Echaron a una pareja gay de un shopping de Asunción por besarse

El Shopping Mariscal López (Asunción) fue protagonista de un nuevo caso discriminación y homo-odio.

6 de septiembre de 2019

Por Juliana Quintana

El Shopping Mariscal López (Asunción) fue protagonista de un nuevo caso discriminación y homo-odio. El jueves 29 de agosto, Adison Montiel (22) y Mattias Ayala (19) fueron a cenar al patio de comidas del shopping a las 20 horas. Antes, decidieron pasar al baño, y mientras se arreglaban frente al espejo, se dieron un beso. Un guardia de seguridad, que los estaba observando desde una de las cámaras, ingresó al sanitario y les gritó “degenerados, no pueden estar así”.

“Ese día nos estábamos arreglando un poco porque fue una jornada laboral super larga y nos teníamos que encontrar con unos amigos. De repente, mi novio me da un pico y yo le digo  ‘ey, acá hay una cámara’ porque yo sabía que era así de complicado estar en el Mariscal. Y ni bien terminé de decir esto, entra un guardia dándole una patada a la puerta, re prepotente, y nos dice: ‘Acá no se pueden coger, son unos enfermos’”, contó Mattias, en diálogo con Presentes

El guardia les ordenó que abandonaran las instalaciones del shopping con el argumento de que estaban teniendo “conductas que no corresponden en lugares públicos”, y delante de la gente que se encontraba en el patio de comidas, pidió refuerzos y comenzó a gritarles “enfermos”, “degenerados”, “se van a ir a la calle”. Entre dos guardias, los llevaron hasta la salida y, en el camino, los increparon con comentarios del tipo “¿por qué se besan si son dos hombres?”. 

“Ni siquiera vas a llegar a mi edad en tu condición”

Mattias intentó contestar, y uno de los guardias le dijo: “Vos no me hables, ni siquiera vas a llegar a mi edad en tu condición”. Fue ahí que Mattias sacó su celular y alcanzó a grabar el rostro de uno de ellos. “Lo que me dijo fue bastante fuerte porque ya nos estaban tratando de locos, de enfermos y muchas cosas, pero esta gente en serio nos odia”, manifestó.

“Todo el mundo se dio vuelta a mirarnos como si fuera que éramos unos delincuentes. Encima, el guardia le prohibió a Mattias que grabe porque, la verdad solo él le contestaba. Yo me quedé helado, nunca viví una situación similar”, siguió Adison. 

¿Pink washing?

El 2 de septiembre, el shopping lanzó una campaña publicitaria titulada Romper las etiquetas, en la que se visibiliza a personas diversas rasgando carteles que llevan inscriptas palabras como “bullying”, “prejuicio”, “maltrato animal”, “racismo”. Y este fue el detonante para que Mattias y Adison se animaran a denunciar en redes lo que vivieron. 

“Cuando me enteré, me puse demasiado nervioso, y ahí, de verdad, ya no me importó más nada”, manifestó Adison. Junto con Mattías decidieron denunciar lo ocurrido desde sus cuentas personales de Facebook, Twitter e Instagram. Compartieron el video del guardia de seguridad y exigieron una respuesta por parte del shopping. 

“Al principio, nosotros no íbamos a hacer absolutamente nada, nos íbamos a quedar callados pero cuando se lanzó eso dijimos no. Imaginate saber la verdad y tener todos los medios para contarla y quedarte callado para que un shopping o un lugar de encuentro para muchas personas LGBT, les esté mintiendo de esa forma. Yo creo que nadie debería pasar por algo así”, reforzó Matti.

El gerente de guardias del Mariscal López llamó por teléfono a Adison para disculparse por el mal desempeño de sus funcionarios. “Me dijo que todo era culpa de los guardias que se precipitaron. Puede ser, pero ellos deberían capacitar a su gente. Están haciendo una campaña grande contra la discriminación. El gerente me pidió disculpas por el shopping pero a mí no me sirve que me pidan disculpas solo a mí y no a mi novio o que no coordinen con nosotros una reunión”, expresó Adison. 

Un historial de discriminación en shoppings

Pero no es la primera vez que un shopping de Asunción echa a personas LGBTIQ+ de sus instalaciones. En junio de este año, a Lola Asunción, una mujer trans, le prohibieron el ingreso al Shopping del Sol. Hizo el descargo desde su cuenta de Facebook y escribió: “Me siento ahora como un animal o una persona indeseada sin valor y mega triste en Paraguay como mujer trans”.

En el 2016, un funcionario del Shopping Villa Morra echó de sus instalaciones a Carol Sotelo y su entonces pareja, Carmen Valdez, por tomarse las manos. El hombre se sentó sin pedir permiso en la mesa exigiéndoles “compostura y buen comportamiento”. “Nos dijo que si vamos a seguir así que nos retiremos del lugar”, recordó Carol.

En Paraguay, todavía no existe una ley contra forma de discriminación y el gobierno de Mario Abdo Benítez reafirmó su posición en contra de los derechos LGTBIQ+, tanto en espacios internacionales de derechos humanos como en el ámbito nacional por la falta de implementación de políticas públicas. 

6 de septiembre de 2019

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR