Cuando el cine y el teatro habla de nosotras las trans pero no nos contrata

Leemos en las noticias del espectáculo cómo una actriz y mediática argentina tomará el rol de una mujer trans en una obra de teatro.

5 de noviembre de 2019

Por Lara Bertolini

Leemos en las noticias del espectáculo cómo una actriz y mediática argentina tomará el rol de una  mujer trans o femineidad transgénero  en una obra de teatro. En realidad, según cuenta la nota, Sol Pérez hace de una chica cis que se hace pasar por trans para cobrar una herencia. “El personaje de Sol dirá que a los 18 años se convirtió en mujer y se la verá vestida de boy scout en su primera aparición en escena. Allí la trama se volverá más disparatada aún con un papel jugado para la conductora y modelo. Aunque se trata de una comedia, el humor de estos tiempos ya no es el mismo. Por este motivo, tendrán que cuidar cómo se aborda el tema de la igualdad de género para evitar críticas.” Pero la nota periodística titula: “El nuevo desafío de Sol Pérez: interpretará a una mujer trans”.

Más allá del error conceptual, vemos cómo sigue estableciéndose en el ámbito teatral la exclusión y marginalización histórica que hemos sufrido las personas trans. Además, la nota periodística pretende hablar de la temática confundiendo “igualdad de género” con “identidad de género”.

[LEE TAMBIÉN: De qué hablamos cuando hablamos de «cis»]

El sentido de la obra es un perfecto anacronismo con las realidades actuales del entendimiento social sobre la identidad trans. Además se nos sujeta al chiste y al humor desde el oprobio patriarcal.

Desde la gesta revolucionaria por resistencia y existencia, el colectivo trans-travesti  ha  abierto una caja de pandora Identitaria. Los reclamos de derechos han puesto en tensión acciones normalizadoras o asimiladas como comunes en todos los ámbitos de la sociedad.

A lo largo de décadas de resistencias, nuestras identidades fueron en primera instancia invisibilizadas, luego al establecernos como fuerza de reclamo político han mecanizado la utilización mediante un tokenismo (definición de Blas Radi) sistematizado, ejecutando un corrimiento del velo Identitario por necesidad de utilización.

[LEE TAMBIÉN: ¿Pueden las personas cis hablar sobre las identidades trans?]

No solo el sentido de la obra (si este es el camino que desea  llevar el autor) es un perfecto anacronismo con las realidades actuales del entendimiento social sobre la identidad trans, sino que se nos sujeta al chiste y al humor desde el oprobio patriarcal.

Sabemos  que hoy la población artística trans ha creado obras espectaculares: La  Casa de Bernarda Alba; Calabozo en la 25;  Si me querés, quererme trans, además de programas de televisión donde hay una actriz trans en un rol protagónico como la telenovela “Pequeña Victoria”.  Pero son excepciones. Mientras tanto, Daniela Ruiz, Fiorela Fabiani, Morena  Ifrán, Camila Kyu, Alessandra Babino, Jazmín Cornell, entre tantas otras, luchan no por una igualdad  inexistente sino por el derecho fundamental : la incorporación laboral.

Mientras a la gorra juntamos las monedas de nuestras actrices trans para llevar algo a la mesa, otras en nombre del desafío ignoran por desconocimiento o conveniencia la situación crítica de exterminio de nuestro colectivo.

[LEE TAMBIÉN: De qué hablamos cuando hablamos de amor trans]

Mientras el telón, la actuación y los aplausos correrán para una mujer cis interpretando una mujer que se hace pasar por trans recordándole su historia desde el mandato teatral patriarcal, muchas esperan entre bambalinas no solo el respeto a la identidad, sino además el derecho a ser las reales protagonistas.

Cuando nuestros derechos se invisibilizan por cualquier excusa, ahí estamos para recordar, recordarles el cupo laboral  trans es  también una cuestión de dignidad y respeto relacionado con  nuestra historicidad.

5 de noviembre de 2019

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR