Nuevo ataque homo-odiante en las calles de Buenos Aires: “Quedé paralizado”

Mauro Grosso (37 años) fue víctima de un ataque homo-odiante en la madrugada del sábado 14 de septiembre, en la zona de Congreso, Capital Federal.

18 de septiembre de 2019

Por Lucas Gutiérrez  

Mauro Grosso (37 años) fue víctima de un ataque homo-odiante en la madrugada del sábado 14 de septiembre, en la zona de Congreso, Capital Federal. Pasadas las cuatro de la mañana, dejó el local de la calle Avenida Rivadavia 1910 dónde se realizaba una fiesta LGBT+ cuando al dar vuelta por la esquina en la calle Sarandí lo atacaron. “No llegué a ver cuántos eran, dos me agarraron de atrás y un posible tercero es el que más me pegaba. Yo empecé a gritar y el que me tenía de atrás me cargaba diciendo ‘ay mirá el putito como grita’. Eso me paralizó”, contó a Presentes Mauro.

“En ese momento sentí como una especie de regresión a la primaria, como cuando te hacen bullying y una simple palabra te puede generar muchas cosas. Me paralicé, otro me pegaba y me decía ‘cállate puto’, esas son las palabras que más recuerdo”, explicó Mauro. “Me sentí como un niño, avergonzado”, dijo a este medio y contó que luego de sentarse un rato a llorar en la vereda volvió a su casa que es cerca.

[LEE TAMBIÉN: Buenos Aires: Activista trans denuncia segundo ataque del mismo policía]

Ese viernes Mauro había salido a festejar que pasadas las doce, ya el sábado, era su cumpleaños: “Llegué a casa me miré al espejo y me sentí como desconsolado, quería decírselo a alguien. Como no tenía celular, lo primero que atiné fue ponerle en Facebook”.

Mauro volvió a salir de la casa pero esta vez para hacer la denuncia. De camino a la comisaría contó que se cruzó con un patrullero, pensó que los agentes iban a poder orientarlo pero dijo que no le dieron importancia. Luego radicó la denuncia en la Comisaría Vecinal 3.

Lucas Longo es amigo de Mauro y activista en 100% Diversidad y Derechos y lo acompañó a realizar las denuncias. “Si Mauro no hubiese estado acompañado hubiese sido muy difícil que continuara con los distintos pasos que te exigen para radicar una denuncia de este tipo”, explicó a Presentes.

Qué hacer frente a agresiones de este tipo

Longo dijo que lo primero que se sugiere hacer ante una agresión de este tipo es poder constatar las lesiones ante personal de salud calificado. “La persona puede acudir directamente a la comisaría o fiscalía y desde allí deben facilitar la constatación a través de un médico legista pero la verdad es que no ocurre tan fácilmente. Por eso lo que recomendamos es que ya sea a través de un hospital público o del sector privado, de acuerdo la posibilidad que la persona tenga, se acerque a la guardia a solicitar atención y así ya queden constatadas las lesiones que pueda presentar para luego realizar la denuncia a policía o fiscalía”, detalló Lucas.

La denuncia fue radicada en la Comisaría Vecinal 3era. “El objetivo policial era dejar registro del robo. Por supuesto que importa lo material pero queremos dejar registrado un asalto con un agravante que tiene que ver con violencia y agresiones de odio hacia la orientación sexual”, explicó Longo enfatizando que “la policía lo que hace es puntualizar sobre la sustracción o sobre un hecho que apunte a la propiedad privada y te dice que ellos llegan hasta ahí pero en realidad lo que hay que haces es insistir porque si hay un agravante eso tiene que quedar constatado”.

Denunciar en fiscalías

Maribé Sgariglia es activista de la Federación Argentina LGBT (FALGBT) y parte de la Defensoría LGBT y contó a Presentes: “En muchos casos cuando la víctima se dirige a la comisaría cuenta que o no le tomaron la denuncia, o no les registraron la mitad de las cosas que querían denunciar. La mayoría no va a las comisarías porque cualquier persona LGBT+ sabe que no es un ámbito amigable o respetuoso con nuestras identidades”.

En este sentido Sgariglia compartió la opción de denunciar en fiscalías. “En la Defensoría LGBT+ ayudamos a completar las denuncias de manera online porque es una vía habilitada para denunciar para que la persona no deba ir a la fiscalía, también se puede hacer por teléfono o mail”.

Al momento de completar las denuncias es muy importante no obviar hechos como si hubo agresiones físicas o amenazas. “Son cosas que configuran delitos y justamente lo que hacen es dar el contexto y dejar en claro que hubo hechos discriminatorios”.

[LEE TAMBIÉN: Persiguieron y atacaron a una pareja gay en Almagro: “Nos golpearon por odio”]

Sgariglia además especificó: “A veces como hubo una agresión sólo se relata ésta, pero es muy importante contextualizar específicamente para que lo tome la fiscalía como lo que es: un delito basado en tu orientación sexual o identidad de género”.

En Argentina la Ley Nacional de contra Discriminación no contempla ataques por orientación sexual o identidad de género pero “La ley antidiscriminación de Ciudad Autónoma de Buenos Aires prevé e incluye a la diversidad sexual y brinda un marco regulatorio para poder denunciar en el ámbito de la ciudad de Buenos Aires una agresión por ser LGBT+”, dijo Sgariglia.

La activista que desde la FALGBT hace años presentan proyectos de ley nacional para modificar esta ausencia pero no avanzan: “A nivel nacional no tenemos una ley que nos ampare. Es decir, nos podemos casar, podemos cambiar datos registrales, pero nos pueden discriminar. Eso es lo irónico.”

18 de septiembre de 2019

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario