Atacan a joven lesbiana con un fierrazo en la cabeza

A Yesica Freytes le pegaron con un fierro en la cabeza al grito de “lesbiana puta”. Fue el martes 5 de mayo en la casa de su madre, en Villa Ballester, provincia de Buenos Aires.

10 de junio de 2019

A Yesica Freytes le pegaron con un fierro en la cabeza al grito de “lesbiana puta”. Fue el martes 5 de mayo en la casa de su madre, en Villa Ballester, provincia de Buenos Aires. El ataque comenzó en una discusión familiar y dejó a Yesica con traumatismo de cráneo y doce puntos. “Tengo miedo por mi mamá que vive en el mismo edificio”, dijo la agredida. El agresor fue su primo de 17. La denuncia se hizo en la Comisaría de la Mujer de San Martín bajo la caratula “intento de homicidio”.

Yesica es música, tiene 28 años y todos los días lleva a su hija de 7 años para que su madre, Karina, la cuide mientras trabaja.

“Estaba durmiendo siesta porque había tenido un ataque de pánico. Escucho griterío y salgo al patio. Me encuentro a mi tía Mónica Lazarte agarrando de los pelos y agrediendo a mi mamá, atino a separarlas y veo que mi primo Walter sube la escalera con un fierro de pileta y me lo pega en la cara. Siento un hormigueo en la cara, me empieza a chorrear sangre y me caigo. Cuando me caigo me pega otro fierrazo en la cabeza gritándome lesbiana puta y se va corriendo”, dijo a Presentes.

“No tenía por qué pegarme un fierrazo en la cabeza ni por qué gritarme lesbiana puta, no tenía nada que ver con el momento. Ahí está el único argumento que tenía para pegarme: por lesbiana”, explicó Freytes a este medio.

Crimen de odio

Consultada sobre este hecho Greta Pena, activista lesbiana y presidenta de la organización 100% Diversidad y Derechos, dijo: “En los crímenes de odio, sean lesiones o asesinatos, el lugar predilecto es la cabeza porque lo que te quieren destruir es esa posibilidad de independencia de existir, de ser. A Yesica le pegaban cuando estaba en el piso, ahí hay saña. Y esa es una característica del crimen de odio, crimen motivado en este caso por la orientación sexual”.Yesica fue agredida delante de su familia: “Mi hija de siete años vio todo. Me abrazaba y me gritaba pidiendo que no me muera”.  Camila, su pareja, también presenció todo. A Yesica la trasladó al hospital un móvil policial porque la ambulancia nunca llegó. En el Hospital Interzonal de Agudos Eva Perón (ex Castex) le realizaron doce puntos, “tengo un hematoma interno y traumatismo de cráneo”.

La denuncia se hizo en la Comisaría de la Mujer de San Martín bajo la caratula ‘intento de homicidio’. La semana próxima realizará la denuncia en la Fiscalía del Fuero Penal Juvenil y en el Instituto Nacional contra la Discriminación, Xenofobia y Racismo (INADI) por el ataque lesboodiante.

Violencia intrafamiliar a personas LGBT

Pena, consultada por la violencia LGBT intrafamiliar dijo: “Recibimos muchos casos de expulsiones del hogar de lesbianas, familias que rechazan a sus hijas lesbianas, por supuesto no tanto como las identidades trans pero ocurren. La violencia intrafamiliar es muy grande, hay violencia por orientación sexual pero además a la violencia a la que somos sometidas por ser mujeres, y esa también es una violencia económica, psicológica, laboral y más. Las lesbianas al representar una doble independencia de los hombres no solo sexual sino económica representamos una traición terrible al patriarcado y esto se evidencia en estas agresiones, no solo las físicas sino también las verbales”.

Karina, madre de Yesica, también está lastimada. En un móvil realizado con el medio CrónicaTv explicó que tiene el dedo fracturado por su hermana que le dobló la mano y que también recibió un fierrazo por parte de su sobrino.

10 de junio de 2019

Somos Presentes

Apostamos a un periodismo capaz de adentrarse en los territorios y la investigación exhaustiva, aliado a nuevas tecnologías y formatos narrativos. Queremos que lxs protagonistas, sus historias y sus luchas, estén presentes.

APOYANOS

Apoyanos

SEGUINOS

Estamos Presentes

Esta y otras historias no suelen estar en la agenda mediática. Entre todes podemos hacerlas presentes.

COMPARTIR