nadie: “era amable, trabajador, humilde y alegre”.

[LEE TAMBIÉN: Balean a joven gay en Guatemala: ayudaba a investigar otro crimen de odio]

José “El catracho” era de origen hondureño, de El Paraíso, Copan Ruinas, Ho y llevaba 7 años viviendo en Guatemala.

La Asociación Liberal Integrada de Izabal, que articula labor de derechos humanos para la población LGBTIQ+ en ese Departamento junto a la Red Nacional de la Diversidad, dijo a Presentes que una de las líneas de investigación del doble crimen involucran a pandilleros.

José Alexis Ramirez Chinchilla era hondureño y vivía en Guatemala hacía 7 años.

La Red Nacional de la Diversidad y el Observatorio de Muertes Violentas se manifestaron al respecto poniendo en evidencia la reincidencia en los casos de violencia en Izabal. Hasta la fecha, el Observatorio ha documentado 7 crímenes por prejuicio, de los cuales cuatro han sido perpetrados durante la pandemia del Covid-19, posicionando a Izabal como el departamento con más crímenes por prejuicios en Guatemala.

Aumento de violencia a LGBT+ en contexto de Covid-19

Henry España de la Defensoría de la Diversidad Sexual de la Oficina del Procurador de Derechos Humanos informó que en la semana anterior, la Policía Nacional Civil estaba intimidando a mujeres trans y cisgénero trabajadoras sexuales, solicitándoles documentos de identificación, indicándoles que a partir de ahora iniciarían a detenerlas si las encontraban ofreciendo sus servicios sexuales en las calles, supuestamente por indicaciones de la Dirección de la PNC (Policía Nacional Civil).

Desde abril, cuatro mujeres trans y un joven gay han sido detenidxs por violar el toque de queda durante la cuarentena según el registro de la Defensoría de la Diversidad Sexual de la Oficina del Procurador de los Derechos Humanos.

Según la Defensoría de la Diversidad Sexual y la Red Nacional de la Diversidad, a una de las mujeres trans detenidas el 9 de abril le habían rapado el cabello dentro del Centro Penitenciario en Escuintla, una medida prohibida desde 2013.

En 2012, la Dirección General del Sistema Penitenciario había ordenado por medio de una circular: “Por antecedentes relacionados o fugas, a partir de la presente fecha los privados de libertad homosexuales deberán vestir en todo momento la vestimenta según su género natural (hombres homosexuales como hombres con el cabello recortado, mujeres lesbianas como mujeres) conforme corresponde”. Pero la Corte de Constitucionalidad apoyó un recurso de amparo otorgado por el juez Carlos Aguilar el 16 de enero de 2013, a solicitud de la Organización Trans Reinas de la Noche.

Todos nuestros contenidos son de acceso libre. Para seguir haciendo un periodismo independiente, inclusivo y riguroso necesitamos tu ayuda.  Podés colaborar aquí.

21 de mayo de 2020

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR